Así quiere la Unión Europea que las empresas saquen partido al internet de las cosas

Coches que hablan con semáforos. Edificios que entienden las condiciones meteorológicas y se adaptan a ellas. Contenedores de basura que avisan al camión de reciclaje cuando están llenos. El futuro de las ciudades inteligentes pasa por la conectividad de los objetos, por el internet de las cosas. Pero el camino hacia ese futuro está lleno de desafíos.

Hoy por hoy, en los albores del internet de las cosas, mientras esperamos el despliegue de la tecnología 5G, el principal problema está en los silos. Las aplicaciones están diseñadas para comunicar ciertos dispositivos, pero la información no está disponible para todos los objetos. Es decir, un edificio inteligente puede estar conectado a una estación meteorológica. Pero no podrá usar el mismo procedimiento para avisar a un coche de que tiene un sitio libre en su parking.

Estas redes de cosas aisladas representan un gran obstáculo para la innovación. Y, sobre todo, para las empresas más pequeñas que podrían desarrollar servicios de valor añadido a través de varias plataformas. El proyecto bIoTope de la Unión Europea quiere romper las paredes de estos silos pasa por la estandarización. Por el futuro de la innovación, por las empresas y por las ciudades del mañana.

innovación en iot

Qué es el proyecto bloTope

En 10 años, habrá entre 125.000 y 200.000 millones de objetos conectados a internet, en función del análisis que se tenga en cuenta. Son muchos sensores, dispositivos y vehículos comunicándose a través de la red. Cantidades incalculables de datos que esconden información valiosa para las administraciones y las empresas. Si pudiesen utilizarse, claro.

“[El proyecto] bIoTope sienta las bases para crear ecosistemas de innovación abiertos al proporcionar una plataforma que permite a las empresas crear fácilmente nuevos sistemas IoT con una inversión mínima y aprovechar la información disponible mediante systems-of-systems (SoS) para objetos inteligentes”, señalan desde la web del proyecto.

Es decir, el proyecto busca avanzar en el desarrollo de sistemas para todos los objetos, en los que la información esté disponible de forma abierta para quien la quiera utilizar. Esto se traduce en cuatro objetivos concretos.

  • Crear API abiertas estandarizadas para permitir la interoperabilidad entre sistemas IoT.
  • Habilitar nuevas formas de creación de servicios que van desde la simple recolección y procesamiento de datos hasta el soporte inteligente de situaciones cotidianas.
  • Establecer un marco robusto para la seguridad, la privacidad y la confianza. Si los datos están disponibles para todos, se debe acceder a ellos de forma responsable.
  • Hacer crecer los modelos de negocio de los ecosistemas de bIoTope estableciendo una hoja de ruta para la evolución del ecosistema.

Las tres ciudades bIoTope

En realidad, el programa contempla un quinto objetivo. Desarrollar programas piloto a gran escala en ciudades inteligentes para proporcionar pruebas de concepto de los ecosistemas SoS. Y estos han sido sus resultados.

innovación en iot en lyon

Lyon: IoT frente al cambio climático

La tercera ciudad más grande de Francia ha sufrido los efectos del cambio climático en los últimos años. La frecuencia y la intensidad de las olas de calor se ha disparado. Para intentar mitigar sus efectos, el proyecto bIoTope unió internet de las cosas y naturaleza. Para empezar, se creó un portal ciudadano para mantener la información sobre las temperaturas actualizada y disponible para todos. Esto se combinó con un sistema de riego inteligente para potenciar la capacidad de los árboles de controlar la temperatura. Un sistema que se activa de forma independiente para cada sector en función de datos recopilados de multitud de sensores.

Es decir, sin importar de dónde procediesen los datos sobre la temperatura del aire, la humedad del suelo, las precipitaciones o los pronósticos meteorológicos, fue posible desarrollar una aplicación que crease un valor añadido para la ciudad y sus habitantes.

innovación en iot

Helsinki: IoT para la revolución del coche eléctrico

La capital finlandesa es clave para avanzar en los objetivos de electrificación de vehículos del país. Finlandia quiere 250.000 coches eléctricos en sus carreteras antes de 2030. Pero las autoridades municipales se dieron cuenta de un obstáculo: las estaciones de carga tenían los más diversos dueños y están esparcidas por la ciudad de forma desigual.

Mediante el uso de las tecnologías desarrolladas en el proyecto bIoTope, los datos de los diferentes proveedores y estaciones de recarga han sido integrados en una aplicación abierta para todos los usuarios de vehículos eléctricos. De nuevo, el objetivo fue demostrar cómo la estandarización del IoT y la creación de un sistema de sistemas (SoS) puede abrir nuevas oportunidades de servicios.

innovación en iot en bruselas

Bruselas y la seguridad en los colegios

La capital belga es una de las ciudades europeas con peores condiciones de tráfico. Mejorar la seguridad de los peatones en los alrededores de los colegios es uno de los grandes objetivos del ayuntamiento de Bruselas. Para ello, se desarrolló una aplicación capaz de puntuar las condiciones de seguridad de la ruta casi en tiempo real. Esto fue posible mediante la integración de información de otras apps móviles como Waze, los datos de las operadoras de comunicaciones y la información de los sensores de la ciudad.

El desarrollo de aplicaciones y servicios en las smart cities está ligado, en gran medida, a algunas grandes empresas. Poder acceder a grandes conjuntos de datos variados en todas las ciudades abriría una puerta a la innovación por la que podrían entrar actores más pequeños, reduciendo los costes de desarrollo y aumentando la flexibilidad del sistema. En definitiva, involucraría a más elementos en el objetivo de lograr mejores ciudades para todos.

Imágenes | Pexels/Tembela Bohle, bIoTope, Unsplash/Tapio Haaja, Mitchell Henderson, marius badstuber