ia tienda

La IA sabe lo que has comprado en esta tienda ¡y te cobra al salir!

Sin nadie que te atienda.

En plena era de la inteligencia artificial es de lo más habitual encontrarse con nuevas funciones en dispositivos electrónicos que tienen novedades que ofrecerte en su experiencia de usuario. Lo que pasa en es que en los tiempos que corren veremos cosas que todavía nos son extrañas y tendremos que acostumbrarnos a situaciones en las que un supermercado o tienda pequeña no tenga nadie que te atienda, si no que pase algo como en esta tienda donde una inteligencia artificial es la encargada de dejarte pasar y cobrarte a la salida.

Se trata de un sistema muy interesante, pero que no estará exento de crítica en el momento en que se vea que no hay ningún tipo de seguridad.

Un establecimiento donde la IA controla tus movimientos

Seguro que has experimentado la sensación de entrar a un supermercado o tienda de alimentación donde vas a hacer una pequeña compra. Te sabes de sobra el procedimiento habitual de entrar, ir por los pasillos buscando lo que necesitas, pasar por la caja y pagar los productos que has adquirido. Entre medias de este proceso verás que en el establecimiento hay personas reponiendo las estanterías o en la caja esperándote a que presentes lo que vas a pagar para cobrarte antes de salir.

Shopping at the World’s Most Advanced 7-Eleven Convenience StoreShopping at the World’s Most Advanced 7-Eleven Convenience Store

Sin embargo, resulta curioso el planteamiento de una conocida cadena de tiendas de alimentación que, en una de sus sucursales de Japón ha colocado un pequeño local en el que la IA te vigila. Unos paneles de metacrilato dejan ver el interior de la pequeña tienda en la que no hay ni empleados ni caja, solo un pequeño pasillo con un expositor en isla y diferentes cámaras frigoríficas.

¿Cómo funciona este nuevo concepto de tienda?

Tal y como vemos en el video de DancinBancons, la pequeña tienda (o kombini como se les llama a estas tiendas de conveniencia niponas) el espacio es muy pequeño, pero todo está muy bien ordenado. De hecho, antes de entrar ya te ponen los pasos que tienes que seguir para comprar en él:

  1. Pasa una tarjeta compatible por el TPV que hay en la entrada (donde se te hará un pequeño cargo)
  2. Coje todo lo que necesites de la tienda
  3. Sal por el torno que indica la salida

Así de simple. En tres pasos has comprado prácticamente sin darte cuenta, ¿pero qué esconde todo esto?. Resulta que en el techo de la tienda hay un entramado de cámaras que sigue los movimientos de todas las personas que entran y, por si fuera poco establecen una norma más que no solo tiene que ver con el orden, también con lo que te puede cobrar el ticket.

Se puede observar que hay un apartado en el que la compañía ruega al usuario que si no quieres algo lo dejes donde estaba, o de lo contrario se te cargará cuando salgas. Esto da a entender que la IA controla también lo que falta en las estanterías en todo momento, no solo en los frigoríficos, sino también en las partes que podrían estar más escondidas.

Y por si te lo preguntas, tenemos dos síes que darte. El primero es que el sistema es capaz de reconocer lo que te llevas aunque lo escondas y lo metas en una bolsa, y el segundo es que si puedes obtener un ticket de tu compra especificando exactamente lo que se te ha cargado.

¿La IA ya toma los empleos de los humanos?

Puede que esta sea la gran pregunta que muchos se están haciendo en estos momentos y nuestra percepción es que este sistema es solo en lugares poco espaciosos. Si echamos un vistazo, se trata de un sitio en el que no hay nada más que comida y por su situación está en un lugar muy de paso para las personas. Puede que por eso la compañía responsable haya decidido poner en marcha en este punto este tipo de sistema en el que la IA te cobra al salir.

Por un lado, es un claro avance de esta tecnología que viene para dar soluciones más eficientes a todos. Sin embargo, es innegable la preocupación que muchos usuarios expresan en los comentarios donde afirman que es un puesto de trabajo que se pierde y que, en lugar de poner a una persona, deciden ahorrarse ese persona. Es importante recalcar que los precios de este establecimiento, por lo que cuentan en el video, son algo más caros que en los kombini habituales (según la percepción del autor del video) por lo que dependerá de la urgencia de quienes vayan si les compensa pagar ese sobre coste o no

Total
0
Shares
Anterior
Síndrome de la llamada fantasma, o por qué crees que te han llamado

Síndrome de la llamada fantasma, o por qué crees que te han llamado

Un problema muy actual

Te puede interesar