¿Son seguros para nuestros ojos los escáneres de iris de los smartphones?

Cada vez son más los smartphones que utilizan la luz infrarroja para verificar nuestra identidad. Nadie duda de su comodidad y, hoy por hoy, dan unos resultados estupendos pero ¿sabemos si estas luces infrarrojas pueden dañar nuestros ojos?

La tecnología del escáner de iris

La luz infrarroja (IR) es una forma de radiación visible no ionizante que se encuentra en el límite inferior del espectro electromagnético. Sus fuentes son muchas: el mismo sol o las hogueras emanan luz infrarroja, además de que este tipo de luz emana calor también.

escáneres de iris

Seguridad en el reconocimiento de iris

El principal problema de los rayos infrarrojos puede venir de la sobre exposición, aunque este peligro está calculado y evitado en nuestros smartphones: para experimentar un daño a nuestros ojos, perdiendo visión, deberíamos estar con los ojos abiertos a un milímetro de la fuente de luz durante 20 minutos.

Sin embargo, aunque cuando activamos esta característica, además de que el fabricante nos informa de los riesgos potenciales, la mayoría de los fabricantes limitan la emisión de luz infrarroja a unos 20 segundos, manteniendo el teléfono a unos 20 centímetros de nuestros ojos, por lo que nuestros ojos no corren ningún riesgo.

escáneres de iris

Ahora bien, existen muchos rumores sobre los infrarrojos que, como veremos, no siempre son ciertos. En primer lugar tenemos que aclarar que los infrarrojos no son un rayo láser, por lo que podemos estar tranquilos.

En segundo lugar, los IR no causan cáncer. Como ya hemos dicho, son una forma de radiación no ionizante, o sea, que no elimina los electrones, por lo que no pueden causar esta enfermedad.

Cómo funciona

Los escaneos del iris mediante luz infrarroja son muy similares en todos los fabricantes de smartphones, aunque no sean exactamente iguales. Básicamente, se trata de un LED IR que emite este tipo de luz, a la que se une una cámara IR que captura la luz infrarroja.

En la mayoría de los casos el emisor de luz ilumina nuestros ojos y toma una fotografía IR. Luego, el smartphone compara los detalles de los ojos con los de las fotografías anteriores. Si coincide, se desbloquea.

En otros casos, además, puede que no solo escanee los ojos sino también todo el rostro. Esto lo hace creando una malla formado por cientos de puntos IR. El teléfono toma una fotografía de esta malla y verifica esa foto con la que hay grabada anteriormente.

Usos, ventajas y beneficios

Los usos y ventajas son conocidos por todos: la comodidad para desbloquear el smartphone o aplicaciones sin utilizar las manos, identificación biométrica de los iris, el rostro o incluso la palma de la mano, etc. Este «filtro de seguridad» nos servirá en un futuro próximo para, por ejemplo, identificarnos al hacer comprar o para operaciones bancarias.

Precauciones y cuidados

Ya hemos visto que los rayos infrarrojos no son, por sí, peligrosos. Lo único que debemos hacer es utilizarlos como se debe, menos de 10 segundos seguidos y a unos 20 centímetros de distancia, nunca menos.

Obviamente, las personas fotosensibles o con epilepsia deben aumentar las precauciones o, directamente, no utilizar esta tecnología. Un último consejo: si no está seguro de si utilizar los rayos infrarrojos para identificarnos, siempre podemos desactivar esta característica y estaremos más tranquilos.

Etiquetas: