¿Quién fue Nancy Grace Roman y por qué la recuerda la NASA?

A lo largo de esta década, la NASA enviará al espacio un nuevo telescopio. Este permitirá investigar misterios que continúan sin resolver, como cuál es la fuerza detrás de la expansión del universo o qué planetas hay más allá de nuestro sistema solar.

El telescopio llevará el nombre de Nancy Grace Roman, la primera astrónoma jefa de la NASA y una de las personas que más luchó por encontrar nuevas formas de explorar los secretos del universo.

Un club de astronomía antes de la NASA

“He estado interesada en el espacio y la ciencia desde que tengo memoria. Hacía responsable a mi madre porque solía mostrarme las constelaciones y la aurora boreal, entre otras cosas”, contó Nancy Grace Roman en una entrevista a la NASA en 2017. “Le dije esto un poco antes de que muriera, y se sorprendió. Me dijo: ‘También te mostraba los pájaros, los árboles y las flores’. Lo recuerdo, recuerdo que me llevaba a dar largos paseos y me mostraba estas cosas, pero no se quedaron grabadas. La astronomía sí”.

A la edad de 13 años, Nancy Grace Roman (nacida en 1925 en Nashville, Tennessee) ya había decidido que quería ser astrónoma. Para aquel entonces, había organizado un club de astronomía para estudiar las constelaciones con sus amigos, y dedicaba mucho de su tiempo a observar e intentar entender el universo.

A pesar de que el camino que había elegido no era fácil para una mujer y de que muchos de sus conocidos y familiares la desalentaban, Roman fue firme en su objetivo y se licenció en Astronomía en 1946. Tres años después, tenía un doctorado de la Universidad de Chicago. Y en 1959, tras haber realizado varios descubrimientos y trabajado en el Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos, pasó a formar parte de la institución a la que dedicaría el resto de su carrera: la NASA.

Mirar desde el espacio

Cuando la astrónoma se incorporó, la agencia espacial solo contaba con seis meses de andadura. Ella pasó a ocupar el puesto de jefa de astronomía y relatividad en la Oficina de Ciencias del Espacio. Su trabajo principal consistía en administrar programas y subsidios relacionados con la astronomía.

“Me preguntaron si conocía a alguien que quisiera establecer un programa de astronomía espacial. Sabía que asumir esta responsabilidad implicaría que ya no podría investigar, pero el desafío de formular desde cero un programa que influiría en la astronomía en las próximas décadas era demasiado grande para resistirlo”, contaba años después.

Nancy Grace Roman en su puesto de trabajo en la NASA.

Su papel fue fundamental para el desarrollo de la exploración espacial: en aquellos años, los astrónomos de la NASA obtenían datos de múltiples formas, pero siempre desde la tierra. De esta forma, la atmósfera bloqueaba gran parte de la radiación, por lo que era imposible medir todas las longitudes de onda de la luz. Nancy Roman insistió en que, para ver más allá, tendrían que enviar telescopios al espacio. Y así lo hicieron: bajo su liderazgo, señala la NASA, se lanzaron cuatro observatorios astronómicos entre 1966 y 1972.

Fue también en la década de los 60 cuando comenzó el proyecto Hubble, que marcaría su carrera. “Mi papel en el Hubble fue como científico del programa. Eso significa que básicamente intenté venderlo. También hice otras cosas, pero mi mayor esfuerzo fue convencer a la gente de que valía la pena hacerlo”, explicó años más tarde. “Decidí que, si las compañías aeroespaciales iban a invertir mucho dinero en el diseño de un telescopio, deberían hacer uno que tuviera sentido”.

La madre del Hubble

Nancy Grace Roman creó un comité de astrónomos e ingenieros para diseñar el telescopio, y convenció a la NASA y al Congreso de los Estados Unidos de la necesidad de que fuese revolucionario desde el punto de vista científico.

«Una de las historias que me gusta recordar es que el senador William Proxmire, que solía reírse de los proyectos y considerarlos un desperdicio de dinero, preguntó a la NASA: ‘¿por qué el contribuyente estadounidense promedio querría pagar por algo tan caro como el Hubble?’ Me senté, hice el cálculo y se me ocurrió que, por el precio de una noche en el cine, cada estadounidense recibiría 15 años de descubrimientos emocionantes”, relataba.

Gracias a su trabajo, el telescopio Hubble fue enviado al espacio en 1990 para convertirse en uno de los más relevantes de la historia. Ed Weiler, quien fue el científico principal del proyecto hasta 1998, señaló que Roman debería ser recordada como “la madre del Hubble”.

«Debido al liderazgo y la visión de Nancy Grace Roman, la NASA se convirtió en pionera en astrofísica y lanzó el Hubble, el telescopio espacial más potente y productivo del mundo», señala Jim Bridenstine, administrador de la NASA. «No se me ocurre un nombre mejor para WFIRST, que será el sucesor de los telescopios Hubble y Webb de la NASA».

Roman Space Telescope

El Nancy Grace Roman Space Telescope, también conocido como Wide Field Infrared Survey Telescope (WFIRST), se lanzará al espacio a mediados de esta década. Actuará, según señala la NASA, como observatorio para estudiar la energía oscura, los exoplanetas y la astrofísica infrarroja.

«Nancy Grace Roman fue una líder cuya dedicación contribuyó a que la NASA llevara a nuevas alturas el campo de la astrofísica», manifiesta Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia de la NASA. «Su nombre merece un lugar en el cielo que estudió y abrió para muchos».

Imágenes | NASA

Etiquetas: