El examen de tu vida puede ser divertido, estúdialo jugando

estudiar-examen-gamificacion

Estamos en una época del año en la que muchos estudiantes universitario o de bachiller se enfrentan a algunas de las pruebas más importantes de todo el año. Llevamos todo el curso preparándonos para este momento, pero es ahora cuando hay que dar lo mejor de cada uno para superar los temidos exámenes. Su preparación nos supone un gran esfuerzo y dedicación, pero eso no significa que tenga que ser algo tedioso, sino que también el examen de tu vida puede ser divertido si decides estudiarlo jugando.

¿Jugar en lugar de estudiar? No se trata necesariamente de esto, sino más bien de introducir las dinámicas de juego en la preparación del examen, de manera que lo que nos suponía una tarea repetitiva y tediosa, se convierta en un reto en el que vamos progresando, igual que hacemos en un juego hasta llegar al último nivel, que en nuestro caso será el examen final que estamos preparando. ¿Quieres saber como conseguirlo?

¿Por qué nos enganchamos a los juegos? Algunas técnicas que se utilizan en la gamificación te ayudan a preparar tu examen

gamificacion-juego

Cuando alguien está jugando en un videojuego muchas veces entra en un estado absoluto de concentración. No te das cuenta y el tiempo corre, pasan las horas delante de la pantalla sin ser consciente de ello. Sólo paramos cuando hemos finalizado nuestro objetivo, e incluso en estos casos, el siguiente lo vemos tan cercano que podemos seguir más tiempo. Trasladar esta concentración absoluta, entrar en esta dinámica de flujo es lo que puede ayudarte a preparar el examen si lo trasladamos al mundo del estudio.

Crea tu historia

Para ello es necesario que nos propongamos afrontar el estudio con unas determinadas pautas. Empezando por crearnos una historia, en la medida de lo posible, que nos ayude a estudiar como si fuese una aventura. Esto es más sencillo en asignaturas de humanidades que en las científicas, pero en todo caso, siempre podemos crear nuestro pequeño rol play que nos introduzca en una historia donde nosotros somos los protagonistas.

Proponte unos objetivos concretos

Pero no basta con esto, en los videojuegos no sólo protagonizamos una historia, sino que tenemos que conseguir unos objetivos concretos, ir pasando niveles, aunque tampoco tiene que ser de forma lineal. Aquí tenemos que afrontar nuestro examen de igual manera. Podemos dividir la fase de estudio en diferente objetivos. Es muy importante que alcanzarlos sea posible a corto plazo, tiene que ser un reto que podamos conseguir, pero a la vez que requiera cierto esfuerzo o habilidad. Somos conscientes que avanzamos a medida que los vamos superando y con ello estamos mejor preparados para el examen definitivo.

Cada logro tiene su recompensa

También tenemos recompensas en los videojuegos, tanto a medida que superamos niveles, como según vamos avanzando dentro de uno de ellos. Es importante que nosotros sepamos premiarnos por alcanzar los objetivos que nos habíamos planificado. Si el premio es importante para nosotros seguro que llegado el momento nos cuesta un poco menos hacer el esfuerzo para seguir adelante hasta alcanzar nuestro objetivo. De esta forma el tiempo de estudio pasa más rápido, ya que estamos concentrados en algo concreto a corto plazo, no un gran examen que vemos todavía muy lejos en su realización.

Comparte tu progreso

Es importante que compartamos los logros y premios que tenemos, a través de las redes sociales por ejemplo, igual que hacemos con muchos de los videojuegos. Compartimos que tenemos la tarde libre para ir al cine a ver tal película porque hemos logrado superar con éxito tal lección. En este caso es necesario introducir pequeños criterios de evaluación que nos ayuden a comprobar si hemos superado o no el reto que nos habíamos propuesto.

Estudia en equipo

Por último, una cuestión que nos ayuda a que todos estos aspectos del juego funcionen es el estudio o trabajo en equipo. Al igual que en los juegos online, competimos contra otros jugadores, pero también podemos llevar a cabo retos conjuntos, de manera que no sólo dependen de nosotros para lograrlos, sino de la colaboración de los demás. Esto es un buen refuerzo cuando tenemos momentos puntuales de bajadas de ánimo o de pereza y nos obliga a todos los miembros del grupo de estudio a alcanzar nuestra misión.

Algunos ejemplos de que la gamificación en el estudio funciona

universidad pasillo

Existen diferentes iniciativas donde se ha contrastado el éxito de las técnicas de gamificación en los estudios. No tenemos que exagerar o pensar que es una panacea universal para aprobar. No es milagrosa, pero si que nos ayuda a hacer más liviana la preparación de estos exámenes universitarios o de selectividad.

Un ejemplo es BenchPrep, una startup que nació para ayudar a editoriales como MacGraw-Hill a mejorar sus contenidos de cursos online y que ahora ha puesto en marcha conjuntamente con la universidad de Princeton una solución para preparar los exámenes de admisión utilizando técnicas de gamificación.

En otros casos son las propias instituciones o profesores los que nos plantean este estudio como un reto con la ayuda de las técnicas de gamificación. Este es el caso de Kahoot!, un servicio que nos ayuda a crear pequeños juegos de preguntas y respuestas que nos ayudan a introducir elementos de gamificación en el estudio. Aquí se puede utilizar en diferentes niveles educativos, desde los iniciales a los universitarios con muy buenos resultados en las facultades en las que se ha puesto en marcha.

No sólo se introducen estas técnicas de gamificación en el mundo de la educación, sino también en el estudios más concretos a nivel profesional o los negocios, de manera que se trazan diferentes objetivos para completar determinados cursos a nivel laboral, desde un máster a cuestiones más concretas que tienen que ver con nuestro día a día y el aprendizaje o manejo de nuevas herramientas.

Imágenes | Ryan McGilchrist | Francisco Osorio

Etiquetas: