Bucle magnético, un sistema pensado para la inclusión de las personas sordas

La tecnología sale una vez más a ayudar a las personas que, como el redactor de este artículo, tienen algún tipo de discapacidad funcional (ahora llamada diversidad funcional) como una visibilidad reducida o sordera en alguno de sus grados. El bucle magnético es un invento que ayuda a oír en lugares públicos.

Gracias al bucle magnético las personas con sordera pueden disfrutar de la ópera, “escuchar” la visita guiada en un museo o acudir al cine convencional sin subtítulos y disfrutar de la película. La tecnología nos une, empodera y nos hace más autónomos, y te explicamos cómo.

Las personas sordas, una multitud invisible

Se considera con cierta sordera a quien tiene dificultad auditiva para seguir una conversación a un volumen normal. Según el CNSE, la Confederación Estatal de Personas Sordas, hay 1.064.000 personas sordas en España o con algún tipo de discapacidad auditiva, lo que ronda el 2,3% de la población.

Otros colectivos, midiendo la venta de audífonos, cuentan más personas. Esto significa que al menos dos de cada 100 personas tiene algún tipo de sordera, convirtiendo al colectivo en una multitud invisible en la que los desarrolladores apenas se fijan cuando diseñan sus dispositivos y ocio.

Acudir al cine puede ser para muchas personas sordas una actividad frustrante, ya que el sistema de altavoces de las salas no está diseñado para sus audífonos y prótesis auditivas, deteriorando mucho la experiencia al no captar bien muchas de las frases e incluso sentir molestias y dolores de cabeza por el volumen alto de la música y efectos de sonido. Gracias al bucle magnético se ofrece una verdadera posibilidad de integración en la sociedad.

¿Cómo funciona el bucle magnético?

bucle magnetico cine ocio sordo

El bucle magnético es una tecnología que usa campos magnéticos para funcionar y que requiere de una prótesis auditiva: auriculares, audífonos e incluso implantes cocleares instalados directamente en el cráneo. Funciona de la siguiente forma.

Dentro de esta prótesis hay una bobina de inducción relativamente similar a la que usamos en las vitrocerámicas: cuando el campo magnético de la vitro alcanza la bobina de inducción de la sartén, calienta la resistencia. En el caso del bucle magnético, en lugar de calentar el audífono, la señal del campo magnético viaja al la membrana sonora de la prótesis y la convierte en vibraciones.

cómo funciona el bucle magnético

Un oído sano normal recoge las vibraciones del aire (los cambios en la presión) a través del canal auditivo externo, y estas impactan contra el tímpano, que a su vez hace variar la presión dentro de la cavidad timpánica y mueve los huesos conocidos como martillo, yunque y estribo. De este movimiento, el nervio vestibular y auditivo recogen información y el cerebro nos hace “oír”.

Los auriculares normales y los audífonos elevan el sonido en el canal auditivo; los cascos de conducción ósea hacen vibrar el hueso del cráneo, que a su vez mueve los huesos del oído interno; y el implante coclear los mueve directamente con un actuador (de ahí el sistema invasivo).

Todos estos sistemas son compatibles con el bucle magnético, aunque el dispositivo tiene que incorporar el logo del bucle magnético, que también hemos de ver en el local a donde vayamos, como podemos ver en la línea de cajas:

bucle magnetico

¿Dónde puedo usar el bucle magnético?

Catedrales, cines, aeropuertos, ayuntamientos, hoteles, palacios, bancos, teatros, autobuses, puntos de información turística… de manera gradual y lentamente se están instalando bucles magnéticos, también llamados lazos de inducción, en todos aquellos puntos públicos en los que hace falta una comunicación unidireccional (recibir) o bidireccional (recibir y emitir) para comunicarse y encontrar información.

Existen portales, como minusval2000, donde podemos informarnos de qué lugares tienen instalado el sistema de emisión de bucle magnético. Hace años era una rareza, pero el 2,3% de la población es un mercado que ningún comercio querría dejar pasar así porque sí, o que un ayuntamiento no puede ignorar.

Si somos el único cine que emite con lazo de inducción y que tenemos una estrategia activa para personas con sordera, parece obvio que recibiremos todo el tráfico en nuestro local. De ahí que buena parte de las salas estén experimentando una carrera por hacer accesible el séptimo arte.

disfrutar del cine siendo sordo bucle magnetico lazo induccion

Hay varias pegas. Los audífonos que cuentan con tecnología de bobina de inducción son ligeramente más grandes que aquellos que no la tienen, quizá porque arrastran una herencia analógica de la que todavía no se libran. Además, son relativamente más caros y consumen más cuando se usa la bobina.

A favor tienen que facilita a las personas con sordera llevar una vida normal e integrada; y que la señal es directa y no interviene con la acústica de la sala ni los ruidos de la gente. Esto redunda en más autonomía de personas con problemas auditivos. Una vez más, la tecnología sale al rescate.

 

En Lenovo | Me he cansado de ser humano, quiero ser un cíborg y ya tengo información para conseguirlo

Imágenes | iStock/LSOphoto, iStock/AlexRaths, Pachus (CC BY 2.5), Ilunion, iStock/Jacob Ammentorp Lund

Etiquetas: