boli

Escribir en el espacio: ¿por qué no sirven ni los bolis ni lápices convencionales?

Un boli muy bien preparado.

Una de las primeras cosas que te enseñan cuando eres niño es a leer y escribir. Con cierta perspectiva puedes pensar que todo esto es muy sencillo y que no hay nada que haya cambiado la forma en la que puedes coger un lápiz o un boli y realizar trazos para hacer las diferentes letras. Pero curiosamente esto se complican ciertas situaciones siendo la del espacio la más difícil de asumir como te vamos a contar en las líneas que vienen.

Lo cierto es que esto ha supuesto un gran reto para todos los ingenieros y científicos que han trabajado para las agencias espaciales y que querían llevar más lejos de la estratosfera la capacidad de anotar en un papel algún que otro apunte sobre los diferentes experimentos que acontecían en el interior de la Estación Espacial Internacional o incluso los propios pensamientos de los científicos a bordo.

Por qué no es tan fácil escribir en el espacio

Sabemos que en el espacio hay muchas cosas que en la tierra no puedes hacer y muchos de ellos son de hermosa evidentes. El ejemplo más claro es una de las cosas que seguro hace sin pensar a lo largo del día y eso es respirar, ya que a menos que tengas un traje con un tanque de oxígeno a la espalda te será imposible recibir oxígeno en los pulmones.

Si nos vamos a algo más complejo, una caída tampoco es posible lejos de nuestra estratosfera y todo es debido a que en el espacio la gravedad influye de una manera diferente a la de la Tierra. Y lo hemos visto numerosas veces en los vídeos de la NASA, donde los científicos de la Estación Espacial Internacional no pueden moverse de un sitio a otro por sus propios pies, sino que deben impulsarse de alguna manera para ir de un módulo a otro con independencia de su eje de rotación.

boli 2

Pero estos investigadores se han enfrentado a problemas algo más difíciles que todo esto, siendo el de la escritura a mano uno de los grandes problemas que han tenido que solucionar. Y es que ni los bolígrafos ni los lápices sirven en el espacio y los motivos son claros:

  • Los bolígrafos funcionan con la gravedad, aunque no te lo creas. El cartucho contenedor de tinta se coloca en posición vertical y el líquido cae por su propio peso a la punta de la pluma o de la esfera que se impregna de ella para que tú puedas escribir. Como es lógico sin gravedad el líquido no cae y por lo tanto no puedes escribir
  • Los lápices son aún peores. Es verdad que no dependen de la gravedad para funcionar pero tienen varios problemas muy importantes que podrían causar graves daños en el interior de un módulo. El primero de ellos es que el grafito es inflamable y además en conduce la electricidad por lo que podríamos estar ante un problema muy serio. Y esto no es lo único ya que si una punta se rompe esta puede usarse como un proyectil que dañe no solamente los instrumentos sino también a los propios tripulantes.

Cualquiera podría pensar que con tanta tecnología simplemente se necesitan los ordenadores para escribir pero lo cierto es que este problema tuvo una solución que a día de hoy sigue siendo muy factible.

El boli que viajó a la Luna

Este problema en cinco años resuelto, pero puede que no conocieras, lo que supuso el avance de Paul C Fischer para el mundo de la astronomía. Y es que él fue quien en los años sesenta decidió invertir mucho tiempo y recursos en la creación de un boli que fuera capaz de adaptarse a casi cualquier situación, incluida la de viajar al espacio.

El funcionamiento de este bolígrafo es prácticamente el de uno normal, de esos que tienen un pulsador en la parte superior que al oprimirlo sale la punta y al volverlo a pulsar esta se retira. Sin embargo, su carcasa es capaz de aguantar en temperaturas extremas de entre 121° y -35°, mientras que en la parte interior dispone de un cartucho de tinta que funciona tanto boca abajo como en el agua y por supuesto en el espacio.

El secreto de este cartucho reside en que en su interior hay una bola en el que en un extremo tiene nitrógeno y en el otro un gel que es el que hace las veces de tinta y qué pasa a ser más líquida una vez que se impregna en una superficie. De esta manera no se depende de la gravedad en ningún caso para poner la tinta sobre un papel y además consiguió que la NASA comprará varias unidades para mandarlas al espacio durante la misión Apolo que llegó a la Luna.

 

Total
0
Shares
Anterior
Insonorizar una habitación con una tela, el nuevo proyecto del MIT
seda

Insonorizar una habitación con una tela, el nuevo proyecto del MIT

Una tela de seda que evita el sonido

Te puede interesar