Contract for the Web: así quiere salvar internet su propio inventor

Barreras de acceso, censura, polarización, desinformación… Internet sigue sin parecerse a eso que imaginaron sus padres fundadores. Es más, cada vez se parece menos. Para voltear la situación, Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web (www) ha lanzado la iniciativa Contract for the Web, a la que se han sumado ya más de 1.100 empresas, organizaciones y administraciones.

“El poder de la web para transformar la vida de las personas, enriquecer la sociedad y reducir la desigualdad es una de las grandes oportunidades de nuestro tiempo. Pero si no actuamos ahora, y si no lo hacemos juntos, para evitar que la web sea mal utilizada por aquellos que quieren explotar, dividir y socavar, corremos el riesgo de desaprovechar ese potencial”, anunciaba el propio Berners-Lee durante el lanzamiento de la iniciativa.

Qué es Contract for the Web

Tim Berners-Lee el creador de la world wide web

Nos llevó el esfuerzo de todos construir la web que tenemos. Nos costará a todos asegurar su futuro.

Con este eslogan directo se presenta Contract for the Web, un movimiento que aspira a ser transversal para involucrar a todo tipo de entidades y a los ciudadanos en la defensa de internet. Un plan global creado para asegurar que la web no se convierta en una amenaza para la privacidad de las personas, la democracia, la salud y la seguridad.

El proyecto, impulsado por Tim Berners-Lee, se ha desarrollado durante algo más de un año con la contribución de expertos de diferentes áreas. De hecho, el trabajo está basado en proyectos locales anteriores como el Mozilla Manifesto, los principios de conectividad y desarrollo o la Internet Bill of Rights, y marcos legislativos como el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) de la Unión Europea.

“Solo a través de compromisos reales y acciones concretas de todos los miembros de la comunidad de internet, y especialmente los gobiernos y las empresas, haremos las reformas necesarias para que las personas y los derechos vuelvan a estar en el centro de internet”, explicó también durante el lanzamiento Brett Solomon, cofundador y director ejecutivo de Access Now, una ONG que trabaja en la defensa de los derechos digitales de las personas.

Nueve principios para una red más abierta y segura

Contract for the Web marca una hoja de ruta con 76 cláusulas agrupadas en nueve principios, tres para las administraciones, tres para las empresas y tres para los ciudadanos.

1. Asegurar que todo el mundo pueda conectarse

Se trata del primero de los tres principios para las administraciones y se resume en los siguientes enunciados. Busca establecer objetivos políticos ambiciosos, como reducir la brecha digital tanto de conocimiento como de acceso a banda ancha; diseñar marcos legales e instituciones transparentes para la defensa de internet, como políticas fiscales que estimulen la conectividad; y garantizar el acceso a internet de las poblaciones excluidas.

2. Mantener la totalidad de internet disponible para todos los usuarios

Persigue crear marcos legales para que ningún gobierno pueda interrumpir el acceso a la red; desarrollar medidas que permitan eliminar el contenido ilegal sin que se vea afectado el respeto a los derechos humanos; e impulsar la libre competencia y los estándares abiertos en todas las capas de la red, desde las infraestructuras hasta el contenido.

3. Respetar el derecho a la privacidad de las personas

Está encaminado a proteger los datos personales y el derecho a la privacidad de forma prioritaria; establecer marcos para que las necesidades de información de los gobiernos sean proporcionales y limitadas; y monitorear y controlar que el resto de actores involucrados protegen la privacidad de las personas.

4. Trabajar para que internet sea asequible y accesible para todos

Es el primero de los tres principios para las empresas y consisten en las siguientes cláusulas. Busca trabajar en la asequibilidad y la accesibilidad de internet mediante políticas que aborden las necesidades de los grupos excluidos; trabajar para mejorar la calidad del servicio en todo el mundo; y colaborar con los gobiernos y la sociedad civil para garantizar el acceso universal a internet.

5. Generar confianza mediante el respeto y la protección de los datos personales

El quinto principio está encaminado a que las empresas otorguen el control de los datos personales y la privacidad a los usuarios; avanzar en la responsabilidad corporativa y la protección de los datos desde el diseño; y asegurar que los mismos niveles de privacidad estén disponibles para todas las personas.

qué es Contract for the Web y por qué es importante

6. Desarrollar tecnologías que saquen lo mejor de la humanidad

El último de los principios centrado en las empresas persigue que las organizaciones sean responsables y rindan cuentas de sus políticas de respeto de la privacidad y control de riesgos; que se comprometan con todas las comunidades de forma inclusiva; y fomenten la inversión en bienes comunes digitales como los estándares abiertos o el software de código abierto.

7. Convertirse en creadores y colaboradores activos

El Contract for the Web también pide la implicación de los ciudadanos. Mediante el séptimo principio, solicita de forma expresa que se participe activamente en la construcción de la web, tanto a nivel contenido como sistemas, compartiendo información y defendiendo los estándares tecnológicos abiertos en la medida de lo posible.

8. Construir comunidades que respeten la dignidad humana

Este principio busca que todo el mundo se sienta acogido y seguro en internet. Para ello, los usuarios deberán trabajar por una web más inclusiva, comprometida con los grupos tradicionalmente excluidos y aquellos que son objeto de ataques o abusos. Y, sobre todo, pide no participar de la difusión de información íntima que viole la privacidad de las personas.

9. Luchar para proteger internet

El último de los nueve principios del Contract for the Web es claro: defender internet para que sea un recurso público y abierto en el futuro. Para el movimiento, los ciudadanos deben trabajar para concienciar al resto sobre las amenazas que sufre internet, oponerse a las intrusiones de los estados u otras entidades e involucrar al mayor número de personas en el complimiento de los nueve principios.

Desde el principio, el movimiento iniciado por Tim Berners-Lee y su World Wide Web Foundation ha contado con el apoyo de organizaciones como Microsoft, Google, Electronic Frontier Foundation, DuckDuckGo, CIPESA, Access Now, Reddit, Facebook o Reporters Without Borders. Poco a poco, ha ido sumando a la iniciativa a miles de individuos, empresas y administraciones. Todas las manos son pocas para defender el futuro de internet.

Imágenes | Unsplash/ Perry Grone, israel palacio, Web Foundation