¿Por qué ‘gotea’ la corteza terrestre?

Un grupo de investigadores de la Universidad de Toronto, en Canadá, ha descubierto que, del mismo modo que la miel gotea lentamente de una cuchara, partes de la corteza terrestre se están hundiendo hacia lo profundo del planeta, justo debajo de la cordillera de los Andes. Este proceso se llama goteo litosférico, ¿cómo funciona?

Índice

 

¿Qué es el goteo litosférico?

Este fenómeno geológico, que recibe el nombre de goteo litosférico y lleva produciéndose desde hace millones de años, ha sido identificado con anterioridad en lugares como la meseta central de Anatolia, en Turquía, y la Gran Cuenca, en el oeste de Estados Unidos.

¿Por qué se produce el goteo litosférico?

Este fenómeno se produce cuando, a medida que porciones de la parte inferior de la corteza, la litosfera, se calientan a una cierta temperatura, empiezan a espesarse y a ‘gotear’ hacia abajo debido a la gravedad.

¿Qué efectos genera el goteo litosférico?

Geólogos descubren que la corteza terrestre se está hundiendo debajo de los Andes

Esto da como resultado deformaciones significativas de la superficie terrestre como depresiones o valles, plegamientos de la corteza y elevaciones irregulares. Y es que conforme los fragmentos se hunden hacia el manto inferior, se va formando una cuenca en la superficie. Cuando finalmente esas gotas de corteza caen, la superficie tiende a saltar hacia arriba. Es decir, se producen movimientos ascendentes de la masa de tierra a lo largo de cientos de kilómetros.

¿Qué ocurre en la cordillera de los Andes?

Este fenómeno, de reciente interés para los geólogos, sobre todo para los que estudian el altiplano andino, «es probablemente responsable de dos importantes eventos tectónicos en los Andes Centrales: cambiar la topografía de la superficie de la región en cientos de kilómetros y aplastar y estirar la propia superficie de la corteza», ha señalado la geóloga Julia Andersen, autora principal del estudio, publicado en la revista Communications Earth and Environment, del grupo Nature.

La investigación confirma ahora que, al igual que ocurrió en la meseta de Anatolia y en la Gran Cuenca estadounidense, varias zonas de esta parte de América del Sur que abarcan parte de los territorios de Perú, Bolivia, Chile y Argentina se formaron de la misma manera. Este hallazgo explicaría las características geológicas inusuales que estas presentan, especialmente la cuenca de Arizaro, entre Chile y Argentina, y que no se podrían explicar por la teoría de la tectónica de placas.

De acuerdo con esta, los Andes, la cadena montañosa más larga del mundo, se habrían formado cuando una placa oceánica se hundió bajo el continente sudamericano, un proceso conocido como subducción. Como consecuencia, la corteza continental experimentó una compresión y un engrosamiento graduales. Sin embargo, el conocimiento científico sobre el verdadero desencadenante de la formación de esta cadena montañosa todavía presenta lagunas.

Un modelo a escala para recrear lo ocurrido desde hace millones de años

Geólogos descubren que la corteza terrestre se está hundiendo debajo de los Andes

Estudios previos que se habían valido de imágenes sísmicas habían hallado indicios de este fenómeno en la región, aunque sin establecer una relación directa. Andersen y su equipo lo han podido hacer creando un modelo tridimensional a escala (en la imagen anterior), usando materiales como arena, arcilla y silicona para representar las capas de la Tierra debajo de los Andes Centrales. Todo ello en condiciones increíblemente precisas para reproducir lo que habría ocurrido en la región a lo largo de millones de años. A continuación, experimentaron para ver qué sucedía cuando la corteza empezaba a gotear.

“Comparamos los resultados de nuestro modelo con estudios geofísicos y geológicos realizados en los Andes Centrales, particularmente en la cuenca de Arizaro, y descubrimos que los cambios en la elevación de la corteza causados ​​por el goteo litosférico en nuestros modelos siguen muy bien los cambios en la elevación”, ha apuntado Andersen. “También observamos un acortamiento de la corteza con pliegues en el modelo, así como depresiones similares a cuencas en la superficie, por lo que estamos seguros de que es muy probable que un goteo sea la causa de las deformaciones observadas en los Andes”.

En la siguiente imagen se ve, a la izquierda, el mapa geológico de la cuenca del Arizaro, que muestra fallas de plegamiento y cabalgamiento dentro de la cuenca, y, a la derecha, la superficie de la simulación del goteo litosférico por parte de los científicos de la Universidad de Toronto.

Geólogos descubren que la corteza terrestre se está hundiendo debajo de los Andes hacia lo profundo del planeta.

Una litosfera más volátil de lo que se creía

Según la investigadora principal, los resultados «ayudan a definir una nueva clase de placas tectónicas» y pueden ser de gran importancia a la hora de estudiar la geología extraplaneraria, pues planetas como Marte y Venus no tienen placas tectónicas como las de la Tierra. Así, este experimento sugiere que no serían estrictamente necesarias para la formación de depresiones del terreno y sistemas montañosos.

Además, según sostiene Russell Pysklywec, coautor del estudio, “estos descubrimientos muestran que la litosfera puede ser más volátil o fluida de lo que creíamos”.

Imágenes | Chris Stenger (Unsplash) | Julia Andersen/Tectonophysics Lab/Universidad de Toronto

Más en el blog de Lenovo | Todas las miradas están puestas en el Grímsvötn islandés

Más en el blog de Lenovo | Así es MARSHA, la casa que tendremos en Marte (y en la Tierra)

Etiquetas: