5 predicciones tecnológicas de Regreso al futuro que no se han cumplido

Delorean y cartel de Regreso al futuro

21 de octubre de 2015 es la fecha en la que Marty McFly viaja al futuro en la segunda película de la trilogía. Una fecha que cuando se estrenó la película en 1989 parecía muy lejana y sin darnos cuenta se ha convertido en nuestro presente. Por eso queremos hacer un repaso a las 5 predicciones tecnológicas de Regreso al futuro que no se ha cumplido.

Porque más allá de lo excéntrico de la ropa del futuro, los 80 y primeros años 90 quizás marcan esta tendencia, hay algunas predicciones que si se han cumplido y otras lo han hecho a medias. Televisores de pantalla plana, o el tratamiento de rejuvenecimiento de Doc Brown, con “estiramiento de la piel, implante de pelo y cambio de sangre para quitarse 15 años”, es fácil imaginarlos hoy en día en la medicina actual.

Otras se han cumplido a medias o simplemente la imaginación de los años 80 no daba para tanto. Un ejemplo es la videoconferencia o telepresencia donde el Marty del futuro se comunica con compañeros del trabajo y su propio jefe. Sin embargo, la comunicación del despido se produce por Fax… algo que hoy es un medio en desuso. Otro ejemplo son los juicios rápidos a las dos horas, donde actualmente para determinado tipo de delitos menores ya están operativos para el día siguiente, aunque la Justicia sigue teniendo una mecánica muy lenta para el resto de causas.

5 predicciones tecnológicas de Regreso al futuro fallidas

Pero vamos a ver algunos de sus grandes fallos, empezando por estos:

  1. Los coches no vuelan. Seguramente es el principal elemento de la película que no se ha cumplido. “Allí donde vamos no necesitamos carreteras” dice Doc Brown al inicio del viaje cuando todavía están en 1985 y, aunque el vehículo privado ha evolucionado mucho, todavía necesitamos carreteras para poder seguir circulando.
  2. El aereopatín es la traducción doméstica a estos vehículos voladores. Lo cierto es que hay un proyecto en Kickstarter para sacarlo adelante que ya ha conseguido la financiación necesaria para hacerlo realidad gracias a los electroimanes que se eleva unos poco centímetros sobre el suelo. Sin embargo, no deja de ser poco más que una prueba de concepto hoy en día.
  3. El hidratador de comida todavía no funciona y es una pena, ya que realmente nos ahorraría mucho espacio en las neveras, así como en los almacenes de los supermercados. Quizás en la estación espacial internacional tengan comida similar, pero a nivel popular no tenemos todavía hornos para rehidratar la comida.
  4. Las correas que pasean solas a los perros, una de mis favoritas que evitaría los madrugones a muchos o tener que sacar a pasear al perro antes de salir al trabajo. Sobre todo seguro que muchos lo agradecerían en esos fríos días de invierno.
  5. Robocordones y ropa autoajustable que todavía no encontramos en las tiendas. Especialmente interesante es la ropa autoajustable que eliminaría la necesidad de probar y mirar tallas, aunque es una molestia que si tenemos que seguir los dictados de la moda de Regreso al futuro 2 a más de uno no nos importa asumir. Sobre los robocordones, lo cierto es que Nike prometió sacar unas zapatillas de este modelo como conmemoración de la película, veremos si lo consigue.

No todas fueron fallidas, en otras si dieron en el clavo, como las gafas desde las que se podían contestar llamadas telefónicas, la casa domótica que responde a nuestra voz para encender luces o puertas que se abren con la huella dactilar. Nos quedan diez meses para tratar de que alguien invente o ponga en marcha alguno de estos artilugios que imaginaron en su momento los guionistas de la película.

En Blog Lenovo | Nolan, Tarantino y los últimos románticos del celuloide que no quieren grabar en digital

Imagen | Wikipedia

Etiquetas: