Esperanza, perseverancia… y Tianwen: todos los ojos están puestos en Marte

En poco más de una semana, tres naves espaciales han puesto rumbo a Marte. La segunda mitad de 2020 y los primeros meses del año que viene supondrán un antes y un después en la exploración del planeta rojo. La Tierra ha puesto sus ojos en su vecino. Si todo sale bien, conoceremos más sobre su atmósfera, su clima y su biología, y enviaremos de vuelta las primeras muestras de rocas marcianas.

Hope (esperanza), Tianwen-1 y Perseverance. Emiratos Árabes Unidos, China y Estados Unidos. Tres misiones, tres países, tecnología espacial punta y muchas promesas de conocimiento científico. Estos son los detalles de los tres vehículos de exploración que abandonaron la Tierra entre el 19 y el 30 de julio de 2020 para poner rumbo a Marte.

Hope, el hito espacial de un país pequeño

Hope, la sonda de Emiratos

Aprovechando la ventana de lanzamiento del pasado mes de julio, Hope, la primera misión espacial de los Emiratos Árabes Unidos, despegaba desde el centro espacial Tenegashima en Japón. Hope es la más sencilla de las tres misiones, aunque sus objetivos son ambiciosos si tenemos en cuenta que el programa espacial de Emiratos no llega a los 15 años de edad.

La misión no aterrizará en Marte, pero está diseñada para orbitar el planeta rojo y estudiar su atmósfera y sus dinámicas climáticas como nunca antes. De hecho, Hope se presenta como el primer satélite meteorológico marciano y tiene tres grandes objetivos científicos.

  • Estudiar las capas bajas de la atmósfera de Marte y entender las dinámicas globales de su clima.
  • Intentar entender cómo los gases y, en particular, el hidrógeno y el oxígeno, se mueven de las capas bajas a las capas altas.
  • Encontrar una explicación a por qué el hidrógeno y el oxígeno, una vez en las capas exteriores de la atmósfera, abandonan la influencia del planeta rojo y se pierden en el espacio.

Dispositivos a bordo

La sonda espacial, que espera empezar a orbitar Marte en algún momento de febrero de 2021, cuenta con tres instrumentos. Un espectrómetro infrarrojo medirá la presencia de componentes como polvo, vapor de agua y otros gases, así como la temperatura. Una cámara multiespectral de alta resolución fotografiará la superficie del planeta, su atmósfera y la presencia de ozono. Y un espectrómetro ultravioleta seguirá el ciclo del carbono en la atmósfera y servirá para estudiar la huida del oxígeno y el hidrógeno.

Tianwen-1: China será el segundo país en aterrizar en Marte

misión de exploración de China

Cuatro días después del despegue de Hope, China puso en el espacio su misión Tianwen-1 desde el centro espacial de Wenchang. Si logra cumplir sus objetivos, Tianwen-1 convertirá al gigante asiático en el segundo país del mundo en aterrizar en Marte. Lo hará, como pronto, en mayo del año que viene. Y es que, aunque la nave tenga previsto llegar al planeta rojo en febrero, se quedará en órbita un mínimo de tres meses estudiando la atmósfera y buscando un lugar óptimo para aterrizar.

El módulo orbital permanecerá dando vueltas a Marte durante al menos dos años (el tiempo de vida mínimo para el que ha sido diseñado) y el rover recorrerá la superficie marciana durante un mínimo de tres meses. Estos tiempos son siempre orientativos. El Opportunity de la NASA estaba diseñado para durar 90 días y acabó sobreviviendo casi 15 años.

Instrumentos científicos

De acuerdo con la administración espacial china, CNSA, la misión pondrá en Marte 13 instrumentos científicos. El orbitador lleva siete: cámara de alta resolución HRC, una cámara de media resolución, un radar orbital capaz de observar bajo la superficie, un detector de partículas MINPA para estudiar la interacción de la atmósfera marciana y el viento solar, un espectrómetro para analizar la composición mineral de la superficie, un sensor de partículas energéticas y un magnetómetro.

El rover, que se comunicará con la Tierra a través de la sonda orbital y de antenas chinas, argentinas y europeas, estará equipado con otros seis instrumentos: una cámara multiespectral, una cámara de navegación y topografía, un georradar o GPR similar al que China ya ha equipado en sus módulos de exploración lunar, un espectrómetro infrarrojo, una estación meteorológica y un magnetómetro de superficie.

Perseverance, un dron sobre Marte

El 30 de julio, la misión de la NASA hacia Marte marchó rumbo a su destino,  poniendo fin a una ventana de lanzamientos que augura una nueva carrera espacial marciana. La misión Mars 2020 (también conocida como Perseverance, el nombre del rover) partió de Cabo Cañaveral y tiene previsto aterrizar el 18 de febrero en el cráter Jezero. Mars 2020 no solo pondrá un nuevo vehículo terrestre en Marte, sino que lleva a bordo un pequeño dron que hará, si todo sale según lo previsto, cinco vuelos a baja altura completamente autónomos sobre el planeta rojo.

Los objetivos de Perseverance están centrados en conocer la biología marciana. El rover buscará signos de entornos que puedan albergar vida microbiana, tanto presentes como pasados; recopilará muestras de rocas y tierra y las empaquetará para su posterior recogida en el futuro (otras dos misiones conjuntas con la Agencia Espacial Europea podrían traerlas de vuelta en 2031); y testeará las posibilidades de producir oxígeno en Marte con vistas a la llegada de exploradores humanos en el futuro.

Tecnología avanzada

Así, además de instrumentos similares a las otras dos misiones, Perseverance contará con un pequeño laboratorio para extraer oxígeno de la atmósfera marciana (llamado MOXIE) y un espectómetro de compuestos orgánicos para buscar rastros de vida. También llevará una serie de micrófonos equipados para que podamos escuchar cómo suena Marte.

En medio de la situación de excepcionalidad provocada por la pandemia, 2020 se ha convertido en un año histórico desde el punto de vista de la exploración espacial y marciana. Quizá 2021 sea el año en que descubramos los secretos de nuestro planeta hermano.

Imágenes | EMM, CNSA, NASA

Etiquetas: