exoplaneta

El telescopio Hubble encuentra un posible planeta B

Un nuevo exoplaneta con atmósfera.

La humanidad tiene por el espacio muchas sondas de exploración que, de vez en cuando, nos traen algún hallazgo interesante de lo que hay en el universo. Son muchas las incógnitas sobre lo que hay más allá del Sistema Solar, pero poco a poco se están obteniendo más datos que hacen que la humanidad tenga fe en que se pueda vivir más allá del planeta Tierra. Y eso es lo que podría haber encontrado el telescopio Hubble, un nuevo exoplaneta con características que podrían ser propicias para la vida humana.

Al parecer, el satélite ha detectado vapor de agua en un pequeño planeta que podría ser uno de los planetas más parecidos a la Tierra encontrados por el momento fuera del Sistema Solar.

GJ 9827d, el nombre del último exoplaneta localizado

Durante años, las agencias espaciales se han esmerado en encontrar un planeta parecido al nuestro para conquistarlo y comprobar si es posible llevar la vía más allá de nuestro planeta. Es cierto que se han detectado muchos candidatos a albergar vida en lo que llevamos de Universo conocido, pero el Hubble ha encontrado un nuevo exponente dentro de los más pequeños en cuanto a tamaño.

Resulta que el proyecto de exploración impulsado por la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA), se ha topado con un planeta pequeño que orbita alrededor de una estrella enana roja que se ubica a 97 años luz de distancia de la constelación de Piscis.

Al parecer, lo más característico de este planeta es que dispone de atmósfera, un elemento que se percibe gracias que la luz de las estrellas se filtra hasta la superficie. Lo mejor de todo es que esto se puede medir gracias al instrumental que tiene el telescopio interestelar y que gracias a que ha pasado por alrededor suyo en más de una ocasión ha podido determinar estos valores con los que la comunidad científica está entusiasmada.

Un planeta pequeño y con atmósfera, algo insólito

Pues sí, resulta que es algo raro encontrarse con un planeta de pequeño tamaño que posea una característica tan importante como la atmósfera. Según dijo Bjorn Benneke de la Universidad de Montreal “hasta ahora, no habíamos podido detectar directamente la atmósfera de un planeta tan pequeño. Y ahora poco a poco nos estamos adaptando a este régimen”.

Con esto se hace patente de que el método científico siempre está expuesto a una revisión constante ya que, como hemos visto, hay situaciones ne las que cambiando unos pocos parámetros se pueden conseguir los mismos resultados obtenidos en entornos ya conocidos.

Sin lugar a dudas, se GJ 9827d será objeto de estudio durante mucho tiempo, orientando sus investigaciones a un estudio más pausado y con más detalle para saber si es posible obtener más información para que en un futuro lejano pueda albergar vida humana sobre su corteza o, quien sabe, comprobar si ya hay vida instaurada en ese entorno.

Total
0
Shares
Anterior
La NASA pierde el helicóptero Ingenuity en Marte ¿qué ha pasado?

La NASA pierde el helicóptero Ingenuity en Marte ¿qué ha pasado?

Adiós al helicóptero de Marte

Te puede interesar