Qué necesita un smartphone para ser la perfecta máquina gaming

¿Qué necesitaría el teléfono móvil perfecto orientado al gaming? ¿Cómo sabremos buscar entre tanta oferta? ¿Es el smartphone más caro el ideal?

A estas y otras preguntas vamos a responder a través de una serie de pautas y consejos esenciales. Y, para ello, acudimos al mejor ejemplo posible, el Lenovo Z6 Pro que la compañía presentó para hacer frente a cualquier tarea, aunque de momento no está disponible en España.

Las características básicas

Y comenzamos respondiendo a la tercera pregunta formulada. No, no es necesario acudir al smartphone más caro del mercado, ya que todos los flagships o terminales tope-de-gama aprovechan las últimas tecnologías, biométrica y lentes de cámara. Y, aunque a cualquiera le alucina una buena fotografía, en esta ocasión buscamos potencia y rendimiento. Y eso solo se obtiene echando una mirada al motor.

Los teléfonos para gamers deben contar con el mejor procesador posible, aquel que arroje más potencia por cada vatio consumido. Se impone, por tanto, acudir a los procesadores más pequeños y eficientes. El desahogo nos lo dará la memoria RAM —cuanta más, mejor, pues garantizará una mayor velocidad en el procesamiento de la información—.

Por último, dos ingredientes esenciales en el plato: la batería, que ha de contar con gran capacidad para no drenarse en cuestión de minutos, y la pantalla, que debe sumar buena pulgada, gran calidad, nitidez y, a ser posible, una tasa de refresco superior a los smartphones tradicionales. Ya veremos por qué.

Primer punto, la construcción

Jugar implica manosear la pantalla y el uso intensivo siempre es más agradable ante un diseño robusto. En este particular podemos jugar con mando, vía Bluetooth o utilizando alguna carcasa protectora por si se nos escurre el terminal en pleno tiroteo en ‘Valorant’ o ‘Call of Duty: Warzone’, el nuevo battle royale de la dinastía shooter.

El citado Lenovo Z6 Pro cuenta con una carcasa de diseño inteligente, con la cual garantizar una refrigeración controlada gracias a sus caloductos orientados hacia los marcos. Porque, cuando te picas y enlazas una partida tras otra en ‘Fortnite’, al final te olvidas de la refrigeración. Este smartphone cuenta con refrigeración líquida y modo Turbo para multiplicar el rendimiento sin drenar la batería.

Procesador y RAM

La RAM, como decíamos, define la agilidad con la que se ejecutan los procesos. Nunca apuestes por un smartphone gaming con menos de 8 GB de RAM o tarde o temprano te llevarás un chasco. Sí, con 4 GB podemos jugar a ‘Monument Valley’, pero no a ‘ARK: Survival Evolved’ o ‘Asphalt 10’, dos de los juegos más representativos del gaming portátil.

Y si seguimos hablando de la máquina, el cerebro del Lenovo Z6 Pro posee tres opciones de RAM, 6 GB, 8 GB o 12 GB, y se alimenta con uno de los procesadores más avanzados del mercado, el Snapdragon 855. El benchmark de este minúsculo procesador es delirante: marcas entre 360.000 y 370.000 puntos en la última versión de AnTuTu, dejando muy por detrás a la gran mayoría de smartphones de 2019.

Cabe apuntar que su GPU Adreno 640 es imprescindible en el rendimiento gráfico. Y además es compatible con los lenguajes y paquetes de herramientas OpenGL 3.2, OpenCL 2.0 FP, Vulkan 1.1, DirectX 12. En cuanto a almacenamiento, puede configurarse en opciones de 128, 256 y 512 GB.

Pantalla grande ande o no ande

En este apartado conviene ser taxativo e incluso contundente: menos de seis pulgadas, para jugar, supone un incordio. En tanto sumamos nuestros pulgares para gestionar la cruceta virtual y desplazarnos, parte de la pantalla queda opacada y, por ende, parte de la acción que vemos.

Por esto es conveniente apostar por una pantalla amplia de 6 a 6,9 pulgadas. Y, en cuanto a la tecnología adecuada, además del habitual fingerprint —el recubrimiento antihuellas— se recomienda una pantalla AMOLED u OLED, ya que ofrecen mucho mejor contraste y viveza en los colores. Si la pantalla es compatible con HDR, mejor que mejor. La del Lenovo Z6 Pro es una OLED 6,39″ a resolución 2K.

Y si apuesta por una tasa de refresco superior —90 GHz, 120 Hz o los ideales 144 Hz frente a los 60 Hz habituales—, nos garantizamos menos mareos, menos dolores de cabeza debido a un menor esfuerzo ejercido por nuestro cerebro en materia de persistencia retiniana…. y mucha mayor fluidez en la acción del juego, que es al fin y al cabo lo que más nos interesa.

¿Gran batería o gran powerbank?

Por último, vamos a por la habitual nota negra de las reviews y un punto definitorio a la hora de elegir smartphone gaming. Los más jugones dicen que tampoco es necesaria una gran batería porque teniendo una Powerbank al lado estamos servidos. Esta es una verdad a medias: la batería portátil externa nos brindará mayor versatilidad, pero eso no elude la necesidad de contar con la mayor cantidad posible de tiempo de juego.

El Lenovo Z6 Pro, por ejemplo, apuesta por los 4.000 mAh con carga rápida de 18 W y 27 W.

¿Y qué hay de los juegos?

No creas que en el mundo del gaming no hay vida más allá de ‘Angry Birds’ o ‘Candy Crush’. Al contrario, nunca hubo tanta oferta portátil. Si nos fijamos en las Google Play Store y App Store de Apple, encontraremos esta idea en común.

Si no sabes qué elegir, aquí tienes algunas ideas, desde grandes clásicos del RPG japonés (ports revisados de ‘Dragon Quest’, ‘Final Fantasy’), juegos de puzles de toda índole, indies con mucho píxel y creatividad y, como colofón, obras ya míticas como ‘Minecraft’, ‘Oddworld: Strangers Wrath’ o ‘Stardew Valley’.

‘PUBG Mobile’ (la adaptación del rey de los battle royale), ‘Real Racing 3′ o ‘NOVA 3’ (licencias reales y velocidad frenética), ‘Gangstar Vegas’ (el que algunos denominan GTA-marca-blanca tanto o más adictivo que el ‘Vice City’ que emula), ‘Shadowgun: DeadZone’, ‘Mortal Kombat X’, ‘FIFA Mobile’ y ‘Ravensword: shadowlands’ (el ‘Skyrim’ para móviles) también son algunos nombres propios que te van a sorprender en cuanto los instales.

Imágenes | Google Play

Etiquetas: