¿Afectan los satélites al campo electromagnético de la Tierra?

¿Causarán algún problema en el futuro?

En plena era tecnológica en la que hay que estar conectado a todas horas es de lo más normal depender de un conjunto de satélites que garanticen esa conexión. Las diferentes compañías hacen lo posible por ello, por lo que es muy habitual que dispongan de una red satelital orbitando alrededor del globo terráqueo. Pero muchos se pregunta si es posible que estos satélites afecten al campo electromagnético de la Tierra de alguna manera.

Es normal que haya cierta preocupación por la cantidad de satélites que operan en el espacio, pero lo muchos se preguntan si es posible que un satélite provoque algún tipo de daño en esta parte tan importante del planeta.

¿De qué se encarga el campo electromagnético de la Tierra?

Aunque no las vemos, hay una gran cantidad de ondas circulando en el entorno. De hecho, nos aprovechamos de muchas de ellas sin darnos cuenta, mientras que otras las generamos como puede ser el sonido que creamos para comunicarnos con otras personas. Pero hay otras que se encargan de otorgar ciertas propiedades a algunos elementos como puede ser el campo electromagnético de la Tierra.

Para los que no sepan qué es, son todas esas partículas de energía que nacen desde el núcleo de la tierra hacia el espacio. Estas se expanden y chocan contra otras. Su origen no solo está en la capa más interna de nuestro planeta, sino que es fruto del movimiento del hierro fundido en dicho núcleo y la rotación del planta. 

Puede que no te parezca gran cosa, pero lo cierto es que esta parte de la Tierra es capaz de repeler las partículas de radiación cósmica que proviene de astros que emiten gran energía como es el Sol. De ahí que podemos deducir que se trata de un escudo ante otras fuerzas que existen dentro del Sistema Solar.

¿Los satélites tienen la culpa de su debilitamiento?

Durante muchos años, los científicos de todo el mundo se han esforzado por dar una respuesta clara y directa al problema del debilitamiento del campo electromagnético de la Tierra. Y sí, el ser humano no se da cuenta de estas cosas a menos que se realicen estudios de lo más avanzados para obtener la información necesaria con la que saber qué es lo que pasa a su alrededor.

Pero lo cierto es que los satélites no tienen la culpa de que el campo electromagnético se debilite. Más bien es al contrario, ya que este campo electromagnético puede causar anomalías que dañen los circuitos de los satélites y conseguir que dejen de funcionar. Es por eso, por lo que las diferentes compañías que tienen aparatos en el espacio los apagan durante un tiempo para evitar daños irreparables.

satelite marte

Al fin y al cabo, los aparatos disponen de mucha aparatología eléctrica, las cuales son más propensas a recibir daños del exterior que provocarlas. Eso por no hablar de que por muchos satélites que hay en el exterior las señales que emiten son mucho más débiles que las que la propia Tierra genera con su rotación, como te hemos dicho antes.

Entonces ¿hay alguna forma de evitar los problemas con el campo electromagnético?

Lo cierto es que no. Como te decimos, el campo electromagnético de la tierra es capaz de causar más anomalías a los satélites que todo lo contrario. La única solución para preservarlos es que se coloquen en modo seguro para aguantar más tiempo en órbita, o apagarlos para que las radiaciones no quiebren sus sistemas.

Pero el deterioro de esta capa se debe a un problema de la propia Tierra. Son muchos los estudios que se están realizando porque ya se sabe que los campos no están alineados ni tampoco son estables. A todo esto hay que sumarle a la velocidad a la que viaja el núcleo de hierro fundido que compone nuestro planeta, el cual también varía y puede generar cambios en el mismo que podrían alterar a la creación de estos campos que son tan importantes para la protección del planeta.

Puede que esto sea un problema que haya provocado lo que se conoce como Anomalía del Atlántico Sur, que no es más que un debilitamiento de estas capas encontrada justo en esta parte del océano. De momento, no tiene mucha relevancia más allá de que puede provocar algunos fallos en los satélites, pero el mero hecho de que se expanda y se esté dividiendo en dos zonas suscita curiosidad a los científicos. Aún así, los científicos siguen estudiando estos fenómenos para conocer más sobre el deber del planeta azul y de cómo pueden afectar estos cambios no solo a los satélites, también a la vida de todos los humanos que pisamos su corteza.

Total
0
Shares
Anterior
Badenes inteligentes, ¿qué tienen en su interior?
no newtoniano

Badenes inteligentes, ¿qué tienen en su interior?

Llegan los fluídos no newtonianos

Te puede interesar