Cómo mejorar el sonido de tu PC o sala de entretenimiento

Ha pasado mucho, muchísimo tiempo desde que nos libramos de la tiranía de las tarjetas de sonido internas. En el momento en que los grandes fabricantes comenzaron a instalar sistemas de procesamiento de audio en las propias placas base, estos accesorios otrora imprescindibles para disfrutar a tope de nuestros juegos pasaron a la historia, relegando al cajón de la retroinformática marcas otrora tan potentes como Adlib, Gravis, Sound Blaster y Roland. Con todo, siempre se puede mejorar el sonido de tu PC.

Muchas personas siguen pensando que basta con conectar cualquier altavoz a su ordenador y ya está todo hecho, pero lo cierto es que son muchos los factores que intervienen a la hora de conseguir un sonido de calidad, libre de ecos, siseos y distorsiones. Con esta breve lista de consejos, estamos seguros de que tú también podrás hacer que, por ejemplo, el ulular de los demonios de Doom Eternal te haga mirar por encima del hombro.

Mejora el sonido de tu PC comprando unos buenos altavoces

Generalmente, los altavoces de sobremesa que se incluyen de serie con los ordenadores son válidos para ver algún vídeo en YouTube, escuchar Spotify sin gran calidad y poco más. Este es un segmento en el que realmente tienes lo que pagas, aunque es posible encontrar productos de calidad razonable por menos de 150 euros.

En primer lugar, deberías evitar los altavoces Bluetooth. Pueden ser válidos para una tablet, pero si quieres jugar, te encontrarás con que pueden añadir latencia y sufrir interferencias. Además, los códecs utilizados suelen utilizar compresión con pérdida de calidad. Usar esta tecnología puede ser interesante como extra si vas a mover el PC o a conectar dispositivos externos como el móvil, pero no debería ser el método de conexión preferente con tu ordenador.

En segundo lugar, debemos pensar en el espacio que tenemos disponible. Un buen par de altavoces de calidad cuestan 50 euros y dan una calidad adecuada. Si tienes hueco en el suelo, también puedes optar por un conjunto 2.1 por menos de 100 euros. Y si tu cuarto tiene sitio suficiente, valora un conjunto 5.1; el audio direccional en series, películas y juegos hace que sea una inversión totalmente recomendable.

A la hora de escoger unos altavoces, te recomendamos que busques marcas conocidas. El peso y los materiales utilizados (plásticos densos o incluso madera) suelen ser buenos indicadores de la calidad de sonido que darán. Evita aquellos de plástico endeble y poco peso, normalmente asociados a imanes de escaso tamaño y sonido distorsionado.

Reduce las vibraciones de tus altavoces

Uno de los problemas habituales cuando hablamos de altavoces de gran potencia es que generan sonido de poca calidad porque vibran en exceso. Estas trepidaciones crean un audio ligeramente distorsionado o incluso producen traqueteos, de forma que puedes tener unos altavoces de estudio verdaderamente estupendos que generan un sonido mediocre cuando subes el volumen.

Una forma muy sencilla de evitar estas vibraciones es aposentarlos sobre una superficie blanda. Unos pies de goma bastan, pero en las tiendas de bricolaje puedes encontrar planchas de aislamiento acústico de diferente grosor. Puedes cortar unos cuadrados y colocar los altavoces encima. Verás como el sonido es mucho más puro. Este truco es especialmente útil con altavoces que generan vibraciones importantes como los subwoofer: no solo sonarán mejor, sino que ahorrarás molestias al vecino.

Por último, es posible que el problema no radique en el apoyo de los altavoces en sí mismos, sino en el escritorio. Si es endeble y se mueve con facilidad, tal vez necesites estabilizarlo para evitar movimientos innecesarias.

Rompe el eco y reduce reverberaciones

¿Notas que tus altavoces suenan con eco? Es posible que las características acústicas de la habitación no sean las más adecuadas. Y esto es independiente del tamaño. La forma en la que se propaga el sonido puede generar resonancias cavernosas en estancias grandes y pequeñas indistintamente, algo que podemos evitar haciendo que las ondas dejen de rebotar en las paredes, ya sea absorbiéndolas o rompiéndolas.

Cuadros, libros… hasta una colección de funkos pueden ayudar a romper el sonido y evitar que rebote en forma de eco. Las cortinas densas también pueden ser efectivas. Si además haces streaming o grabas pódcast, puede ser doblemente recomendable comprar paneles de aislamiento acústico para colocar en la pared; son muy económicos y realmente efectivos, tanto para evitar el eco de los altavoces como el de tu voz.

Utiliza los cables adecuados

Si utilizas unos altavoces de cierta calidad, como un 5.1 o unos de tipo monitor, verás que puedes poner tu propio cable. Hay gente que compra un rollo de «calidad audiófilo» de varios cientos de euros esperando la máxima calidad, mientras que otros, por ahorrar unos euros, utilizan cable eléctrico de núcleo sólido que tienen tirado en el trastero. Ni tanto, ni tan calvo.

Un cable de cobre multifilamento de 2.5 milímetros cuadrados ya brinda una calidad bastante decente y sobra para la mayoría de los casos. El uso de cable eléctrico o de origen desconocido es poco recomendable, porque en ocasiones se utilizan aleaciones de acabado mediocre, que pueden generar problemas, o el cable ha estado expuesto a los elementos, por lo que la presencia de óxido puede afectar a su conductividad.

Configura el sonido de Windows

La configuración de Windows también es importante. El sistema operativo nos permite modificar aspectos como el formato, el sonido espacial y, si tenemos el software adecuado, la ecualización. Evitar un exceso de bajos o de agudos puede reducir la distorsión, o simplemente ajusta el sonido a tus preferencias personales.

¿Has pensado en usar auriculares?

Tal vez no sea posible cambiar a unos altavoces mejores. Por ello, son muchos los jugadores que han optado por utilizar auriculares para disfrutar de juegos y pelis con la máxima privacidad e inmersión, y esta es una excelente opción para recordar que, como sucede con los altavoces, no todos los auriculares son iguales. En nuestro caso, te vamos a recomendar que optes por modelos de diadema como los de la gama Lenovo Legion por su comodidad y versatilidad.

Dentro de esa categoría podremos encontrar los circumaurales (que rodean el oído) y los supraaurales (que se colocan sobre el oído). Cada uno tiene sus ventajas, y hay modelos de calidad extraordinaria por menos de 150 euros. Tan solo recuerda que si vas a jugar con tus amigos, sería recomendable buscar un modelo con micrófono integrado para quitarte otro accesorio de la mesa, como los excelentes Lenovo Legion H300.

 

Valora utilizar un DAC+amplificador independiente

Si finalmente optas por la senda de los auriculares, pronto descubrirás que hay modelos con una calidad increíble. Tanta, que tu es posible que tu PC no tenga un DAC (conversor digital a analógico) suficiente, puesto que la proximidad de los componentes internos introduce ruido (algo común en los portátiles) o su fabricación es propensa al jitter (señal de sonido no deseada).

Además, algunos auriculares de gama alta (300 euros en adelante) necesitan amplificadores más potentes que los instalados en la mayoría de los ordenadores. El resultado es un sonido pobre y enlatado. La respuesta en ambos casos es utilizar un combo DAC + amplificador externo por USB, que proporciona una señal más limpia y toda la potencia que necesitan.

En ocasiones, la diferencia entre utilizar un DAC externo con su propio amplificador frente a la salida de 3.5 mm de un ordenador, especialmente si es portátil, es como la noche y el día, incluso utilizando unos altavoces de 100 euros. Si has decidido desterrar los bafles de tu sala de juego, considera hacerte con uno de estos aparatitos para disfrutar de un sonido de cine.

Fotos | Brian Tromp, AudioQuest, Jeremy Bezanger