tarjeta

Tipos de tarjetas de crédito que puedes pedir a tu banco

Paga como quieras.

El dinero va cambiando de manos día tras día y más con el formato digital. Estamos acostumbrados a hacer compras utilizando el papel moneda y las monedas que guardamos en los bolsillos, pero puede que en alguna operación te haya tocado sacar de tu monedero la tarjeta con la que vas a pagar en algún comercio. Sin embargo, para muchos es muy diferente el tipo de plástico que utilizan, por lo que es importante tener en cuenta que clases de tarjetas bancarias hay disponibles.

Y es que si abres una cuenta en cualquier banco esta también irá asociada a una tarjeta que a día de hoy ya no necesitas ni pasar la banda magnética por el datáfono para pagar con ella.

Tarjetas bancarias, lo más rápido para hacer una transacción

Nos hemos acostumbrado a que en plena era digital es de lo más normal tener en las manos la posibilidad de comprar en cualquier comercio desde casa. Lo bueno es que hay cosas que no han cambiado y seguro que sigues pagando algunas cosas en metálico, desembolsando el dinero que marca un producto en la caja del comercio que lo vende.

Sin embargo, fue en 1949 cuando nacieron estos objetos de plástico llamados tarjetas bancarias que ayudaban a realizar transacciones entre comercios y un usuario. Entonces era algo que sugería un lujo, ya que pocas personas se permitían tener una de estas en sus bolsillos para pagar, obviamente, en los lugares más prestigiosos que simplemente tomaban los datos de la tarjeta para llevarlo al banco y hacer la posterior transacción.

En los tiempos que corren, cualquier persona tiene una de estas en su tarjetero o incluso en su móvil. De hecho, las actuales ya no tienen serigrafiados los datos de la persona y la tarjeta y, por si fuera poco, van equipadas con chips compatibles con la tecnología contactless de los datáfonos que reciben la orden de pago. Si quieres que recemos más el rizo, estos se han convertido en servicios que cualquier persona puede contratar desde el móvil y empezar a usar incluso antes de usar el plástico en su casa gracias a la tecnología NFC de los terminales actuales.

Tipos de tarjetas bancarias

Ahora que ya tienes en cuenta un poco de la historia de este sistema de pagos, vamos a echar un vistazo a los diferentes tipos que hay disponibles para que tengas claro que hay clase de producto acabas contratando.

Tarjetas de débito

Probablemente, este es el tipo de tarjeta bancaria más común de todas las que te puedes encontrar tanto si trabajas en un comercio como de las que te pueden ofrecer al abrir una cuenta nueva en un banco. Estos plásticos tienen la peculiaridad de que simplemente cogen el dinero de tu tarjeta bancaria obedeciendo al límite de saldo disponible en ella.

compra internet tarjeta

Dicho de otra manera, puedes comprar lo que quieras hasta acabar con todo el dinero almacenado en tu cuenta bancaria. De lo contrario tu tarjeta será denegada en cualquier comercio, ya que no dispone del dinero necesario para cubrir el monto que pide la tienda o el servicio que quieres contratar.

Por supuesto, puede darse la situación de llegar a un límite de operativa, lo que supone que el usuario vuelva ha puesto un límite diario al dinero que puedes sacar de la cuenta asociada a la tarjeta.

Tarjetas de crédito

Probablemente, esta es una de las más conocidas y la que comúnmente se piensa y cuando hablamos de utilizar una tarjeta bancaria. Sin embargo, su utilización tiene un detalle muy importante que debes tener en cuenta si en algún momento te ofrecen una de estas y es que no solamente puede utilizar el dinero que tienes sino también el que no tienes.

Y es que estas tarjetas tienen la peculiaridad de que utilizan también el dinero que no tienes es decir el que te puede prestar el banco para cubrir el total de una compra algo así como si estuvieras viendo un crédito de manera instantánea y que por supuesto tendrás que devolver en un plazo determinado. Sin embargo, el pago realizado se puede hacer de dos formas:

  • Pago total: es una forma de pago en la que se aplaza el pago de todas las compras que se hayan realizado.
  • Pago aplazado: en el que puedes devolver el pago dependiendo de los plazos que elijas. A diferencia del anterior este tiene unos intereses que pueden variar.

Sea como sea, debes tener en cuenta que no todos los usuarios tienen la posibilidad de optar a este tipo de productos bancarios, ya que se tienen que cumplir los siguientes requisitos:

  • Ser mayor de edad
  • Tener una cuenta en el banco correspondiente
  • Tener capacidad económica para cumplir con las obligaciones del usuario

De esta manera, el banco tiene la posibilidad de conocer al usuario y saber si es capaz de cumplir con los pagos cuando se requieran con los correspondientes intereses. Además, estas tarjetas tienen una peculiaridad y es que permiten tener una serie de ventajas en algunos servicios tanto del propio banco como de algunos comercios asociados.

Tarjeta de prepago

Se trata de una tarjeta que funciona como una cuenta de ahorros. Es decir, la tarjeta tiene la posibilidad de actuar como una de débito ya que solo funcionará si tiene saldo disponible. La diferencia es que esta solo funcionará si la cargas con dinero de una cuenta que tengas. Este tipo de tarjetas son realmente interesantes para todos los que quieren comprar por Internet, ya que permiten que los usuarios pongan una tarjeta que si llega a ser vulnerada tienen la tranquilidad de que los ciberatacantes no podrán hacer nada con ella por falta de dinero.

Tarjetas virtuales

En los últimos años, los usuarios ya prescinden del formato físico de las tarjetas bancarias. Estas son las llamadas tarjetas virtuales, las cuales van asociadas a una serie de datos que tiene para operar como las tradicionales. Eso sí, tiene características comunes como el uso de un código CVV con el que validar los pagos que realice el usuario.

Total
0
Shares
Anterior
Estas dos nuevas funciones te ayudarán a encontrar tu móvil más rápido

Estas dos nuevas funciones te ayudarán a encontrar tu móvil más rápido

Bloquea el terminal a distancia

Te puede interesar