Basta de postureo: las redes sociales pueden dañar tu salud

Tres mil millones de personas, alrededor del 40% de la población mundial, utilizan las redes sociales. Pasamos una media de dos horas cada día compartiendo, dando a me gusta, twitteando y actualizando estas plataformas. Eso se reduce a alrededor de medio millón de tweets y fotos de Snapchat compartidas cada minuto.

Con las redes sociales desempeñando un papel tan importante en nuestras vidas, ¿podríamos estar sacrificando nuestra salud mental y nuestro bienestar, así como nuestro tiempo? ¿Qué sugiere la evidencia en realidad?

Facebook ha hecho algo además sorprendente: admitie, en un blog corporativo, que el uso de las redes sociales puede hacer que las personas se sientan mal.

¿Ha llegado el momento de reconsiderar las redes sociales?

No es la primera vez que salen a la luz supuestos estudios sobre los efectos nocivos del uso de estas plataformas. Pero, dado que las redes sociales son relativamente nuevas para nosotros, los hallazgos y los estudios no ofrecen respuestas concluyentes.

La investigación que existe se basa muchas veces en autoinformes, que a menudo pueden ser erróneos, y la mayoría de los estudios están centrados en Facebook. Dicho esto, este es un área de investigación en rápido crecimiento, y las pistas están empezando a surgir.

Por ejemplo, dado que la gente usa las redes sociales para expresar todo, desde el servicio al cliente hasta la política, a veces nuestros feeds a menudo se parecen a un flujo interminable de estrés.

En 2015, los investigadores del Centro de Investigación Pew intentaron descubrir si las redes sociales inducen más estrés del que alivian. Para ello entrevistaron a 1.800 personas. Las mujeres dicen estar más estresadas que los hombres y que Twitter era un “colaborador significativo”, aunque también actuaba como un mecanismo de defensa, en el sentido de que cuanto más las mujeres lo usaban, menos estresadas estaban.

Incluso hay un estudio en el que participaron 1.700 personas que encontró un triple de riesgo de depresión y ansiedad entre las personas que usaban la mayoría de las plataformas de redes sociales. Entre las razones para esto se encuentran el acoso cibernético, tener una visión distorsionada de la vida de otras personas y sentir que el tiempo que se pasa en las redes sociales es un desperdicio.

4 de cada 5 son malas

Hablando de los riesgos que pueden tener para la salud mental, al parecer cuatro de las cinco redes sociales más populares dañan la salud de los jóvenes, siendo Instagram la más perjudicial, según una investigación de RSPH.

Esta encuesta se realizó a casi 1.500 jóvenes de entre 14 y 24 años. Algunas organizaciones relacionadas con la salud acusaron a Instagram de profundizar los sentimientos de incompetencia y ansiedad de los jóvenes.

La encuesta concluye que Snapchat, Facebook y Twitter también son dañinos. Entre los cinco, se consideró que solo YouTube tenía un impacto positivo.

Las cuatro plataformas tienen un efecto negativo porque pueden exacerbar las preocupaciones de imagen corporal de niños y jóvenes y empeorar la intimidación, los problemas del sueño y los sentimientos de ansiedad, depresión y soledad, dijeron los participantes.

Aún no es un trastorno de salud mental

Además, hay algunos investigadores que aseguran que evitar tuitear puede ser más difícil de superar que la dependencia a los cigarrillos y el alcohol. Sin embargo, la adicción a las redes sociales no está incluida en el último manual de diagnóstico para trastornos de salud mental.

Dicho esto, las redes sociales están cambiando más rápido de lo que los científicos pueden mantener al día sus investigaciones y conclusiones, por lo que varios grupos están tratando de estudiar conductas compulsivas relacionadas con su uso. Por ejemplo, los científicos de los Países Bajos han inventado su propia escala para identificar posibles adicciones.

Y si existe una adicción a las redes sociales, sería un tipo de adicción a Internet, y ese es un trastorno clasificado.

En 2011, Daria Kuss y Mark Griffiths de la Universidad de Nottingham Trent en el Reino Unido analizaron 43 estudios previos sobre el tema y concluyeron que la adicción a las redes sociales es un problema de salud mental que “puede” requerir tratamiento profesional. Descubrieron que el uso excesivo estaba relacionado con problemas de relación, peores logros académicos y una menor participación en comunidades fuera de línea, y descubrieron que aquellos que podrían ser más vulnerables a una adicción a las redes sociales incluyen aquellos que dependen del alcohol, los altamente extrovertidos y aquellos que usan medios para compensar menos vínculos en la vida real.

Sociales fuera y dentro de Internet

Es decir, que el problema no parece estar tanto en el medio en sí sino en las personas individuales. De hecho, el estudio que citaba Facebook en su blog asegura que usar las redes sociales de forma pasiva (es decir, leer pero no interactuar con personas) es lo que hace que los usuarios se sientan peor.

Por el contrario, aquellos que se involucran en el contenido compartido en las redes sociales hace que las personas se sientan mejor.

La conclusión de la publicación de blog de Facebook no es sorprendente. Los investigadores han estado diciendo durante años que las redes sociales pueden hacer que las personas se sientan mal. Y la solución de Facebook es que la cura para arreglar las redes sociales es más redes sociales.

Puede que aún sea un poco pronto para evaluar los impactos, tanto positivos como negativos que pueden tener las redes sociales y su uso. Mientras, la moderación y el autocontrol parecen ser buenas consejeras.