Memoria OTG: la alternativa al USB para dispositivos móviles

Cuando queremos intercambiar archivos y documentos entre diferentes equipos informáticos lo más habitual es hacerlo a través de una memoria USB. Se copian los archivos de un ordenador a dicha memoria y después se inserta el USB en el equipo al que se quieren transferir. Esto funciona muy bien con los equipos con sistema operativo Windows, pero ¿qué hacemos con los tabletas o móviles con Android? Para estos casos tenemos se creó la memoria OTG, un tipo de almacenamiento que ayuda a gestionar mejor los archivos del smartphone o la tablet.

Índice

¿Qué son las memorias OTG?
¿Para qué quiero una memoria OTG si tengo una tarjeta SD?
¿Qué memoria OTG adquirir?

¿Qué son las memorias OTG?

El USB OTG o USB host es una extensión de la norma USB 2.0, gracias a la cual tenemos más flexibilidad en la gestión de este tipo de conexión. Esta funciona con una arquitectura del tipo ‘maestro y esclavo’, es decir: un dispositivo manda sobre otro. Así, conectamos una memoria al ordenador, y será este el que pueda ejecutar determinadas órdenes en la memoria. Si lo que conectamos es un teléfono, ocurre lo mismo: el smartphone ocupa el rol de esclavo.

Por contra, la extensión OTG permite que los dispositivos USB conectados ‘negocien’ quién manda. De esta manera, la tablet que conectada al ordenador era esclava, puede adoptar el rol de maestra si se conecta una memoria de esta clase. Esto permite que al conectar la memoria USB, el dispositivo se comporte tal y como un ordenador, pudiendo leer el almacenamiento y gestionarlo como una unidad más, para copiar o transferir datos de forma cómoda.


¿Para qué quiero una memoria OTG si tengo una tarjeta SD?

La pregunta que puede surgir ahora es para qué queremos una memoria compatible con OTG si ya tengo una tarjeta SD que puedo sacar y conectar al ordenador para transferir los contenidos. Lo cierto es que, tanto en el caso de los móviles como en las tabletas, la tarjeta microSD necesita un adaptador para leer el contenido, y no siempre es algo al alcance de la mano.

Por otro lado, también podemos conectar el teléfono o la tablet a través de la conexión USB al ordenador, pero no siempre tenemos un cable a nuestra disposición. Es en estos casos donde tener una memoria compatible con OTG nos puede ayudar a gestionar mejor el almacenamiento de nuestros dispositivos.

Además, un mismo dispositivo de almacenamiento podemos utilizarlo indistintamente en un smartphone o una tablet, de manera que si tenemos varios dispositivos móviles en nuestra casa, tenemos la posibilidad de llevar este almacenamiento allí donde vayamos.

¿Qué memoria OTG adquirir?

Ahora bien: ¿qué memoria OTG me conviene? Esto va a depender de tus necesidades de almacenamiento. Podemos encontrarlas a partir de 14 euros con capacidad de 64 gigabytes (GB), y por poco más de 80 euros si la necesitas con 512 GB de espacio. No obstante, si prefieres usar un USB tradicional necesitarías un cable para la salida tipo A a micro-USB o tipo C, según tu móvil. Este cable, por ejemplo, se adapta a cualquiera de las dos salidas que puede tener en la actualidad un teléfono móvil.

Etiquetas: