Estas son las contraseñas más usadas en el mundo y que tú no debes copiar

password

Mantener una contraseña segura para el acceso a nuestros ordenadores es una de las medidas de seguridad básicas que todo el mundo debería tener. Lo mismo ocurre con los servicios webs a los que accedemos. Tenemos que buscar el equilibrio para utilizar una clave que sea segura y fácil de recordar. Puede que pienses que has tenido una idea genial utilizando 1234 como clave, que es tan sencilla que nadie más en el mundo la utilizaría, pero quizás no es así, por eso vamos a ver las contraseñas más usadas en el mundo y que tú no debes copiar.

Porque si tu contraseña es una de estas de la lista ni siquiera tendrán que realizar una ataque de fuerza bruta, o dicho de otra manera, un programa se encarga de ir probando combinaciones de números y letras hasta que encuentra nuestra clave de acceso. Esto que nos puede parecer una tarea titánica, un ordenador con la potencia de cálculo actual lo puede resolver en cuestión de minutos si la clave es poco segura.

¿Cuáles son las contraseñas más usadas en el mundo?

Según el último reporte de SpashData, un servicio de gestión de contraseñas seguras que publica un informe anual sobre esta cuestión, las más utilizadas por los usuarios a lo largo de 2014, fueron las siguientes:

Ranking Contraseña Cambios respecto a 2013
1 123456 Sin cambios
2 password Sin cambios
3 12345 Sube 17 puestos
4 12345678 Baja 1 puesto
5 qwerty Baja 1 puesto
6 123456789 Sin cambios
7 1234 Sube 9 puestos
8 baseball Nueva
9 dragon Nueva
10 football Nueva
11 1234567 Baja 4 puestos
12 monkey Sube 5 puestos
13 letmein Sube 1 puesto
14 abc123 Baja 9 puestos
15 111111 Baja 8 puestos
16 mustang Nueva
17 access Nueva
18 shadow Sin cambios
19 master Nueva
20 michael Nueva
21 superman Nueva
22 696969 Nueva
23 123123 Baja 12 puestos
24 batman Nueva
25 trustno1 Baja 1 puesto

Las contraseñas numéricas, más o menos extensas en función de los requisitos de acceso que nos impone el servicio web, son las predominantes. De esta forma, si la contraseña debe tener 6 caracteres, 123456 será la más utilizada. Igual ocurre con otras combinaciones de teclas que son muy repetidas, como qwerty, las seis primeras letras de la primera línea del teclado o abcdef, que son las del alfabeto.

Luego tenemos esas otras contraseñas, que son muy obvias, ¿quién va a pensar que tenemos “password” cómo contraseña? Pues parece que esta idea se le ha ocurrido a más de un usuario. Luego tenemos otras que son más o menos populares y fáciles de recordar. No por poner “batman” en la contraseña va a ser más segura.

La seguridad de los servicios de Internet

seguridad-password

Lo cierto es que ningún servicio web es invulnerable. Tenemos ejemplos recientes de fallos de seguridad que han dejado al descubierto contraseñas y otros datos de los usuarios, Patreon, Ashley Madison o gigantes como Amazon también han tenido problemas. Por eso es importante que nuestras contraseñas sean complicadas de resolver y descifrar. Si se analizan las contraseñas más habituales que se han hecho públicas de este tipo de incidentes de seguridad vemos que tampoco difieren mucho de la lista antes publicada, aunque abundan algunas relacionadas con la temática del servicio.

¿Cómo nos enteramos si un servicio que utilizamos ha sufrido un incidente? Normalmente estos servicios notifican a los usuarios para que procedan a cambiar sus contraseñas lo antes posible. En todo caso tenemos alguna opción para buscar si nuestro correo de acceso o el usuario aparece identificado en alguna lista pública de servicios que hayan sufrido problemas.

Gestores de contraseñas, una solución eficaz, pero no infalible

password-safe

Lo malo en estos casos es que estos incidentes nos obligan a tener unas credenciales de acceso diferentes para cada servicio. De esta forma, ante un problema de seguridad al menos los riesgos están acotados a ese servicio. Si se utiliza el mismo usuario y contraseña para todo, al final tenemos un problema que se extiende de forma incontrolada. Lo malo de esta cuestión es que al final resulta muy complicado recordar cada usuario y contraseña de cada servicio, ya que además lo aconsejable es cambiarlos periódicamente.

Para ayudarnos en esta tarea tenemos disponibles los gestores de contraseñas. Son servicios que nos permite almacenar los datos de acceso a diferentes servicios web. Normalmente tienen una extensión para el navegador web, Chrome, Internet Explorer o Firefox, que te permite seleccionar los usuarios y contraseñas del servicio al que vamos a acceder. Son más seguros que almacenar estos datos en el propio navegador, ya que también tienen apps para smartphones y si estamos en un ordenador que no es el nuestro habitual podemos acceder directamente a través de la página web para ver las credenciales que necesitamos en ese momento. LassPast, Keepass o 1password.

Nos ayudan a crear contraseñas seguras, es decir, claves con mayúsculas y minúsculas, signos, números y que no son palabras del diccionario, con más de 8 caracteres que son muy complicadas de adivinar por fuerza bruta. Pero tampoco son la panacea, ya que si descubren la contraseña de acceso a nuestro gestor de contraseñas tienen toda la información a sus disposición. Este año un servicio de este tipo como LastPass ha tenido algún problema en este sentido.

La seguridad empieza por ti

hackers

Por eso es importante activar la verificación en dos pasos en todos los servicios que tengan esta opción disponible. De esta forma, además de la contraseña necesitamos un segundo código que introducir, y que en teoría, sólo conocemos nosotros, ya sea porque lo generamos o porque nos lo envían a nuestro smartphone, por ejemplo.

Además puedes tratar de generar tu contraseña de forma segura utilizando la palabra común que pensabas utilizar, pero introduciendo unos pequeños cambios para que ya no sea una palabra reconocida por el diccionario que descifraría un ordenador común en menos de un segundo.

De todas formas quizás lo ideal sería cambiar el chip, para dejar de utilizar una contraseña y empezar a utilizar una frase de paso, también sencilla de recordar, pero mucho más larga. Esto tiene muchas ventajas para la seguridad, simplemente por la complejidad y la cantidad de combinaciones que introduce al aumentar la longitud de la contraseña. Lógicamente como en el caso anterior también hay que hacer variaciones para sustituir letras, añadir números y signos para que sea más complicada de hackear.

En el Blog Lenovo | Sí, te pueden hackear el tablet, y hay formas de prevenirlo

Imágenes | Pixabay

Etiquetas: