Game Boy sigue haciendo historia 33 años después: así puedes revivir la experiencia hoy en día

El informe anual de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) señala que una parte importantísima de los jugadores tiene más de 30 años. Son personas que dieron sus primeros pasos en el ocio electrónico de la mano de microordenadores como el Spectrum, y si hablamos de consolas, la NES. Pero muchos, muchos de ellos se iniciaron de la mano de la icónica Game Boy.

Comparativamente humilde en relación a sus coetáneas, la portátil de Nintendo hizo historia al vender más de 118 millones de unidades en todo el mundo entre sus diferentes versiones. Sus bazas fueron un precio más asequible, una buena autonomía y un enorme catálogo que a día de hoy sigue inspirando juegos modernos, incluso de PC.

Echemos la vista atrás para celebrar los 33 años de este pequeño coloso de pantalla ocre.

Índice

Historia de Game Boy: origen y lanzamiento
Versiones

Cómo jugar hoy en día: mods, emuladores y consolas retrocompatibles

El legado de una máquina legendaria

Historia de Game Boy: origen y lanzamiento

Lanzada en Japón el 21 de abril de 1989 y aproximadamente un año más tarde en Europa, la Game Boy original fue obra del ingeniero jefe Gunpei Yokoi y el legendario equipo R&D1 de Nintendo, hogar de muchos de los mejores desarrolladores de juegos en la historia de la compañía. Yokoi, que años antes había diseñado las exitosas Game & Watch, pensó que podía mejorar la fórmula original creando una máquina de juegos intercambiables.

Tras reunirse con el presidente de la compañía entonces, Hiroshi Yamauchi, recibió el permiso para crear un prototipo conocido internamente por el nombre Dot Matrix Game. Y es que, a diferencia de las Game and Watch, con pantallas LCD segmentadas (tan solo podían ‘dibujar’ secciones predefenidas), esta nueva máquina contaría con un panel de matriz de puntos o píxeles. No todo el mundo estuvo de acuerdo con esta y otras decisiones técnicas, aunque a la postre demostraron ser acertadas.

A pesar de que inicialmente la reacción de Nintendo fue negativa, la compañía aceptó gastar 10 millones de dólares en marketing. Mientras tanto, Henk Rogers, fundador de Bullet-Proof Software, se hizo con los derechos internacionales de Tetris y convenció a la empresa japonesa que ese iba a ser su killer app. Para entonces, Shigesato Itoi, creador de la serie Mother, ya había bautizado esa curiosa consola como Game Boy. Y como se suele decir, el resto es historia.

Versiones

La original

La Game Boy se convirtió al instante en un éxito arrollador. Aunque carecía de color como la Game Gear de Sega y no era tan potente como la Atari Lynx, la consola de Nintendo era relativamente ligera y compacta, pero sobre todo, ofrecía una gran autonomía. En efecto, el tiempo de respuesta de su pantalla LCD STN era atroz si lo comparamos con monitores gaming actuales, pero a cambio sus cuatro pilas AA duraban horas y horas. Y eso era una ventaja muy importante frente a unos rivales con un consumo desmedido, hasta el punto de que los ahorros de un jugador de Game Gear se iban en batería y no en cartuchos.

Play it Loud! y Game Boy Pocket

Con el paso del tiempo, la fórmula original se fue perfeccionando. Al clásico ladrillo gris con botones púrpura se sumaron versiones como las Play it Loud! de 1995, disponibles en carcasas de distintos colores. Un año después llegaría la impactante Game Boy Pocket, que utilizaba una pantalla en blanco y negro en lugar del clásico panel entre amarillo y verde. Mucho más delgada, proporcionaba hasta 10 horas de autonomía con solo dos pilas AAA.

Game Boy Light: se hizo la luz

Ya en 1998, Japón recibió la muy cotizada Game Boy Light. Esta versión mejoraba uno de los puntos flacos de todas las Game Boy lanzadas hasta entonces, y es que incorporaba una pantalla electroluminiscente. Hay que recordar que todos los modelos precedentes utilizaban monitores LCD sin ningún tipo de iluminación interna, por lo que muchas veces los jugadores acudían a sistemas de iluminación exterior (algunos asociados a lentes de magnificación para agrandar la pantalla), que a su vez necesitaban una o dos pilas.

Game Boy Color y Advance

Ahora buscadísima en sitios como eBay, la Game Boy Light sería la última versión antes de la llegada de la Game Boy Color, que utilizaba una CPU mucho más potente y se la puede considerar una máquina independiente antes de la llegada de la Game Boy Advance. Esto es así porque todos los juegos de las versiones anteriores funcionan en el modelo Color, pero lo normal es que no sea así al revés.

Cómo jugar hoy en día: mods, emuladores y consolas retrocompatibles

Mods de Game Boy

Por su éxito comercial y extensísimo catálogo, la Game Boy es todo un icono. Así las cosas, no debería sorprender que mantenga un gran número de aficionados que disfrutan mimándola. Es normal que con el paso de los años muchas de estas consolas originales hayan terminado recibiendo arañazos bastante feos en la cubierta de plástico de su pantalla, lo que requiere sustituciones periódicas, e incluso los botones terminan desgastándose tras cientos de horas de Zelda.

La respuesta a estos problemas los encontramos en una extraordinaria comunidad modder, que igual que en la escena PC, sustituye componentes, repara e incluso mejora las máquinas originales utilizando carcasas personalizadas, botones y crucetas de nueva factura, y hasta estupendas pantallas IPS (In-Plane Switching, o de variación en plano) con unas prestaciones increíbles, más próximas a las de un monitor gaming que al vetusto y lentísimo panel LCD original.

Emuladores y consolas retrocompatibles de Game Boy

La otra opción para disfrutar de los mejores títulos de Game Boy a lo grande es jugarlos sin el hardware original. Para ello podemos valernos de los emuladores para PC, que gracias a una infinidad de filtros mediante shaders programables pueden incluso reproducir las estelas de la pantalla original, o bien inclinarnos por máquinas como la Analogue Pocket, una nueva consola basada en una placa FPGA que simula los elementos físicos originales, pero brindando mejoras importantes a nivel visual y acústico.

El legado de una máquina legendaria

Más de 30 años después de su lanzamiento, la Game Boy sigue siendo una inagotable fuente de inspiración para todo tipo de creadores. Incluso a día de hoy es posible encontrar infinidad de ‘retroconsolas’ para emulación basadas en su diseño, y su memorable paleta de colores en escala de grises sobre pantalla verdiamarilla supone todo un interesante desafío para desarrolladores indies.

Esta comunidad de programadores sigue creando juegos originales para GameBoy. Deadeus, Super Jetpack DX y The Year After son juegos modernos creados desde cero para la Game Boy gracias a plataformas de financiación como Kickstarter e Indiegogo, donde podemos encontrar numerosos proyectos similares. También es posible disfrutar de juegos para ordenador como Wild Dogs o Lasagna Boy, ya adaptados para el hardware moderno, pero con el aspecto y la jugabilidad de los clásicos para la 8 bits de Nintendo.

Una joya de la historia del gaming que sigue deslumbrando jugadores como el primer día.

Imágenes | Hello I’m Nik, Ben Griffiths, Hello I’m Nik, Jason Bradbury

Más en Blog de Lenovo | Londres como nunca lo has visto: 13 videojuegos para descubrir otra ciudad

Más en Blog de Lenovo | Estos son algunos de los mejores videojuegos estilo Animal Crossing para pasar una tarde de relax

Etiquetas: