Drones, ¿sabes para todo lo que valen?

Hace más de 10 años que los drones irrumpieron con fuerza en nuestras vidas. Su primera aparición popular fue en 2009, en una misión militar estadounidense que contó por primera vez con la participación de uno de estos aparatos. Desde entonces, los drones vienen pisando fuerte en el campo del entretenimiento y de las empresas pero ¿sabes la cantidad de usos que tienen actualmente? 

Hoy en día un dron no solo es una forma más de divertirse; también es un aparato que ofrece soluciones para mejorar ciertos aspectos de nuestras vidas. Pero, antes que nada y para quien no esté todavía muy familiarizado con estos aparatos, vamos a explicar en qué consisten. 

Qué es un dron y cómo se utiliza

En castellano, las siglas VANT se corresponden con Vehículo Aéreo No Tripulado, otra manera de referirnos a un dron. Los hay de diferentes tamaños dependiendo de su uso y se caracterizan por incorporar cámaras capaces de sacar fotografías o grabar vídeos a buena calidad. Además, cuentan con GPS y sensores de varios tipos. Todas estas características, como comentábamos, los convirtieron en aparatos perfectos para ser usados en círculos militares, aunque hoy en día sus usos son infinitos.

Hay que tener en cuenta, eso sí, que hoy en día en España el uso de este tipo de aeronaves no tripuladas está regulado por ley. En el caso de que usemos nuestro dron con fines civiles o de recreo tenemos prohibido sobrevolar zonas urbanas, así como lugares donde exista aglomeración de personas (parques, conciertos, bodas). Tampoco podemos usar el aparato de noche, en espacios aéreos controlados o cerca de aeropuertos y aeródromos. Si perseguimos fines empresariales, tenemos que registrarnos en la AESA, la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, así como disponer de un seguro de responsabilidad civil específico, contar con el título de piloto de drones y un certificado médico en vigor. 

Además, en España, todos los drones deben contar con una placa identificativa. A pesar de estas regulaciones, son aparatos que ofrecen amplias posibilidades y que están cambiando nuestras vidas. 

Eventos deportivos y espectáculos

Hemos visto drones sobrevolando algunos de los encuentros deportivos más importantes. La Super Bowl, la Champions o el Mundial de Brasil han contado con los mejores ángulos y planos nunca vistos en este tipo de competiciones. Pero no solo tienen cabida en eventos deportivos, también capturan imágenes en conciertos de rock, desfiles de moda o incluso manifestaciones. Estos aparatos tienen la ventaja de poder volar más bajo y cerca de la gente que una grúa convencional. Ofrecen infinitas opciones creativas tanto a fotógrafos como a cineastas. 

Repartidores desde el aire

¿Te imaginas ir paseando por la calle, notar un ruido, alzar tu cabeza y ver cómo te sobrevuela una pizza? Pues en Rusia, Australia o Israel es una realidad. A la voluntad del gigante Amazon de tener en unos 5 años a los drones repartiéndonos sus paquetes, se han adelantado algunos países que, de momento, lo hacen con las pizzas a domicilio.

Por su parte, en China, la empresa de correo SF Express ya manda sus paquetes a través de estas pequeñas aeronaves. Japón ha empezado también a realizar pequeños servicios postales, acortando los tiempos de espera gracias a la velocidad de los drones. En nuestro país todavía tendremos que esperar, ya que la legislación vigente no permite este tipo de usos, aunque se espera que vaya evolucionando próximamente. 

Localización de personas atrapadas

Los drones son unos aliados estupendos en tareas de rescate. Gracias a su tamaño, velocidad y posibilidades de visión, pueden sobrevolar zonas de montaña de difícil acceso, pero también moverse por espacios como incendios u otros desastres donde una persona de salvamento no podría entrar fácilmente. A través de estos aparatos, es posible investigar la zona y detectar personas atrapadas o en peligro, localizándolas con precisión y permitiéndonos evaluar todos los medios necesarios para su rescate. En nuestro país, el sistema LifeSeeker permite a los drones conectar con teléfonos móviles que se han quedado sin cobertura e informar de dónde se hallan exactamente. 

Trabajos de arqueología

Estas aeronaves tienen una enorme facilidad para recorrer zonas extensas y tomar fotografías de área, lo que nos permite buscar y analizar restos arqueológicos. El ejemplo más sonado es el de las ruinas del Cerro Chepén, en Perú, donde se emplearon los drones para tomar más de 700.000 fotos en 10 minutos, unas 50 veces más de las que se venían haciendo con otros medios. 

Se está empezando a popularizar también el uso de estos ingenios para detectar yacimientos arqueológicos nuevos que permanecen ocultos, permitiendo ubicarlos con exactitud y comenzar las labores de identificación. 

Zonas rurales 

En este caso, estas pequeñas naves permiten a los agricultores avanzar trabajo esparciendo pesticidas, fertilizantes y demás en grandes extensiones de terreno, pero también controlando la aparición de incendios, monitoreando cultivos, localizando plagas… Los drones hacen factible la llamada ‘agricultura de precisión’, donde se realiza un seguimiento al detalle de los cultivos, gestión de riegos y optimización de las materias primas. 

Manipulación de materiales nocivos

Otra de las soluciones que aportan es la de asumir tareas demasiado peligrosas para el ser humano. Por ejemplo, la manipulación y estudio de materiales que son nocivos para nuestra salud. De hecho, en Fukushima (Japón), los drones han permitido ver el interior de un reactor nuclear para poder elaborar un plan que evite futuras fugas. Sin estos aparatos, ejemplos como el anterior habrían sido imposibles de lograr debido al elevado riesgo que suponen esos niveles de radiación para la vida humana. 

Juguete

Por supuesto, los drones se emplean también con el fin de entretenernos. Por un precio medianamente accesible, podemos hacernos con uno de estos aparatos y, teniendo en cuenta la legislación vigente, grabar vídeos, explorar la naturaleza y divertirnos de mil maneras diferentes.

Está claro que de aquí a unos años veremos cada vez más y más usos de los drones. El año pasado y debido a la pandemia, hubo ciertos países que los usaron para controlar cuarentenas, repartir medicamentos y otras labores similares. Las crecientes necesidades del ser humano irán de la mano con el desarrollo de nuevos usos de estas aeronaves no tripuladas que, como vemos, han llegado para quedarse. 

Etiquetas: