Cómo combatir y denunciar los delitos de odio en Internet

Internet es una puerta abierta al mundo. Un mundo en el que podemos adquirir conocimientos y, por supuesto, interactuar con otras personas de todos los lugares. Este tipo de acciones siempre conlleva un riesgo: encontrarnos con personas que no son tan amables como nosotros.

El delito de odio es algo con lo que tenemos que lidiar en la red y que no debemos dudar en denunciar. Si existen comportamientos desagradables en la vida real, cómo no esperarlos en un lugar en el que es posible ocultarse tras un seudónimo y una fotografía falsa. Para combatir y denunciar los delitos en odio en Internet, debemos tener en cuenta una serie de pautas. Es muy importante no dejar pasar nada que pueda estar ocasionando un daño a nosotros mismos y a terceras personas.

Así podemos reconocer y denunciar los delitos de odio en Internet

El Ministerio del Interior define grosso modo los delitos de odio como «cualquier infracción penal, incluyendo infracciones contra las personas o las propiedades donde la víctima, el local o el objetivo de la infracción se elija por su, real o percibida, conexión, simpatía, filiación, apoyo o pertenencia a un grupo, basado en una característica común de sus miembros».

El discurso del odio, en el cual se manifiestan acciones que conllevan un delito de odio, debe contener los siguientes elementos:

  • Una acción comunicativa
  • Manifestación de odio y rechazo
  • Dirigido a persona o grupo de personas de un grupo específico (raza, religión, orientación sexual…)
  • Motivo de desprecio

Hay que tener en cuenta, no obstante, que el discurso del odio se enfrenta, de manera directa, con la libertad de expresión. No es lo mismo atacar a una persona por ser gay y amenazarla directamente, poniendo en peligro su integridad física, que hacer un chiste sobre él. Sí, es de mal gusto, pero no constituye un delito. Para definir de manera más clara cuándo un comentario es denunciable, la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI) considera que deberían perseguirse penalmente aquellos discursos que “puedan incitar a actos de violencia, intimidación, hostilidad o discriminación”.

¿Cómo podemos, entonces, denunciar un delito de odio en Internet del que hayamos sido testigos o, directamente, afectados? Para ello solo debes llamar al 091 de la Policía Nacional o al 062 de la Guardia Civil. Antes, realiza capturas de pantalla de todos los mensajes susceptibles de delito para cuando te soliciten pruebas del mismo, ya que pueden ser borrados por el autor para eludir el posible castigo. Combatir los discursos de odio es responsabilidad de todos.

Etiquetas: