Cómo puedes salvar a tu móvil si le ha caído agua

lenovo-k5-agua-1

Verano, piscina, agua, playa, refrescos, risas, despistes… Y móvil mojado en un abrir y cerrar de ojos. Evidentemente no es una norma ni un deseo por nuestra parte (faltaría más) pero, por desgracia, no estamos libres de sufrir un accidente de este tipo.

Es una situación que se ha podido dar y se podrá dar en un futuro, quién sabe, así que lo mejor ser previsores: ¿Qué tenemos que hacer para salvar (o al menos intentarlo) un smartphone que se ha dado un buen chapuzón?

No enciendas el móvil, tampoco tengas prisa por usarlo todavía

lenovo-k5-agua-3

Si sufrimos un desafortunado accidente en el que nuestro preciado smartphone se moje, ante todo, debemos evitar encenderlo, bajo ninguna circunstancia, ya que el líquido que tiene en su interior podría desencadenar un cortocircuito en sus circuitos y romperlo definitivamente y sin remedio.

Ojo, si le aplicamos calor con un secador, podríamos estropear los circuitos, pero si pensamos en aplicar mucho frío, es decir, meterlo en el congelador, el propio ambiente provocaría que almacenase hielo, y posteriormente volviese a derretirse el agua en su interior. No haríamos sino empeorar el problema.

Di “adiós” a la garantía y “hola” a tu ingenio

La primera consecuencia directa tras derramar un líquido sobre nuestro smartphone o zambullirlo en agua es, además de su posible mal funcionamiento, la pérdida instantánea de la garantía de la gran mayoría de fabricantes. Incluso si un smartphone está diseñado para soportar inmersiones o salpicaduras, suele aguantar hasta un límite concreto.

lenovo-k5-agua-2

Solo nos queda tirar de inventiva y recurrir a las soluciones más necesarias de forma rápida, para evitar exponer lo máximo posible nuestro dispositivo a los efectos del agua/líquido y su corrosión.

1. Reacciona rápido

En primera instancia, la reacción para sacar el smartphone del agua o retirarla debe ser lo más rápida posible. Lo ideal es que le caiga agua dulce, si el líquido es café, refresco, cerveza o agua salada, las posibilidades de salvarlo se reducirán considerablemente.

2. Retira las piezas

Desmóntalo en la medida de lo posible: separa las tapas, la batería, las tarjetas de memoria y SIM, deja que cada pieza se seque por separado e incluso usa un paño adecuado, como uno de microfibra (lo harán de forma más rápida). Eso sí, jamás uses un secador o ningún elemento que le añada calor o frío, como mucho intenta usar un aspirador de mano, por si puede eliminar algunas gotas.

3. Usa gel de sílice o arroz

Silicagel1

El paso final sería sumergir nuestro malogrado terminal en un cuenco con gel de sílice (esas bolsitas blancas con bolitas que acompañan al calzado nuevo y otros objetos) o arroz (sí, arroz). Tanto el arroz como el gel de sílice tienen la propiedad de absorber toda la humedad existente a su alrededor sin dañar el dispositivo. También existen bolsas a la venta preparadas para tal cometido, rellenas de gel de sílice, y reutilizables, por si tenemos la mala suerte de sufrir este accidente varias veces.

4. Espera unas 48 horas y enciéndelo

arrmovil

Por último, tendríamos que tirar de paciencia, de bastante paciencia. Sabemos que es duro aguantar 24 o 48 horas (lo recomendado antes de intentar encenderlo) sin poder tocar nuestro preciado smartphone, pero peor aún será no poder volver a usarlo más.

Imágenes | Wikimedia | allaboutsymbian

Etiquetas: