¿Qué es más sostenible, leer en papel o en ‘e-book’?

Preocupados por el medioambiente, los lectores habituales se preguntan cuál es la solución más sostenible entre leer en papel o hacerlo en un e-book. Como era de esperar, la respuesta está condicionada por un factor decisivo: ¿Cuántas páginas consumimos al año? Esto es clave para analizar el modo de mínimo impacto, y sin ese dato es imposible determinar qué forma de lectura es más respetuosa con el planeta.

¿Cuánto leemos los españoles?

El mejor informe para saber cuánto leemos en nuestro país es el de Hábitos de lectura y compra de libros en España, elaborado por la Federación de Gremios de Editores. Según este informe, el 95.7 % de la población lee de forma frecuente, destacando el 99.9 % de los jóvenes de 24 a 34 años. Además, el 58.8 % consume libros de forma frecuente.

¿Qué prefieren los españoles: papel o libro electrónico?

Respecto al formato, ocho de cada 10 siguen leyendo en papel (48.6 % en rústica y 32.8 % en libros de bolsillo), mientras que el porcentaje de lecturas en eBook asciende hasta el 18 %, y los audiolibros ya llegan al 0.6 %. Las medias de obras leídas al año (esto es importante) son:

  • 9.7 libros para los lectores de solo papel
  • 12.8 libros para los lectores de solo digital
  • 12.1 libros para los lectores que usan ambos formatos

¿Qué es más sostenible, leer en papel o en ‘e-Book’?

Cuando se piensa en el impacto ambiental de leer en papel se suele pensar en la tala de árboles. Sin embargo, lo cierto es que esta es una fracción mínima de su efecto. A la cuenta habría que añadir cientos o miles de preguntas como estas:

¿Es papel reutilizado? ¿Cuál es la ubicación de origen? ¿Está clorado o blanqueado? ¿Viene de un bosque gestionado? ¿Cuál es el tamaño de corte de la hoja? ¿Se aprovecha el excedente? ¿Se recicla el libro al final, o se incinera? ¿Qué tipo de tinta se usa? ¿Cómo se paquetiza? ¿Lleva faja, marcapáginas, carátula o tapa dura? ¿Cuántas veces se envía y a dónde? ¿Cuál es el gramaje? 

A su vez, los libros electrónicos tienen otras tantas preguntas que resolver:

¿De dónde vienen las materias primas? ¿Dónde ha sido fabricado? ¿Qué sistema operativo usa? ¿La lectura es en la nube o en local? ¿De dónde procede la energía de los servidores y la carga del dispositivo? ¿Tiene retroalimentación? ¿Cuál es el tamaño de la pantalla? ¿Será reciclado? 

Aunque todas estas preguntas tienen respuestas, dar con ellas es excepcionalmente difícil. No obstante, hay formas de simplificar buena parte de esta información y que a la vez los resultados sean coherentes con la realidad. Una sintetización aceptable sería la que sigue:

‘E-book’, más sostenible (a veces)

El impacto A es el número total de procesos y factores (extracción de materiales, fabricación, transporte o reciclado) involucrados en poner un dispositivo electrónico en manos de un lector. Evidentemente, A es un número muy grande en energía, agua, emisiones, pérdida de biodiversidad…

El impacto B es el impacto total de un libro en papel. Puede que no lo parezca, pero B es elevado, especialmente si el libro es de tapa dura, el gramaje es alto, se imprime lejos o se incinera al final de su vida útil (algo muy frecuente). En cualquier caso, B es mucho más pequeño que A. Expresado de forma matemática:

A >> B

El impacto C es el impacto de leer un libro electrónico, por lo general la electricidad para alimentar el dispositivo, pero también el coste ambiental de tener los servidores de donde se descarga. C es muy pequeño, pero no es cero. Matemáticamente, se puede escribir así: el impacto C es mucho más pequeño que el impacto B, que a su vez es mucho más pequeño que el A.

A >> B >> C

Según esa relación entre impactos, matemáticamente existe una cantidad X de libros tal que “X·C + A = X·B”. Es decir, que el impacto de adquirir un dispositivo e-book y leer X libros es el mismo que comprar X títulos en papel. Gráficamente:

impacto libro electronico

¿Qué significa esto? Que existe un número de libros a partir de los cuales la opción más sostenible es adquirir un dispositivo e-book. Aunque dar con esa cifra es difícil sin conocer A, B y C:

X = A/(B−C)

¿Cuándo es más sostenible leer en ‘e-book’?

Para dar con esa X, unos investigadores de la Royal Institute of Technology de Suecia diseñaron un modelo altamente complejo y tuvieron en cuenta todos los impactos que se les ocurrieron. No están todos los que existen, porque es imposible, pero sí tantos como fueron capaces de medir o estimar.

Estos estudiosos llegaron a la conclusión de que una vez leídas 11 880 páginas el impacto ambiental del e-book caía por debajo del de leer en papel. Calculado en libros, dieron como resultado 33 libros de 360 páginas. Si el libro electrónico se rompe o extravía antes de terminar esos libros, su impacto será superior al de leer en papel.

Recordemos que los españoles que leen solo en formato electrónico leen, de media, 12.8 libros al año. Estas personas ‘amortizarán’ ambientalmente su e-book en poco menos de tres años. Aunque lo suyo es que duren bastante más, lo máximo posible.

¿Qué es mejor para los ojos, el ‘e-book’ o el papel?

leer en papel o en ebook que es mas sostenible

El tema de qué formato es mejor para los ojos lleva siendo discutido varios milenios, desde que los perseverantes lectores perdiesen la vista en la Biblioteca de Alejandría. Las pantallas solo han avivado la discusión al añadir complejidad a la ecuación. Esto es lo que se sabe a ciencia cierta:

  • Toda lectura cansa la vista, en cualquier formato, si se le dedican muchas horas. Lo mismo ocurre en otras actividades que exigen concentrar la mirada en objetos próximos.
  • La lectura en monitores retroiluminados multiplica considerablemente los problemas de fatiga, falta de comprensión o de memorización, visión borrosa, cefaleas o dificultad de enfoque.
  • Los libros en papel y los de tinta electrónica (no retroiluminados), si son del mismo tamaño, no presentan ninguna diferencia en materia de salud ni a corto ni largo plazo.

¿Qué es más asequible en cuanto a precio: los ‘e-books’ o el papel?

En nuestro país, y de forma aproximada, los libros electrónicos son un 50 % más baratos que sus homólogos en papel. Dicho de otra forma: en e-book se puede leer el doble por el mismo precio. Hay aplicaciones muy interesantes para esta lectura, aunque para ello hay que hacer una inversión inicial que es superior al importe de un libro físico.

Esto da algunas pistas sobre su sostenibilidad, al evitar elementos como la impresión o el traslado de obras materiales. De nuevo, tenemos un A, B y C de costes: A, coste del dispositivo del e-book; B, el de un libro en papel; y C, precio de un libro electrónico. Y se vuelve a dar que existe un X tal que:

X·C + A = X·B

X = A/(B−C)

Si el dispositivo electrónico cuesta 300 euros; el libro en papel, 20; y el e-book, 10 (cifras muy frecuentes), entonces hará falta leer 30 títulos para amortizar la compra a nivel económico de un e-reader. Cantidad muy próxima a la amortización ambiental, como era de esperar.

 

Más en el blog de Lenovo | El papel español que puedes plantar después de usarlo y quiere revolucionar el medio ambiente

Más en el blog de Lenovo | ¿Por qué no tomamos apuntes en clase con la tablet (con un tenedor, si quieres)?

Imágenes | Ales Krivec, Lucrezia Carnelos