¿Compartirías tus datos por dinero? ¿Por cuánto?

¿Por cuánto dinero venderías tus datos personales? Hablamos de aspectos como que las marcas conozcan tu nombre, género, edad o gustos, entre otros. También de la posición de tu GPS, tus contactos, o los ‘me gusta’ de Facebook.

Los datos se han convertido en el combustible de la red que alimenta la mayor industria publicitaria de todas. Parece coherente que sus dueños, nosotros, recibamos una contrapartida al prestarlos. Pero hasta ahora esto no es así.

Por cuánto dinero venderías tus datos e información

Un estudio realizado por Total Money determinó el coste real de nuestros datos, así como el valor que nosotros les dábamos. Así, el precio que pagan las marcas anunciantes por saber nuestra edad es de 0,003 libras esterlinas (el estudio se realizó con esta moneda), lo mismo que por saber nuestro género.

Saber nuestra etnia les cuesta 0,0034 libras, y el trabajo que tenemos 0,05 £. Nuestro estado matrimonial vale 0,07 £ y nuestro estado de salud 0,1769 £. Parece que en esta última hay dinero implicado, probablemente por el tema de los seguros privados. Lo chocante es cómo valoran los usuarios sus datos.

Los usuarios que hacían la encuesta sumaban 934 libras por todos sus datos online, unos 1.036 euros al cambio, siendo los jóvenes (18-24 años) quienes más pedían por ellos: 2.152 libras (2.388 euros). Como curiosidad, los varones pedían un 21% más por sus datos que las mujeres.

Qué es Google Rewards y cómo funciona

Algunos programas online te permiten vender según qué información, y en nuestro caso hemos probado la aplicación Google Rewards. En ella Google te hace algunas preguntas por semana, y te da dinero por las respuestas. Suena bien, aunque aún tiene demasiadas pegas.

Llevamos probándola un tiempo y con 30 encuestas hemos ingresado 4,37 euros. A 0,145 euros la encuesta de menos de minuto no estamos hablando de un negocio boyante (8,7 euros/hora por compartir intimidades). Aunque no deja de ser interesante que se empiece a valorar los datos, los precios son irrisorios.

google rewards pagos

Como idea es llamativa, aunque tiene muchas limitaciones. Para empezar, uno no sabe de antemano cuántas preguntas le harán o de qué estilo. En nuestro caso particular casi todas se refieren a lugares de compra y recomendaciones de vídeos en YouTube. Además, el crédito solo puede usarse en Google.

A esto se suma que no hay modo de negociar la cantidad pagada. Solo sabes cuánto recibirás una vez has rellenado el cuestionario, por lo que el usuario no tiene opción a cuestionarse si merece la pena responder o no.

Nos consuela pensar que al menos es un paso más allá de la política actual de las grandes empresas. Muchos de nosotros llevamos años entrenando algoritmos como el de recomendación de YouTube por cero euros el clic. De cero a 0,145 euros la encuesta hay una mejora. Parece que vamos en buen camino.

Mis datos son míos

Llegado a este punto es importante destacar por qué nuestros datos valen dinero. Para quien no lo sepa, los anuncios dirigidos en internet están a la orden del día. Dos personas que vean una misma web verán dos anuncios diferentes.

Estos anuncios se optimizan en base al mayor número de datos posibles, y serán diferentes según tu idioma, género, etnia o profesión, siempre intentando que el anuncio se personalice lo máximo posible. Esto se hace a través de las cookies y de los datos que damos en diferentes servicios.

En otras palabras, que una marca conozca nuestra edad hace más probable que acierte con su anuncio y que sintamos la tentación de comprar, posiblemente porque ya quisiéramos ese producto o servicio que nos ponen en bandeja.

el valor de tus datos personales encuestas dinero

Cuantos más datos sepan de ti, más acertarán y más ventas tendrán. Saber de ti les hace ser más rentables y obtener beneficio. Tus datos forman parte de una cadena de valor que se cierra cuando compras, y de ahí la importancia de que sean tuyos y seas tú quien elija cuándo datos.

En julio de 2019 la demanda de las organizaciones de consumidores de España (OCU), Portugal (Deco-Proteste), Bélgica (Test-atachts) e Italia (Altroconsumo) era admitida en el Juzgado de lo Mercantil Nº5 de Madrid. En ella se solicita una compensación de 200 euros por usuario. Preparemos las carteras.

Ganar dinero por hacer encuestas

El precio tan bajo que tienen nuestros datos rara vez hacen rentable el dedicar nuestro tiempo a hacer encuestas. Pero esto no significa que no podamos hacer alguna de tanto en tanto e ir ahorrando esos céntimos, si nos interesa frente a otros trabajos temporales mejor pagados.

Páginas web como Con su permiso, Beruby o Nicequest ofrecen encuestas en el email que podremos saltarnos sin problema. En el caso de la última no se paga en dinero sino “caracolas” canjeables por objetos y servicios, e incluso se puede donar el capital a ONG como ACNUR, Aldeas Infantiles o Unicef.

Dicho esto, y sumado a las pegas de no saber cuánto te pagarán por encuesta o no poder negociar su precio está la falta de seguridad propia de la red. Cuantos más datos personales demos en RRSS, páginas web, encuestas o similares, más vulnerables seremos a ataques como la ingeniería social.

De momento las ganancias por encuestas son tan bajas que es poco probable que a nadie le merezca la pena responder a todo y “perder dinero” al dar datos que valen mucho por poco dinero. Una vez en internet nuestros datos dejan de estar bajo nuestro control.

En Lenovo | Cuatro extensiones para vigilar tu privacidad online en Chrome: rápido y seguro

Imágenes | iStock/Ryzhi, iStock/JONGHO SHIN

Etiquetas: