Cómo acertar en la compra de un smartwatch

Debido al ritmo de vida actual, muchos necesitamos un empuje para tener unos hábitos menos sedentarios. Apenas tenemos tiempo libre para nosotros, y eso no es bueno para nuestra salud física y mental. Por eso, comprar un smartwatch puede ser lo que necesitamos para ponernos en marcha.

¿Qué es un smartwatch?

Un reloj inteligente o smartwatch es un dispositivo portátil, ajustable a la muñeca, con conectividad (Bluetooth, Wifi, 4G) y capaz de monitorizar nuestra actividad física; además de contemplar, obviamente, todas las opciones de un reloj convencional.

Brinda la posibilidad de vincularse a nuestro smartphone para recibir llamadas, notificaciones, mensajes, etc. De este modo, hace más accesibles algunas de las funcionalidades esenciales del móvil; por ejemplo, en escenarios deportivos en los que llevamos el teléfono en la mochila mientras corremos o paseamos. Incluso, algunos modelos, con altavoz y micrófono, permiten insertar una tarjeta SIM y dejar el móvil en casa. Comprar un smartwatch, no obstante, no es tarea fácil. Por eso, vamos a intentar organizarlos dentro de categorías para que tengamos claro cuál adquirir en cada caso.

Cómo elegir qué smarwatch comprar

Presupuesto, actividad física, sumergible, autonomía… comprar un smartwatch adecuado dependerá de nuestras necesidades más elementales.

Presupuesto

Si no disponemos de un gran presupuesto y queremos un smartwatch, podemos optar por comprar una pulsera inteligente. Prácticamente, ofrecen al usuario las mismas características básicas que los relojes por mucho menos dinero. Eso sí, el diseño es mucho más simple y minimalista, pero se están imponiendo como la opción más sport y económica. En este caso, podemos estar hablando de ahorros a partir de 100 euros, por lo que deberíamos mirar bien qué nos interesa más: un smartwatch o una pulsera inteligente.

Diseño y materiales

Desde los que adoran la estética más elegante o aquellos que prefieren un aspecto más deportivo, hay modelos para todos los gustos construidos con materiales que van desde el cuero y acero al plástico o la silicona. Muchos permiten intercambiar esferas (circulares o cuadradas) y correas para ajustarse al estilo del usuario. También debemos valorar el tamaño y calidad de la pantalla si vamos a emplearlos para leer notificaciones e incluso hacer fotos o vídeos.

Actividad física y salud

Existen modelos de smartwatches más indicados para la pura actividad física y el control de parámetros de salud y otros que, sin descuidarla, son más para el día a día. Si vamos a comprar un reloj inteligente sobre todo para que monitorice la actividad física y la salud, debemos optar por uno de alguna marca deportiva, con función GPS para definir rutas y capaz de monitorizar variables como la calidad del sueño o la frecuencia cardíaca.

¿Necesitamos un smartwatch para hacer natación? Deberíamos, entonces, asegurarnos que ofrece certificación IP. Para averiguarlo, necesitamos echar un vistazo a sus especificaciones técnicas. Evidentemente, esto incrementará su precio.

Autonomía

Una de las características más importantes a la hora de decantarnos por un reloj inteligente u otro. Y es que hay smartwatches en el mercado que necesitan conectarse cada dos días y otros que no necesitan de energía durante dos semanas. Una cosa sí es cierta: cuantas más características tenga activadas, mayor será su gasto de batería. Cuidado con esto: hemos de pensar bien si el hecho de cargar el reloj cada dos o tres días nos va a suponer una molestia.

Software

Con estos wearables, los sistemas operativos que los gestionan son muy diversos. Es un apartado importante para vincular el smartwatch con nuestro smartphone y acceder a determinado ecosistema de apps

Teniendo en cuenta estos cinco puntos, comprar un smartwatch se convierte en una tarea algo más sencilla. Solo falta ponernos manos a la obra y elegir el nuestro.

Etiquetas: