¿Te deprime Twitter? Esta nueva herramienta te permite controlar cómo te afecta

1,38 horas. Ese es el tiempo que, de media, 27 millones de usuarios españoles pasan conectados a las redes sociales cada día. Más de una hora de humor, prensa rosa, tendencias, política o un sinfín de posibilidades. Lo cierto es que este contenido acaba afectando significativamente a nuestro estado de ánimo

Para aquellas mentes curiosas o interesadas en hacer un uso responsable de las redes sociales, el MIT ha desarrollado una extensión que permite conocer el impacto emocional del contenido que se publica en Twitter. 

La cara amarga de las redes sociales

No es ninguna sorpresa que el uso que hacemos de las redes sociales condiciona nuestro estado de ánimo. Basta echar un vistazo a Instagram para encontrar millones de imágenes de vidas idílicas que seguramente no se corresponden con la realidad. O Twitter para adentrarse en el terreno de los trolls y leer comentarios negativos, insultos y debates que no llevan a ninguna parte.

Lo cierto es que, salvo contadas excepciones, ni unos ni otros nos dejan indiferentes. Y mucho menos si los consumimos durante más de hora y media cada día. Numerosos estudios se han hecho eco de la influencia que las redes sociales tienen en la autoestima y la salud emocional de los usuarios. Los resultados hablan de casos de estrés, depresión y ansiedad, entre otras consecuencias. 

Esta realidad fue la que llevó a la ingeniera y científica de datos Belén Carolina Saldías e investigadores del MIT Media Lab a desarrollar Affective Network (Aff-Net). Se trata de una extensión de Google Chrome que permite clasificar las publicaciones de Twitter entre positivas, negativas y neutras.

Machine learning para interpretar tuits 

La extensión desarrollada por el equipo del MIT se basa en algoritmos de aprendizaje automático para clasificar cada post dentro de tres categorías, en función del lenguaje que usen. 

Aquellas que tienen un lenguaje alegre son consideradas positivas y marcadas de color verde. Las que usan un vocabulario triste, decaído o agresivo entran en el grupo de las negativas y pasan a ser señaladas en rojo. Por último, las que tienen palabras más parciales y equilibradas se etiquetan como neutras. La extensión analiza, también, los emoticonos, relacionando muchos de los que se pueden encontrar en Twitter con las tres categorías.

Affective Network basa su funcionamiento en algoritmos de aprendizaje automático.

Pero las opciones no acaban ahí. Los usuarios también pueden elegir entre ver todos los tuits, ver solamente las publicaciones positivas o ver solamente las negativas. Y, en caso de no coincidir con la categorización que la extensión ha hecho de un determinado tuit, puede cambiarse.

Hacer frente al algoritmo

Uno de los objetivos que llevó al equipo del MIT a crear esta herramienta es concienciar sobre el efecto que las redes sociales tienen en nuestro estado de ánimo. Actualmente, los algoritmos condicionan qué tipo de contenido vemos y en qué proporción. Una idea a la que se enfrentan los creadores de Affective Network, al defender que los usuarios deberían elegir qué desean ver.

De hecho, se espera que las próximas actualizaciones permitan personalizar el modelo de clasificación de emociones para que cada usuario pueda decidir qué proporción de contenido positivo, negativo y neutro quiere ver. Algo que facilitaría acceder a contenido equilibrado en Twitter. 

Empieza el experimento 

Para comenzar a usar Affective Network hay que descargar la herramienta, disponible en la sección Extensiones de Google Chrome Store, y completar una encuesta general. Su objetivo es saber más sobre qué motiva a los usuarios a probar la extensión y cómo Twitter afecta a sus emociones y estados de ánimo.

“¿Estas confundido? ¿Sorprendido? ¿Preocupado? Tómese un momento para pensar en lo que ve y lo que significa para usted”, señalan en la web de Affective Network. Un ejercicio muy sencillo y rápido que, sin embargo, pocos hacemos después de usar las redes sociales (a pesar de que la mayoría coincidimos en que no suelen dejarnos indiferentes). 

El objetivo de Affective Network es que los usuarios reflexionen sobre la influencia que las redes sociales tienen en nuestra vida.

Reflexionar acerca del efecto que las redes sociales tienen en nuestro día a día puede llevar, también, a la conclusión de que a menudo no son más que una pérdida de tiempo. Algo que queda reflejado en el estudio ‘Use of multiple social media platforms and symptoms of depression and anxiety: A nationally-representative study among U.S. young adults’, publicado en Science Direct. Una de sus conclusiones era que el acoso cibernético, la visión distorsionada de la realidad y la sensación de estar perdiendo el tiempo en las redes generaba ansiedad e incluso depresión entre los usuarios. 

Puede que calificar en colores los tuits que más nos perjudican (o dejar de verlos completamente) nos haga reflexionar, al menos durante un rato, sobre el tipo de contenido que consumimos en las redes sociales. 

Imágenes | Motorola, Pexels/Miguel Á. Padriñán, Unsplash/Robin Worran

Etiquetas: