¿Y si ahora fuera (de verdad) el momento de la Realidad Virtual?

Hemos oído hablar mucho de las experiencias de Realidad Virtual, Realidad Aumentada y lo que se ha dado en llamar Realidad Extendidas. Pero lo cierto es que, pese a los continuos intentos, es un mercado que todavía debía despuntar. Sin embargo, hay algunos indicios que hacen pensar que, entre las consecuencias positivas de la pandemia por COVID-19, podría estar el auge definitivo de este mercado.

De hecho, si miramos los datos de la consultora IDC, el mercado de los cascos de Realidad Virtual (VR) va a disminuir un 6,7 % en este 2020. No obstante, para el año que viene, la previsión es que experimente un crecimiento del 46,2 %.

La explicación de esta caída hay que buscarla en las interrupciones de la cadena de suministro, lo que impactó en la fabricación de unidades. Con todo, una vez superado este bache, IDC espera que los envíos de cascos de Realidad Virtual se eleven a una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) del 48 % entre 2020 y 2024.

No es solo un juego: qué usos tiene la Realidad Virtual actualmente

Es cierto que estos cascos de Realidad Aumentada o Virtual han sido un reclamo persistente en la industria de los videojuegos. Pero la Realidad Virtual está comenzando a madurar y llegar a un público más amplio.

Jitesh Ubrani es el director de investigación de dispositivos móviles de IDC. Este analista reconoce que la industria de los videojuegos sigue estando a la vanguardia de la Realidad Virtual, aunque avanza y, poco a poco, otras industrias se están sumando a esta tendencia. Una de ellas es la de los eventos o conciertos musicales. Algunos de los que han tenido que cancelar su edición de 2020 se han lanzado de lleno a las experiencias virtuales. Shangri-La de Glastonbury es uno de esos eventos musicales que han lanzado ediciones de Realidad Virtual. En este caso, se recreó en formato digital en 3D para un festival en internet gratuito de dos días con Fatboy Slim, Carl Cox, Peggy Gou y otros artistas.

También están proliferando entrenamientos virtuales con este tipo de experiencias. Potenciar las experiencias de las audiencias, proporcionar una forma eficiente de aprender habilidades y reducir las lesiones son algunos de los beneficios de hacer estos entrenamientos a distancia con gafas de Realidad Virtual o Aumentada.

Hablemos de educación durante la pandemia

Otra de las áreas donde se ven claros signos de que la Realidad Aumentada podría tener un caldo de cultivo es en la educación. Cuando aún están sobre la mesa muchas preocupaciones sobre el regreso de los niños a la escuela, educadores, padres y organismos se esfuerzan por encontrar posibles soluciones, sobre todo si hay que volver a cerrar masivamente las aulas.

Tanto si es algo parcial como total, la educación virtual es una opción que está sobre la mesa. Sin embargo, la experiencia hasta ahora ha demostrado que quedan flecos por solucionar para que este tipo de formación sea óptima. Cabría preguntarse, pues, si la Realidad Virtual podría ser una opción válida para involucrar a los niños en el aprendizaje remoto. Los niños necesitan interacción para desarrollar un comportamiento positivo y es difícil replicar la experiencia del aula a través de vídeo y chat de texto. Si bien comprar equipo de Realidad Virtual para que los estudiantes lo usen en casa sería costoso, podría ser una forma segura de ayudar a los niños a aprender y socializar de manera más efectiva.

No estamos hablando solo de la educación básica o elemental, sino que también se está pensado para las universidades.

Las compras también son experiencias

Con el cierre de muchas tiendas y con el temor de muchos compradores a acudir a ellas y probarse los objetos y prendas, la Realidad Aumentada también puede ser un salvavidas.

De hecho, la Realidad Aumentada es una de las pocas herramientas que pueden convertir los bienes digitales en objetos vivos y hacer que podamos vivir también una nueva experiencia de compra. Marcas como Gap e IKEA tienen sus propias aplicaciones de AR móviles que permiten a los clientes ver y comparar su producto en el entorno en vivo desde 2017.

Los consumidores en muchas ocasiones cambiarán hacia estas soluciones digitales porque simplemente tendrán que hacerlo. Para muchos será la primera vez que compren por internet. Para los más avanzados, estas nuevas experiencias que puede ofrecer la Realidad Aumentada pueden ser el punto diferencial que marque la compra o no de un producto o servicio.

Etiquetas: