Calm technology, slow food… ha llegado la hora de tomárselo con calma

Una, dicen, ha llegado del futuro para advertirnos de los riesgos del mal uso de la tecnología. El otro, como buen italiano, reivindica el poder de una mesa (llena de buena comida) para cambiar el mundo. Amber Case y Carlo Petrini son las caras visibles de dos movimientos inconexos y, a la vez, parecidos. La tecnología calmada y la comida lenta, o calm technology y slow food, nos hacen replantearnos hacia dónde nos lleva el consumo desenfrenado.

Una respuesta a la fast life

Corremos para llegar a nuestro destino. Llenamos cada breve espacio de tiempo con algo que hacer. Tenemos pánico a aburrirnos. Miramos nuestro smartphone de forma compulsiva, esperando que nos llegue algún WhatsApp. Es cierto, la tecnología nos ha llevado a un mundo de bienestar que nuestros abuelos no podían ni imaginar. Pero también está cambiando nuestra sociedad en formas que no siempre son positivas.

Por eso, cada vez surgen más movimientos que piden una revisión ética del desarrollo. ¿A dónde estamos dispuestos a llegar? ¿Cuánto más vamos a seguir corriendo? La tecnología tiene implicaciones éticas y sociales y hace demasiado tiempo que miramos para otro lado. Está en nuestra mano hacer que su desarrollo se mantenga dentro de unos límites “humanos”. Así piensan los 250 expertos detrás del proyecto Ethically Alligned Design, del que ya hemos hablado, pero no son los únicos.

calm technology

“Contra la locura universal de la Fast Life, se hace necesario defender el tranquilo placer material”. “En el desarrollo del gusto y no en su empobrecimiento, la verdadera cultura, es aquí donde puede comenzar el progreso con un intercambio internacional en la historia, en los conocimientos y proyectos”. El manifiesto del movimiento Slow Food, fundado en 1985 por Carlo Petrini, busca cambiar el mundo desde la mesa y la alimentación.

De este movimiento han nacido otros, como el Kilómetro Cero, que busca potenciar el consumo de alimentos locales y de temporada, o el de las Ciudades Lentas, que quieren incrementar la calidad de vida de sus ciudadanos, sobre todo, en lo que respecta a la alimentación. Hoy, Slow Food está presente en 160 países y cuenta con más de 100.000 socios. Pero vamos ya con la tecnología.

La revolución de la tecnología tranquila

La última vez que has mirado la pantalla de tu smartphone, ¿ha sido porque querías o porque él te lo ha pedido? La pregunta puede sonar absurda. Al fin y al cabo, nuestro móvil no es un organismo vivo ni autónomo, con capacidad de pedir de forma consciente. Pero Amber Case, socióloga, o ciborg antropóloga, como se define a sí misma, nos plantea esa serie de dudas. En su libro, Calm Technology, nos habla de cómo el ser humano puede usar la tecnología como una simple herramienta, en lugar de dejar que la tecnología le atrape y le domine.

calm technology

La idea de la tecnología tranquila no es nueva. Ya en los 90, en los inicios de la revolución tecnológica y de comunicación en la que estamos inmersos, se hablaba de este concepto. Estos son los ocho principios del movimiento Calm Technology.

  1. La tecnología debe requerir la menor cantidad posible de atención. Se comunica con nosotros, pero no necesita hablar. Nos debe transmitir información sin distraernos ni abstraernos de nuestro entorno.
  2. La tecnología nos informa y no nos estresa. El ser humano debe centrarse en desarrollar sus cualidades humanas y no convertirse en una máquina. La tecnología nos debe ayudar en esta misión.
  3. La tecnología, en la periferia. No debe ocupar el centro de nuestra atención. Debe informarnos y ayudarnos sin distraernos ni sobrecargarnos.
  4. La tecnología para potenciar lo mejor del ser humano. El diseño de la tecnología debe ser por y para las personas. Las máquinas no deben actuar como personas, ni las personas como máquinas.
  5. La mejor tecnología se comunica, pero no habla. En la fase de diseño, cabe plantearse si es necesario que una tecnología necesite hablar con los usuarios o si es suficiente un método de comunicación más sencillo.
  6. La tecnología que funciona aún cuando falla. La tecnología debe prever que va a estropearse en algún momento y, aun así, ser útil.
  7. La cantidad correcta de tecnología es el mínimo necesario. No necesitamos más tecnología de aquella que nos permita resolver un problema con lo mínimo.
  8. La tecnología debe respetar la sociedad y sus reglas. La tecnología nunca debe saltarse las normas sociales ni generar estrés.

calm technology

El poder de una cafetera

Los ocho principios enunciados por Amber Case no dejan de ser un tanto abstractos. En nuestro día a día, sin embargo, ya existe multitud de tecnología tranquila que cumple con ellos. Desde el movimiento Calm Technology señalan varios ejemplos, desde objetos más clásicos hasta tecnologías recientes.

  • Una cafetera. “Si una tecnología funciona bien, podemos ignorarla la mayor parte del tiempo. Una cafetera [tetera en el original] nos dice cuándo está lista y está apagada o silenciosa el resto del tiempo. No llama la atención hasta que sea necesario”.
  • La señal de los baños de los aviones. Una simple pantalla permite ver si el baño de un avión está ocupado o no. Se trata de un mensaje universal que no requiere traducción.
  • Robots aspiradores. Con luces y un sistema de tonos simple, los robots aspiradores llaman la atención cuando necesitan ayuda o nos comunican que todo está bien sin distraernos. El resto del tiempo, funcionan sin acaparar nuestra atención.
  • Pulseras de actividad. Tras su configuración, las pulseras de actividad funcionan en todo momento en la periferia, sin requerir nuestra atención. La información que registran está disponible de forma clara para cuando queramos consultarla.

Ni Amber Case ha llegado del futuro acompañada de Terminator ni Carlo Petrini cree que puede cambiar el mundo con un vaso de Barolo kilómetro cero. Pero sus voces se unen a la multitud de expertos de los más diversos ámbitos que nos piden que dejemos de correr y nos paremos a pensar. Sobre todo, si no tenemos claro a dónde queremos llegar.

Imágenes | Slow Food, Calm Technology, iStock, Pixabay