Muhammad Mohiuddin

Quién es Muhammad Mohiuddin, pionero en transplantes entre humanos y animales

Cambiando la medicina moderna.

Muhammad Mohiuddin es un cirujano pakistaní especializado en cardiología que se ha convertido en uno de los pioneros en el campo de los xenotrasplantes, es decir, el trasplante de órganos de animales a humanos. Pero, este tipo de avance médico no se puede desarrollar solo en una frase, sino que lleva mucha investigación detrás.

En enero de 2022, Mohiuddin y su equipo realizaron el primer xenotrasplante de corazón de la historia, al implantar el corazón de un cerdo modificado genéticamente a un hombre estadounidense que sufría de insuficiencia cardíaca terminal. El paciente, David Bennett, vivió 60 días con el nuevo órgano, lo que demostró que un corazón de cerdo puede sostener la vida de un ser humano.

La polémica de los xenotransplantes

Este tipo transplantes insisten en una técnica tan innovadora como polémica: trasplantar células, tejidos u órganos de una especie animal a una persona. Es algo que ha levantado mucha polémica, en gran parte debido a la ética y la moralidad del proceso.

Son muchos animalistas los que indican que esta nueva medicina choca con los derechos de los animales, pero también diferentes voces hablan de la importancia de contar con el consentimiento informado de los receptores o la igualdad en el acceso a los xenotrasplantes, todo ello contando con el impacto social de esta actividad.

Si dejamos estas críticas al avance médico a un lado, sobre el papel, el objetivo de estos xenotransplantes es el de suplir la escasez de órganos humanos disponibles para las personas que los necesitan y mejorar su calidad de vida. Aunque hay muchos donantes de sangre alrededor del mundo, no sucede lo mismo con los donantes de órganos y es aquí donde el equipo de Mohiuddin han tratado de minimizar los riesgos, como el rechazo inmunológico o la transmisión de enfermedades, de usar esta medicina ‘ínter-especie’

transplante

El rechazo inmunológico ocurre cuando el sistema inmunitario del receptor reconoce al órgano trasplantado como un cuerpo extraño y lo ataca. Para evitarlo, se pueden realizar modificaciones genéticas en los animales donantes, como eliminar o enmascarar los azúcares que diferencian sus células de las humanas, o introducir genes humanos que regulen la respuesta inmune. También se pueden administrar fármacos inmunosupresores al receptor, pero estos pueden tener efectos secundarios de diferente gravedad en el receptor del órgano.

La transmisión de enfermedades se refiere a la posibilidad de que los animales donantes porten virus u otros agentes infecciosos que puedan infectar al receptor o a la población humana. Para prevenirlo, se deben seleccionar cuidadosamente los animales donantes, someterlos a controles sanitarios estrictos y eliminar o desactivar los virus potencialmente peligrosos, precisamente lo que mató al primer paciente de un xenotransplante.

No vamos a negar que es un punto de partida perfecto para una de las clásicas películas del fin del mundo de Hollywood.

La investigación de Mohiuddin

Mohiuddin es uno de los pioneros en este campo. El profesional médico ha dedicado más de dos décadas de su vida a investigar y desarrollar los xenotrasplantes, especialmente los de corazón. Ha trabajado con diferentes especies animales, como ratas, hamsters y babuinos, y ha logrado crear cerdos transgénicos que alberguen genes humanos para reducir la incompatibilidad con el sistema inmunitario humano.

Muhammad Mohiuddin

El primer xenotrasplante de corazón realizado por Mohiuddin y su equipo con el consentimiento de David Bennett, el receptor de esta “donación” fue un hito histórico que abrió la puerta a futuros ensayos clínicos con más pacientes. Pero que sea un hito, no quiere decir que sea un éxito.

Como dijimos al principio de estas líneas, el paciente falleció por complicaciones derivadas de su estado previo, pero también por infectarse con un virus porcino, motivo por el cual hemos hablado de los riesgos de contraer enfermedades entre los handicap de los xenotransplantes.

No obstante, es cierto que el experimento demostró la viabilidad y la seguridad de esta opción terapéutica siempre y cuando el órgano que se dona esté sano al 100%, siendo esta la dirección que hay que seguir a partir de ahora. Mohiuddin ha expresado su confianza en que los xenotrasplantes podrán salvar y alargar la vida de miles de personas que sufren enfermedades terminales y que no tienen acceso a un trasplante convencional y que el camino está en el origen del sujeto a donar, más que en el paciente a recibir el transplante.

Gracias a este trabajo y a los más de 20 años de investigación, el científico ha sido reconocido como uno de los médicos más importantes e influyentes del año 2022.

Total
0
Shares
Anterior
Michael E. Brown, culpable de que Plutón ya no sea un planeta
Michael E Brown

Michael E. Brown, culpable de que Plutón ya no sea un planeta

El hombre que mató al pequeño astro

Siguiente
Isaac Peral, el murciano que dio vida al primer submarino de la historia

Isaac Peral, el murciano que dio vida al primer submarino de la historia

Un militar avanzado a su tiempo

Te puede interesar