Lucha contra el sarampión a golpe de ley

Plan de emergencia de lucha contra el sarampión. La Organización Mundial de la Salud lanzó hace pocos días una nueva estrategia contra una epidemia que se está desbocando. Y lo hace, sobre todo, en Europa.

La enfermedad, cuya erradicación mundial llegó a estar cerca, ha regresado con fuerza a países en los que ya no existía. Para luchar contra ella solo existe una herramienta: inmunización.

La epidemia de sarampión en Europa

Entre agosto de 2018 y julio de 2019, la OMS registró más de 120.000 casos de sarampión en toda la región europea. Son más que todos los que se suman en la década anterior. De los 53 países que conforman la región para la OMS, se registraron casos en 48 de ellos. Las cifras alarmantes han impulsado nuevas leyes y campañas intensivas de vacunación que hacía tiempo que no se veían.

Desde que la organización decidió establecer una comisión específica de vigilancia de la enfermedad en Europa en 2012, cuatro países en los que el sarampión estaba erradicado han perdido este estatus (Albania, la República Checa, Grecia y el Reino Unido). Por otro lado, en medio de esta epidemia, Austria y Suiza han logrado permanecer 36 meses sin casos de sarampión en sus territorios.

“El restablecimiento de la transmisión del sarampión es preocupante. Si no se logra frenar ni mantener una alta cobertura de inmunización en todas las regiones, los niños y los adultos sufrirán innecesariamente y algunos morirán de forma trágica”, explica Günter Pfaff, presidente de la comisión de vigilancia en Europa.

casos de sarampión en Europa

Aunque la OMS mantiene la emergencia de grado 2 en toda Europa, la situación en España permanece bajo control. De los más de 3.500 casos que se registraron en el repunte de 2011, se ha pasado a 360 en 2018. Aun así, se ha pedido a ciertos colectivos, como todos aquellos nacidos entre 1970 y 1980 o los profesionales sanitarios, que revisen sus cartillas de vacunación para asegurarse de que están inmunizados.

De todas formas, la situación no tiene ni punto de comparación con la de nuestros vecinos Francia e Italia. El país galo registró el año pasado más de 2.700 casos e Italia casi 3.000 (después de acercarse a los 6.000 en 2017).

La clave está en la inmunización

“El resurgimiento del sarampión en la región se produjo debido a la acumulación de individuos susceptibles de contagio en comunidades y países con una cobertura de vacunación no óptima”, señalaba la OMS en el mes de julio. Las razones de esta “cobertura no óptima” son variadas, como ya expusimos en este artículo, y van desde los movimientos antivacunas hasta los problemas de algunos estados en conflicto para garantizar la cobertura sanitaria de sus ciudadanos.

“Dado que el sarampión es excepcionalmente contagioso, la región continuará en un ciclo continuo de brotes hasta que se cumplan las condiciones para eliminar la enfermedad, es decir, una cobertura de inmunización por encima del 95% en todas las comunidades de todos los países”, concluía la OMS. Y aquí es donde entra en juego la legislación.

lucha contra el sarampión

Leyes contra el sarampión: los casos de Italia y Francia

La mayoría de países del mundo tienen un plan de vacunación nacional. A lo largo de la historia, la inmunización y la higiene se han consolidado como las dos armas más efectivas en la lucha contra las enfermedades. Tras los brotes de sarampión de los años 2016 y 2017, especialmente intensos en Francia e Italia, ambos países decidieron endurecer sus planes de vacunación y la legislación al respecto. Ahora, dos estudios diferentes publicados en Eurosurveillance muestran los resultados.

Italia: multas y debate público

En Italia, la tasa de inmunidad frente al sarampión cayó hasta el 85% en 2015. Estos números permiten que la enfermedad se contagie y dejan sin protección a ese porcentaje de población que, por diferentes cuestiones, no puede vacunarse (antes protegidos por la llamada inmunidad de grupo).

En julio de 2017, el parlamento amplió la lista de vacunas obligatorias para menores de 2016 e incluyó en ella la del sarampión. Además, planteó la posibilidad de multar a los padres que no vacunasen a sus hijos y excluir a los menores no inmunizados de ciertos servicios públicos. Los resultados han sido inmediatos. Por un lado, la importancia de la vacunación volvió al debate público. Por otro, la tasa de inmunización superó rápidamente el 95%.

Como consecuencia, se espera que los números de infectados bajen gradualmente a partir de este año. Según los últimos datos disponibles, en los 12 meses anteriores a julio de 2019 se han registrado 1.500 casos. Un número considerablemente más bajo que los 3.000 casos de 2018.

campaña europea de lucha contra el sarampión

Francia: sin vacuna no hay colegio

El caso francés es similar. Una reforma legislativa de diciembre de 2017 amplió la lista de vacunas obligatorias. Y todos los menores que, en circunstancias normales, no cumplan con estas obligaciones serán excluidos de colegios, guarderías y cualquier otra actividad pública colectiva. En esa lista está, claro, la vacuna contra el sarampión.

El resultado tampoco se ha hecho esperar. Todos los niños nacidos desde el 1 de enero de 2018 tienen una tasa de inmunidad superior al 98%. Además, el gobierno francés ha lanzado una serie de campañas para reforzar el apoyo público a la vacunación y desmentir bulos anticientíficos. En cuanto a los casos, entre agosto de 2018 y julio de 2019 se registraron 1.568 infecciones. La bajada desde los 2.700 de 2018 es evidente.

Imágenes | rawpixel.com, euro.who.int, WHO Campaigns, Pixabay/Tumisu