Si pudieses saber de dónde son tus antepasados, ¿lo comprobarías?

En 2016 Momondo subía a YouTube uno de los vídeos más emotivos de internet, “El viaje del ADN”. En él, se pregunta a 67 personas sobre sus raíces, y todos ellos hablan del país en que nacieron. Sin embargo, un test de ADN les demostró que son ciudadanos del mundo.

¿Cambiaría tu perspectiva del mundo si te digo que tienes antepasados cercanos en Turquía? ¿Y en Singapur, Brasil o Australia? Muchos de nuestros prejuicios actuales, que en algún caso desembocan en conductas racistas, quedan expuestas gracias a test que han bajado por debajo de los 100 dólares.

Te curo el racismo por 100 dólares

En Europa las tendencias nacionalistas están empujando a los movimientos neonazis. Bajo la premisa de que “yo soy mejor que tú”, la violencia contra etnias no autóctonas se ha disparado en los últimos años. En el vídeo de arriba, que podemos ver aquí subtitulado, varias personas se declaran patriotas.

Un inglés comenta que “probablemente somos el mejor país del mundo” y un islandés dice que “soy más importante que tú” / “soy más fuerte y más importante que mucha gente”, en relación a su descendencia. Tras el experimento, sus burbujas de realidad se pinchan.

El islandés tiene ADN de Europa del Este, España, Portugal, Italia, Grecia…, y el inglés tiene un 5% de sangre alemana (a quienes considera peores personas). Una mujer admite que “este tipo de test deberían ser obligatorios” para reducir el extremismo. Del mismo modo, obligatoria debería ser la programación ética o el uso de bancos de datos heterogéneos para entrenar a la inteligencia artificial para eliminar el racismo.

test-adn-de-donde-eres-pais

Obligatorio, de momento no, pero sí accesible. Marcas como MyHeritage (69 euros) o Family Tree DNA (59 dólares americanos), entre muchas otras, nos ofrecen descubrir nuestras raíces. De dónde venimos, e incluso dar con algunos familiares cercanos a quien no conocíamos. Todo por menos de 100 dólares, barrera que se rompió hacia 2016.

Otras marcas, como 24 genetics (199 euros) resultan más abultadas al tratarse de estudios más específicos. En este caso el test analiza la predisposición de lesiones deportivas, clave si somos deportistas en busca del éxito. Con ellos, podríamos orientar tratamientos para diferentes enfermedades.

En cualquier caso, resulta interesante que estos test lleguen a costar lo que una cena copiosa para dos y que puedan una perspectiva mucho más amplia de quienes somos.

Test de ADN para buscar personas desaparecidas

De dónde venimos es clave para entendernos a nosotros mismos, pero también para saber dónde estamos (de forma literal). El programa DNA-Prokids, de la Universidad de Granada, ha conseguido localizar a 1200 menores de edad que habían sido robados. Tras analizar 14.000 muestras por menos de 3 euros cada una, miles de niños han sido devueltos a sus familias.

test-adn-de-donde-eres-molecula

El Proyecto Genoma Humano es uno de los grandes logros de la ciencia moderna. En 2001 resolver un solo genoma costaba 100 millones de dólares americanos. Hoy cuestan menos de 3 euros para los laboratorios y entre 50 y 400 euros (según el tipo de test) para el ciudadano de a pie.

Y eso abre la posibilidad de averiguar su tus padres son tus padres, por ejemplo, con paquetes como DNA Worldwide (27,39 euros). Si descubres que eres más de África que de Europa, quizá veas la inmigración de forma diferente. En cualquier caso, es algo interesante y bonito que nos une a personas de todo el mundo.

¿Te imaginas descubrir un primo carnal? Así es tu árbol familiar

En el vídeo “El viaje del ADN” una de las voluntarias descubría que tenía un primo carnal en la sala. Vivía en otro país, practicaba otra religión y ninguno de ellos sabía del otro. Les delató el ADN, que todavía guarda secretos propios. Estos test, que suelen tardar aproximadamente un mes en decirte de dónde vienes, tienen una opción interesante.

El test viene en forma de caja con varios instrumentos muy sencillos. Uno de ellos es un bastoncillo con el que recogemos muestras de saliva. Otro es tan recurrido como un cuestionario, y aquí podemos marca la opción de “ponernos en contacto con familiares”.

Esta tecnología se ha vuelto tan asequible que uno puede realizarse el test y descubrir algo sobre su familia. Por ejemplo, que su abuelo por parte de madre tuvo un escarceo hace setenta años. Su resultado, una línea familiar completamente desconocida para nosotros que, curiosamente, se nos parecen mucho. O no.

test-adn-de-donde-eres-tecnologia

A mayor masa crítica de gente que se haga estas pruebas, más probabilidades de encontrar a alguien. Pero también de saber de enfermedades con componentes hereditarios. Por ejemplo, es posible que no sepamos de qué murió nuestro abuelo, pero descubrir que en la familia de nuestro tío abuelo ha habido muchos infartos.

Nosotros mismos podemos decir qué enfermedades hay en nuestra familia, y con ello ayudar a gente cercana (genéticamente) que no sabía que estos males estaban escritos en su código vital. El sistema tiene, no obstante, algunos “problemillas” éticos.

Tus datos serán vendidos, con toda probabilidad

Todas las marcas mencionadas tienen una letra pequeña y condiciones de servicio. En ellas se relata cómo los datos de tu ADN serán vendidos con diferentes objetivos, así como todos los datos que aportes sobre tus familiares. Podría ser que el sistema público de salud de un país los compre, algo beneficioso para la investigación.

Pero también que una marca orientada a los seguros invierta en saber quién tiene más probabilidades de que le de un infarto al volante. Y es entonces cuando los ciudadanos tendríamos problemas. Nadie querría pagar más por su seguro de coche porque tiene predisposición genética a los infartos. La privacidad es importante. Sea como fuere, elegir usar estas herramientas resulta interesante. Y tú, ¿de dónde crees que eres?

En Lenovo |

Imágenes | iStock/blackdovfx, iStock/dusanpetkovic, iStock/polesnoy, iStock/bowie15