Seis startups españolas que están cambiando el futuro con ideas únicas

Más allá del unicornio de Cabify o Glovo, en España contamos con una ingente cantera de talento, proyectos de utilidad capital para el futuro y startups que, si todo va bien, pueden acabar revolucionando los sectores donde contribuyen. Analizamos algunas de las más atractivas a través de sus atractivos proyectos.

Nearby Computing

La última ronda de financiación de Nearby Computing se cerró con más de 2 millones de euros. Nacida en los despachos de la Universidad Politécnica de Catalunya e impulsada por gigantes como Lenovo, esta startup está trabajando codo con codo con el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS) en el desarrollo de soluciones orientadas al 5G y al Edge Computing. Es uno de los espacios tecnológicos con mayor crecimiento potencial y está orientado a la transformación de las infraestructuras de telecomunicaciones.

FuVeX

Carlos Castellano, Jesús Villadangos y Carlos Matilla fundaron esta empresa con un objetivo: construir un coche volador. Una ambición que tuvieron que recalibrar hacia otra dirección: drones de largo alcance. ¿Por qué?

La razón reside en un nicho de negocio interesante: más de cinco millones de kilómetros de tendido eléctrico a lo largo de toda Europa son supervisados por helicópteros tripulados. El gasto humano, mantenimiento, consumo y polución derivada de este proceso es enorme. ¿Y si el control de esta inmensa red se llevase a cabo mediante aeronaves no tripuladas que pudieran realizarlo de forma más ágil?

FuVeX, la cual ya cuenta con una docena de empleados, viene a resolver esta necesidad. Dispone de sus propias patentes de desarrollo y, durante los últimos meses, ha recaudado 1 millón de euros.

CounterCraft

¿Qué lleva a una empresa de ciberseguridad a cerrar contratos millonarios con el Departamento de Defensa de EE UU, con la OTAN y con el Arma Suisse? Hablamos de CounterCraft y de su solución CyberDeception, presente en más de 20 compañías de la lista Fortune 500. Esta empresa vasca, recién aterrizada en Nueva York, fue fundada hace apenas dos años, cuenta con menos de 30 personas en plantilla, pero ya ha captado 4 millones y medio de euros para dar el salto internacional.

ASTI

“Una empresa de ingeniería internacional dedicada al suministro de soluciones integrales a medida para la optimización de la logística interna automatizada”, así se define en su registro comercial una de las más interesantes propuestas del emprendimiento español.

ASTI, siglas de (Automatismos y Sistemas de Transporte Interno), es una empresa renacida bajo un enfoque claro de la burgalesa Verónica Pascual: impulsar la industria robótica y aeronáutica made in Spain. 

De apenas 20 empleados a más de 300, de tantear el cierre con una quiebra en ciernes a facturar casi 40 millones de euros durante el pasado 2020: bajo una perspectiva más internacional, los robots de ASTI han sido utilizados en escenarios tan dispares como el Hospital Universitario de Burgos o en centros médicos privados de Arabia Saudí o Rusia.

Frenetic

Como ya adelantamos en este artículo, producir los cientos de cargadores independientes a las necesidades de cada fabricante resultan en unas 12.000 toneladas de basura electrónica. Simplificar la fórmula a un único estándar podría reducir esta cifra a 3 toneladas anuales.

Frenetic, otra startup catalana, busca solucionar dos problemas en uno. Por una parte, utilizar el aprendizaje automático para desarrollar una tecnología de carga mucho más eficiente, donde el transformador reduzca su tamaño y consumo energético. Por otra, una vez optimizados todos los componentes magnéticos y electrónicos, generar un modelo único y extrapolarlo al mercado del vehículo eléctrico; no en vano, en España, andamos a la cola en infraestructura de carga, con menos de 17 puntos por cada 100.000 habitantes.

Amadix

Y cerramos con la más veterana de todas, una startup vallisoletana que recurre a técnicas de diagnóstico molecular muy avanzado para detectar el cáncer en fases muy tempranas. Mediante estas pruebas, son capaces de detectar un cáncer de colon entre 12 y 15 años antes que frente a las técnicas habituales. Y con un simple análisis de sangre. Sin efectos secundarios ni pruebas invasivas.

Avalada por el Startup World Cup y vencedora de varios premios como el South Summit en 2018, frente a una preselección de 100 candidatos, esta startup biotecnológica liderada por Rocío Arroyo trabaja actualmente en varios test para estandarizar la detección precoz del cáncer.

Portada | Unsplash (Chris Holgersson)

Etiquetas: