¿Qué es un producto reacondicionado? Te contamos todas las claves

Llega un momento en que necesitamos renovar nuestro móvil, ordenador o cualquier otro producto tecnológico. Y tenemos varias opciones: lo compramos nuevo u optamos por un producto reacondicionado. ¿Qué significa apostar por este último?

Un producto reacondicionado no es un producto de segunda mano. Aunque, en parte, sí. Y concretamos. Un producto reacondicionado es aquel que ha sido devuelto a la tienda de origen y esta se ha encargado de repararlo y adaptarlo para su reventa a un precio menor del original. En ocasiones, no es la tienda de la que proviene el artículo la encargada de otorgarle una segunda vida, sino otra tienda que se dedica, precisamente, a la venta de productos reacondicionados. Algunos operadores de telefonía cuentan con teléfonos reacondicionados y los más importantes ecommerce tienen su propia sección de productos reacondicionados de tecnología que podemos conseguir a un precio menor.

¿Es lo mismo usado que producto reacondicionado?

El precio del producto reacondicionado dependerá del estado en el que se encuentre o los elementos originales que incluya. Con «estado del producto» no nos referimos, evidentemente, a que algunas de sus características no funcionen. Nos referimos a detalles meramente estéticos, un rayón en alguna de sus partes, por ejemplo. Para que un producto sea calificado como reacondicionado debe funcionar a la perfección, puede haber sido devuelto por un usuario y encontrarse perfectamente o tener el embalaje en mal estado o algunos de sus componentes cambiados.

Hablemos de garantía. Un producto reacondicionado no debe tener nunca una garantía menor de un año. Si compramos un producto de este tipo en un establecimiento físico, debemos ver cuáles son los criterios de la tienda en cuanto a devoluciones y desistimiento. Si hacemos la compra online, tenemos derecho a un desistimiento de catorce días, sea cual sea el motivo.

En la tienda oficial de Lenovo podemos encontrar un apartado outlet en el que elegir entre una gran gama de productos reacondicionados. Desde portátiles y convertibles hasta ordenadores de sobremesa y monitores, pasando por smartphones y tablets. Por ejemplo, tenemos la Lenovo Tab M10 a un precio de 125 euros (nueva, 179 euros), el portátil Lenovo ThinkPad X250 20CM por 499 euros (su precio nuevo es de 899 euros) por ser de exposición, en perfecto estado, o una torre Lenovo ThinkCentre M53 Tiny a un precio de 227 euros por haber sido una unidad de demostración (el precio original es de 369 euros).

Si optamos por un producto reacondicionado, estamos apostando por ahorro y sostenibilidad. En pleno 2020 son cuestiones primordiales, por lo que todos debemos analizar y descubrir si comprar un producto nuevo es lo que realmente necesitamos.

Etiquetas: