Los esports a nivel profesional y creciendo: patrocinios en ligas y equipos

Aunque empezaron como un entretenimiento (y lo siguen siendo), los esports también se han ido acercando cada vez más a un negocio que no para de crecer. Según la consultora Newzoo, en 2020 los esports generaron unos 1.100 millones de dólares de ingresos a nivel internacional. De ellos, casi un 75% han venido de derechos de retransmisión y patrocinios. 

En nuestro país la cosa es bastante parecida; tal como señala un estudio de AEVI (Asociación Española de Videojuegos), los esports generaron 35 millones de euros en 2019, con unos 5,5 millones de espectadores. Aunque estas cifras todavía están muy lejos de igualar las de Corea del Sur, Estados Unidos o China, España se sitúa ya en el número 9 del ranking mundial en cuanto a facturación de videojuegos. 

Las empresas son conscientes del enorme potencial de los deportes electrónicos como maquinaria de hacer dinero y, por ello, muchas han decidido dar el salto e introducirse en el sector. 

Patrocinios a la orden del día

Cuando las marcas comenzaron a invertir en el sector de los deportes electrónicos, solían ser empresas endémicas, esto es, pertenecientes de algún modo al sector (por ejemplo, marcas de periféricos u ordenadores). Después de que las cifras de crecimiento se hayan disparado, cada vez es más frecuente encontrar otro tipo de empresas abrazando el segmento de los esports. 

La Superliga española de ‘League of Legends’, por ejemplo, daba hace nada la bienvenida a sus nuevos patrocinadores tras la salida de Orange: Cacaolat y Mahou 0,0 Tostada. Esta competición es una de las más importantes a nivel nacional al contar con los mejores jugadores y equipos españoles del título de Riot Games. 

Mahou 0,0 Tostada pretende con su inclusión en los esports no solo patrocinar la liga, sino generar contenidos e interacción con los usuarios. Esto se traducirá en visitas y apoyo económico para la LVP y su competición, pero también para la propia marca supondrá un impacto sobre nuevos posibles clientes y la generación de un importante engagement

Por su parte, el conocido sello catalán de batido de chocolate será el patrocinador oficial del bufo del Barón Nashor, uno de los momentazos de las partidas de LOL que le otorgan fuerza y energía extra al equipo que consigue derrotarlo. 

Las marcas no endémicas apuestan fuerte

Recientemente, se publicaba también que Aldi, la famosa cadena de supermercados francesa, daba el salto a los esports de la mano de Vitality, el principal club del país. Con el acuerdo, que tendrá en principio una duración de 3 años, la cadena pretende promocionar una dieta equilibrada y saludable entre los fans y jugadores de la organización. Se trata de un acuerdo que les aporta visibilidad y buena imagen y que a Vitality le da un empujón económico. 

Otro de los grandes casos actuales ha sido el de KIA. El fabricante  de coches surcoreano se ha convertido en el patrocinador oficial del equipo de ‘League of Legends’ que ganó el mundial el año pasado: DAMWON. Este equipo lucirá durante 2021 el logo de la empresa en su camiseta y pasará a llamarse DMW KIA

Patrocinios que marcan el valor de los esports

Todos estos patrocinios expuestos anteriormente sacan a relucir el gran valor de los esports como sector en el que invertir. Las empresas más grandes se llevan tiempo dando cuenta y, por eso, no es de extrañar que marcas como Coca Cola o Red Bull estén metidas de lleno en el sector.

G2 esports firmaba recientemente con Adidas, que ya está actuando como sponsor de un montón de equipos deportivos. El popular equipo creado por el español Carlos Rodríguez ‘Ocelote’ firmó también en septiembre un acuerdo de patrocinio con Lenovo Legion, por el que nuestra marca pasaba a convertirse en su nuevo socio a nivel de hardware, igual que han hecho con los chicos de UCAM Esports en España y con el primer equipo senior de ‘CS:GO’ profesional, los Silver Snipers. Además, Lenovo también ha decidido apoyar a creadores de contenido directamente, como ocurre con el caso de Chiclana & Friends o el de FlexZ. 

Como hemos ido viendo, el tema de los patrocinios dentro de los esports en España marcha también viento en popa. Cacaolat, Mahou o Lenovo no son las únicas marcas que apuestan por la escena competitiva española. El Banco Santander es el principal sponsor de eLaLiga Santander, la liga de FIFA oficial en España. El Corte Inglés, por su parte, ha patrocinado competiciones como la liga University Esports. Font Vella llegó a un acuerdo con la LVP por el que lanzó una línea exclusiva de botellas de agua con la imagen de los 4 principales equipos de esports en España: Team Queso, Vodafone Giants, MAD Lions y x6tance. Telepizza patrocina a uno de los clubes más importantes, el Team Queso, y Domino’s Pizza creó Domino’s Originals, una serie de documentales relacionados con el gaming y los esports. 

La gallina de los huevos de oro

Según un reciente estudio de Juniper Research, para 2022 se espera que los esports consigan 858 millones de espectadores únicos, una cifra escandalosa y que, sin duda, crecerá de la mano de los patrocinios. Los streamers no dejan de hacer historia, como Ibai y su éxito en las campanadas o TheGrefg y su récord de viewers. Los eventos del sector (ahora mermados por la pandemia), consiguen aglutinar a cada vez más personas, y las ligas y los equipos cada vez tienen una comunidad más fuerte. Estamos viviendo los años de oro del gaming y los esports, y parece que seguiremos viendo un crecimiento todavía mayor en esta próxima temporada.

Etiquetas: