Fortnite: qué tiene este juego que nos vuelve locos

Dicen que las modas duran por un tiempo limitado pero parece que Fortnite no va a parar de crecer en popularidad. El juego de Epic Games es la sensación del momento. Adolescentes, youtubers, actores, cantantes futbolistas… todos se han sumado al fenómeno Fortnite. Ha tomado los primeros puestos de Twitch y se ha consagrado como uno de los títulos más jugado de la historia pero, ¿qué tiene este juego que engancha tanto?

¿Originalidad?

Playerunknown’s Battlegrounds (PUBG) fue el juego que puso de moda el género de los battle royale. Juegos donde 100 jugadores desarmados aterrizan en una isla repleta de recursos donde deberán luchar a muerte para conseguir quedar los últimos. Sin embargo, su éxito se ha visto ensombrecido desde la llegada de Fortnite.

Fortnite (izq) está pasando por encima a PUBG (dcha)

Fortnite (izq) está pasando por encima a PUBG (dcha)

 

Todos sabemos que Fortnite es prácticamente un calco de Playerunknown’s Battlegrounds. Realmente, la dinámica de juego solo se diferencia en que en Fortnite podemos emplear los materiales que obtenemos para construir. Hay que decir que Epic Games se ha lucido demostrando tener una estrategia empresarial sin igual.

A estas alturas todos estaremos pensando, ¿por qué BlueHole Studio, creador de PUBG, no ha puesto el grito en el cielo? Al fin y al cabo el éxito de Fortnite está repercutiendo negativamente en su propio juego. La cosa tiene truco; Epic Games es la propietaria del motor gráfico Unreal Engine, el mismo que emplea PUBG. Vamos, que están atados de pies y manos.

Independientemente de esta curiosidad, Fortnite gana a su hermano mayor en popularidad. Y es que el juego de Epic Games tiene una serie de elementos que hacen que, en este caso, la ‘copia’ sea mejor que el original.

Por probar no se pierde nada

Uno de los principales atractivos del juego es que sigue la dinámica Free2Play. En otras palabras, es gratis. De este modo se atrae al jugador casual, que no pierde nada por probar el juego.

PUGB además de ser de pago (cuesta 30 euros) incluye un montón de micro transacciones que pueden acabar por saturar al usuario. En este sentido Fortnite no tiene por qué costarnos un céntimo.

Diversión asegurada

Los creadores de Fortnite han elegido darle al juego una estética más cercana a una peli de Pixar que a un escenario de guerra realista. Los decorados son coloridos y amenos, como los trajes y accesorios de los personajes. Podemos encontrar un pico con forma de unicornio, un arma que dispara huevos o un divertido traje de dinosaurio. Por no hablar de los famosos bailes que nos podemos marcar cuando más nos apetezca.

A todo ello se suma la gran idea que Epic Games ha tenido incorporando la dinámica de construcción. Gracias a las construcciones podemos llegar a cualquier hueco, hacernos fuertes de guerra o simplemente marear al enemigo. Este factor es lo que en parte les ha ayudado a conquistar el terreno del streaming. El tema de las construcciones nos regala momentos más que divertidos. Consiguen hacer que en cada partida el entorno sea diferente.

Un juego para todos

Fortnite está pensado como un juego al que puede acceder un jugador no demasiado experimentado. Su mecánica es sencilla, se pueden encontrar armas fácilmente y no hay que ser muy pro para saber cuáles son mejores ya que están clasificadas por colores.

Además, tiene menos requisitos de sistema que otros títulos del mismo género. Funciona mejor tanto a nivel de red como a nivel local, ya que gráficamente requiere muchos menos recursos para jugar a 60 fps.

Novedades y buen rollo

Epic Games tiene todo un equipo de profesionales analizando lo que la gente dice de su juego en redes sociales. Esta atención hace posible que estén añadiendo actualizaciones, correcciones y novedades al juego de forma semanal. Siempre en relación a lo que piden sus jugadores.

El famoso meteorito trajo muchas novedades al juego en su última actualización

El famoso meteorito introdujo muchas novedades al juego en su última actualización

 

Este es uno de los principales errores que tuvo PUBG. Las actualizaciones eran escasas y el número de bugs y problemas eran constantes. Además, sus jugadores se aprovechaban de ello haciendo trampas y perjudicado al resto de usuarios.

Este es otro de los puntos donde Fortnite se diferencia positivamente: su comunidad de jugadores. Durante las partidas se respira buenrollismo y ganas de divertirse más allá del resultado final. Por no hablar de que todos empiezan desde cero y es imposible hacer trampas. Este tipo de cosas ayudan a que elijamos qué título preferimos jugar.

Y aquí hay que destacar también la presentación que Epic Games ha hecho de su juego, definiéndolo como toda una plataforma. Fortnite se encuentra disponible para PC, PlayStation 4, XBOX One y Smartphone. Nuestros progresos se guardarán dependiendo de nuestra cuenta, pudiendo jugar en todas las plataformas que queramos.

El que siembra recoge

El éxito de Fortnite no habría sido tal sin la estrategia de comunicación que adoptó su desarrolladora. Desde el momento de su lanzamiento Epic Games pagó a distintos youtubers y streamers para que le dieran salida. Esto generó un efecto cadena que le ha ayudado a romper todos los records de audiencias.

Jugadores como Ninja, Lolito o Dr Disrespect acaparan un 36% de las horas de contenido vistas en la plataforma Twitch. Toda esta creciente popularidad no hace más que atraer a jugadores curiosos por saber si el juego es tanto como dicen. Incluso jugadores de PUBG como Shroud han decidido probar suerte en Fortnite, y parece que le han cogido el gustillo. Aún nos queda mucho Fortnite por delante y está por ver si Epic Games estará a la altura.

Etiquetas: