Descubre si has sido hackeado en alguna web de Internet. Te sorprenderá

hackeado

Internet se ha vuelto una herramienta indispensable para la mayoría de las personas. Se accede a diferentes servicios y plataformas en las que nos registramos y facilitamos datos personales. Y lo malo es que en muchas de ellas hemos trasladado las prácticas de seguridad que tenemos en nuestros ordenadores de casa. Y claro, no es lo mismo un equipo al que sabemos que no va a acceder nadie, que identificarse en una plataforma en Internet. Por eso vamos a ver cómo saber si has sido hackeado en alguna web de Internet.

El principal peligro es que un ciberatacante se apropie de nuestra cuenta, de nuestros datos, pero también de nuestra identidad. Pero además si utilizamos siempre la misma contraseña para todo, tendremos un grave problema. Los fallos en la seguridad de diferentes sitios web y los consiguientes robos de datos ocurren de forma periódica. Yahoo, Dropbox, Adobe o Steam son sólo alguno de los ejemplos más sonoros.

¿Cómo saber si has sido hackeado en alguna web de Internet?

Lo más recomendado es utilizar una contraseña diferente para cada página o servicio en el que nos damos de alta. En caso contrario, si has sido hackeado tendrás que cambiar las contraseñas de acceso en todos los servicios que utilices o te hayas dado de alta con la misma contraseña. Y esto puede ser una tarea complicada si no tenemos claro en cuántos sitios nos hemos registrado.

Lo normal es que no seamos conscientes de la cantidad de sitios que han tenido problemas de seguridad y cómo nos pueden afectar. Por eso existen páginas especializadas como Hesidohackeado.com donde basta con introducir la dirección de correo electrónico asociada a un servicio para saber si estamos o no en peligro. Lo cierto es que los resultados seguramente van a sorprender a más de uno.

De cada cuenta se nos indica los servicios y plataformas en los que estamos registrados y si han sufrido algún incidente de seguridad por el que los datos de nuestras credenciales hayan podido quedar expuestos. En estos casos hay que tener en cuenta si en su momento, cuando recibimos el aviso del servicio sobre el incidente cambiamos la contraseña de acceso o no. En todo caso, si tenemos dudas, lo mejor es volver a cambiarla.

De cada fuga se ofrece información de cuándo sucedió, qué cantidad de datos se robaron, o cuántas cuentas de correo quedaron al descubierto. Con todo ello tenemos los elementos necesarios para ver la importancia de la fuga de datos y cómo nos puede afectar como usuarios.

Otra alternativa para revisar si nuestra cuenta de correo está asociada a un servicio que ha sufrido algún incidente o no es la página HaveBeenIPwned.com. El funcionamiento es similar a la página anterior. De hecho si revisamos las mismas direcciones lo más probable es que encuentren las mismas vulnerabilidades, pero no tienen exactamente las mismas bases de datos. Por eso nunca está de más hacer una segunda comprobación.

Por último algunas cuentas de correo, como el caso de Gmail, para prevenir problemas nos avisan de los inicio de sesión desde equipos que no son habituales. Además nos dan las instrucciones pertinentes para contener un posible problema de seguridad en caso de que no hayamos sido nosotros los que hemos accedido.

Comprobar tu actividad de Gmail

Gmail también ofrece revisar la actividad asociada a nuestra cuenta. En el caso del correo de Google basta con ir al final de la bandeja de entrada donde tenemos un enlace a la última actividad de la cuenta. Aquí se abre una ventana que nos indica desde donde se ha accedido.

En este caso conviene no ponerse nervioso si vemos que se accede desde un país diferente, sobre todo si utilizamos extensiones en el navegador o hemos dado permiso a diferentes servicios para utilizar las credenciales de Google para identificarse.

¿Qué hacer si has sido hackeado?

Como hemos comentado antes, en caso de haber sido hackeada la cuenta de correo lo inmediato es cambiar la contraseña de acceso al servicio. Si sólo utilizábamos estas credenciales para este servicio podemos quedarnos tranquilo. Lo malo es utilizar siempre las mismas para todas las plataformas. Entonces tendremos que cambiar la contraseña en todos los sitios donde nos hayamos dado de alta.

El problema es que en muchas ocasiones ni siquiera nos acordamos de dónde nos hemos registrado. A veces simplemente se ha entrado para probar cómo funciona, pero no hemos vuelto a probar. Y sin embargo el acceso ha quedado comprometido.

Además tendremos que cambiar las contraseñas también en las apps móviles de nuestro smartphone o nuestro tablet que utilicemos. Todo esto supone una incomodidad para la mayoría de los usuarios, a cambio de una mejora en la seguridad. Como siempre, utilizar contraseñas fuertes siempre es una buena medida para evitar problemas en el futuro.

En Blog Lenovo | Borré mis archivos del ordenador por error y no tengo copia de seguridad, ¿se pueden recuperar?
Imagen | typographyimages

Etiquetas: