Cómo ahorrar en la factura de la luz de nuestro hogar

El precio del kilowatio hora en España está alcanzado cifras nunca antes vistas. Es por ello que urgen consejos para ahorrar en la factura de la luz, hábitos sencillos que podemos poner en práctica todos nosotros en casa.

Lo primero que hay que tener en cuenta para ahorrar en la factura de la luz es conocer cuándo sale más barato, por ejemplo, poner una lavadora. Estos son los nuevos horarios de la luz:

  • Hora punta de lunes a viernes, de 10 a 14 y de 18 a 22. Es el tramo en el que nos va a costar más la luz.
  • Hora valle de lunes a viernes de 8 a 10, de 14 a 18 y de 22 a 00. Precio medio.
  • Hora supervalle de lunes a viernes de 00:00 a 08:00 y los fines de semana las 24 horas. Es el tramo más económico.

Por tanto, si queremos ahorrar lo máximo posible deberemos poner los electrodomésticos de mayor consumo durante los fines de semana. Un truco que podemos aprovechar en este sentido es dejar la lavadora preparada la noche antes y, en cuanto nos levantemos, ponerla, siempre previendo que acabe el ciclo de lavado antes de las 8 o las 10 de la mañana.

Otros trucos para ahorrar en la factura de la luz

  • Utiliza un programador para el termo eléctrico. Con él, podrás ajustar la temperatura y potencia además de programarlo para determinadas horas del día. El resto del tiempo permanecerá apagado, pero manteniendo el agua caliente. Algunos termos eléctricos más modernos lo llevan incorporado de serie.
  • No dejes nada en modo de espera. Puede parecer poco en el día a día, pero al año podemos ahorrarnos algo de dinero si apagamos del todo el televisor y otros electrodomésticos que dispongan de modo stand-by, como decodificadores de TV, ordenadores portátiles, consolas de videojuegos o microondas. El consumo fantasma, según Endesa, podría costarnos a los usuarios hasta 5 euros al mes.

  • Revisar la potencia contratada. Quizás puede ser que tengamos más potencia de la que necesitamos. Ponte en contacto con tu distribuidora de luz y que te analicen los servicios contratados.
  • Comprar solo electrodomésticos eficientes. Para ello, solo hay que ver la etiqueta energética que marca una escala de la A a la G, siendo la primera la que más conviene.
  • Usar bombillas LED. Gastan un 80 % menos de energía y su vida útil es entre 8 y 10 veces mayor que la de las tradicionales, aunque el precio de compra es algo superior.
  • Programar la calefacción y el aire acondicionado. Si tenemos que elegir un aparato de aire, mejor que disponga de termostato para que solo se encienda cuando la casa alcance una determinada temperatura.

Imágenes | Portada, (1), (2)

Etiquetas: