Éste no ha sido el año de las impresoras 3D y nos gustaría

impresora-3d-tecnologia

La impresión 3D estaba llamada a revolucionar la industria tecnológica y con ella la vida de todos nosotros. Gracias a esta tecnología, incluso algunos pronosticaban sin miedo (y a lo loco) que gigantes como Ikea iban a verse amenazados porque los usuarios íbamos a ser capaces de construirnos, nosotros solos, casi cualquier cosa.

Las previsiones de las impresoras 3D, siempre optimistas

Casi todos los estudios de mercado y los analistas preveían (incluso lo siguen haciendo) importantes crecimientos en este sector. Por ejemplo, un informe de Wohlers Report 2015, aseguraba que la industria de la impresión 3D crecería en más de un 31% anual entre 2014 y 2020, para generar más de 21.000 millones de dólares en ingresos en todo el mundo.

Las ventas mundiales de impresoras 3D aumentaron un 35% en 2015 en comparación con las del año anterior, según el informe de la consultora Context. Pese a todo, en todo el mundo solo se han vendido 173.962 impresoras 3D en todo el mundo, de las que el 95% son impresoras personal / de escritorio, con un precio generalmente por debajo de los 5.000 dólares.

3d-printer

Los accionistas siempre esperan más

Sin embargo, y pese a estos cantos de sirena, lo cierto es que en los mercados bursátiles las empresas que se dedican a la fabricación y comercialización de impresoras 3D no están viviendo su mejor momento.

En algunos estudios sobre el dinero que puede mover esta industria quizá no se tenga en cuenta los resultados de dos de las empresas más importantes en lo que a impresión 3D se refiere. 3D Systems y Stratasys han experimentado las dos una notable desaceleración en sus ventas, realizadas principalmente en segmentos profesionales e industriales. Cabe señalar, por ejemplo, que durante los primeros nueve meses de 2015 3D Systems vio aumentar los ingresos en un modesto 3,6%, mientras que Stratasys ha disminuido sus ingresos en un 2%. Sin embargo, las expectativas de crecimiento eran del 31%.

Algo que está siendo castigado por los accionistas, lo que ha llevado a que la capitalización bursátil de ambas empresas se desplome.

Tenemos el caso de 3D Systems:

3d-systems-impresora-accion

Pero también el de Stratasys, cuyas acciones también van a la baja:

stratasys-impresora-3d-accion

Pero, ¿para qué usan las empresas las impresoras 3D? Prototipado (24,5%), desarrollo de productos (16,1%) y la innovación (11,1%) son las tres razones más comunes que esgrimen las empresas para apostar por la impresión en 3D. Según un reciente estudio de Gartner, el 37% de las empresas tiene sólo una impresora 3D dentro de sus organizaciones, mientras que un 18% tiene 10 o más. El número medio de impresoras por organización fue de 5,4.

Al final siempre sale el sol

La impresión 3D sigue teniendo muchas posibilidades y no hay que olvidar que, al fin y al cabo, estamos es una industria que aún está despegando. Nadie quiere que se quede a medias en su “revolución” como otros casos sonados recientes.

Por ejemplo, Siemens predice que la impresión 3D será un 50% más barata y hasta un 400% más rápida en los próximos cinco años, lo que sin duda ayudará a acelerar su uso (la propia Siemens calcula que este negocio será un mercado mundial 7.700 millones de euros en 2023).

the-mechanism-of-printer

Las posibilidades de la impresión 3D son varias. Quizá una de las más importantes sea en el terreno médico. Tal y como ya se está comprobando, la impresión 3D puede mejorar la calidad de vida de muchas personas, creando formas del cuerpo para ser utilizadas como implantes óseos de titanio, prótesis y dispositivos de ortodoncia. Los experimentos en la impresión de tejidos blandos están en marcha, y puede permitir que las venas y arterias impresos que se utilizarán en las operaciones. la investigación. Incluso se investiga la impresión de órganos. Llevado al extremo, la impresión 3D podría permitir a un día medicamentos personalizados y reducir, si no eliminar la escasez de donantes de órganos.

También podría ser la base de nuevas empresas que desarrollen modelos de negocio innovadores que quizá aún no somos capaces de ver. No se trata solo de amateurs y apasionados de la informática, sino de emprendedores que aprovechen las capacidades de impresión 3D para crear nuevos productos o prestar servicios.

hand

Tu producto a medida, más cerca de la realidad

Además, se espera que incluso las fábricas tradicionales actuales puedan mejorar sus procesos y productos gracias a la impresión 3D. Aunque algunas ya las tienen en sus cadenas de fabricación y montaje, lo cierto es que de momento es sólo a pequeña escala. Sin embargo, se espera que los fabricantes empiecen a experimentar con la impresión en 3D para aplicaciones más allá de la creación de meros prototipos.

A medida que las capacidades de las impresoras 3D se desarrollen y los fabricantes adquieran experiencia en la integración en las líneas de producción y cadenas de suministro, se espera que los procesos de fabricación sean híbridos y que incorporen algunos elementos de la impresión 3D. Por ejemplo, permitirá una personalización mucho mayor y más rápida de muchos productos en los que actualmente no se pueden realizar este tipo de adaptaciones (como muebles o automóviles).

También tiene un amplio potencial en la educación. Quizá algún día muy cercano los hijos lleven a sus casas proyectos impresos en 3D en la escuela. La alfabetización digital ya no se limitará a web y desarrollo de aplicaciones, la electrónica, la colaboración, sino que el diseño 3D vendrá respaldado por las impresoras 3D en las escuelas. En la medida en que los costes sigan cayendo, más probabilidades habrá de que estas herramientas se incorporen a muchas de las esferas de la vida cotidiana.

Etiquetas: