Entonces, ¿me guardo los bitcoins o los vendo?

El bitcoin (como valor, BTC, para no confundirlo con la red bitcoin basada en blockchain) es extraordinariamente volátil. Existen ensayos sobre su crecimiento o decrecimiento a futuro. También existe una enorme cantidad de fórmulas que tratan de predecir su curva, y todo tipo de teorías económicas sobre su continuidad. Ninguna aporta garantías.

La realidad es que no sabemos si mañana subirá o bajará, o cuánto valdrá dentro de diez años si es que vale algo. Entonces, ¿me guardo los bitcoins o los vendo? ¿Cuál es la mejor estrategia? ¿Hay una mejor estrategia? Veamos de qué depende el valor del bitcoin, algunos arrepentimientos del pasado y una estrategia muy sencilla de inversión.

Durante 2020 y 2021, se ha observado un crecimiento más o menos sostenido del valor del bitcoin, pero también algunas caídas importantes. Es la tónica general de esta moneda, de la que resulta imposible predecir sus próximos movimientos. ¿Se puede invertir con tanta incertidumbre?

¿De qué depende el valor del bitcoin?

“Los bitcoins tienen valor porque son útiles como moneda”, puede leerse en la sección de preguntas frecuentes del sitio bitcoin.org. Aunque aún no tiene la categoría de moneda en la mayoría de los bancos centrales, lo cierto es que sí se usa como sistema de pagos.

Al tiempo, tiene propiedades «de dinero» como durabilidad, portabilidad, fungibilidad, escasez, divisibilidad y es reconocible. Eso hace que los bitcoins tengan valor intrínseco: se puede hacer algo con ellos, como comprar. También tiene otro tipo de valor basado en la demanda a futuro, o especulativo.

Dicho de otra forma, los bitcoins tienen valor hoy porque tienen demanda actual y porque se espera que vayan a tener más demanda en el futuro. Al igual que el oro, la plata o el trigo, a medida que más usuarios demandan el uso de esta y otras criptomonedas, su precio sube. Cuando muchos usuarios venden, baja.

Según algunas teorías económicas, como es el caso de la escuela austriaca (aunque hay otras), un valor se hace más estable a medida que se usa y es aceptado por más agentes del entorno. Esto es, el valor del bitcoin (BTC) depende de la aceptación social, y es posible que en algún momento del futuro sea aceptado como valor estable, como pudiera ser el oro.

Como alternativa, también es factible que con el nacimiento de criptomonedas stablecoins respaldadas por bancos centrales (criptodólares, yenes digitales, yuanes criptográficos o DCEP, etc.) el bitcoin y las primeras criptomonedas como ethereum (ETH) o litecoin (LTC), decentraland (MANA)… hagan que estas últimas pierdan todo valor y caigan. Simplemente, no se sabe.

Arrepentirse tras vender o no comprar bitcoins

bitcoin arrepentimiento por que

Aquí y allá se encuentran testimonios de personas arrepentidas tras haber gastado o vendido buena parte –o todas– sus criptomonedas. Gente que ha gastado sus bitcoins en la compra de una casa o un coche, o que se planteó comprar, pero nunca lo hizo. Las causas más frecuentes de arrepentimiento relacionadas con las criptomonedas son:

  • Haber comprado algo costoso usando criptomonedas.
  • No haber comprado en su momento.
  • Haber vendido todo o casi todo.
  • Vender demasiado pronto.

Todas pueden ser simplificadas como «no disponer de criptomonedas que vender cuando su precio es elevado». De una manera u otra, desprenderse de todas las criptomonedas rara vez suele aportar tranquilidad, con excepción de aquellos primeros millonarios que se enriquecieron cuando el BTC multiplicó su valor en un 10.000 %. Aun así, en estos momentos está cerca de un +50.000 %, por lo que incluso estas personas podrían tener remordimientos.

A estos motivos se suman otros más complejos como olvidar la contraseña de la cartera, que te roben criptomonedas o no ser capaces de acceder al disco duro donde fueron almacenadas. Estos pueden agruparse bajo la categoría de «accidentes» y, aunque siempre puede señalarse un responsable, lo cierto es que resulta mucho más difícil evitarlos.

Por último, hay un tercer tipo de arrepentimiento por parte de inversores con poca formación. Se trata de aquellos que entraron en el mundo de las criptomonedas cuando estas se encontraban a punto de precipitarse al vacío (diciembre de 2017 o marzo de 2021), especialmente aquellas personas que compraron con dinero que luego iban a necesitar y más aún quienes se vieron obligadas a vender para recuperar parte. ¿Hay modo de no arrepentirse con los BTC?

Criptomonedas: ¡cuidado con las inversiones!

Si el apartado de arriba no fuese suficiente advertencia o disclaimer, es importante volver a destacar que el bitcoin es un valor con una volatilidad enorme. No está respaldado por ningún banco y mañana podría valer cero.

Esto hace que el capital que se introduzca en esta red de criptomonedas tiene una alta posibilidad de transformarse en cero. En consecuencia, conviene invertir con dinero que no se vaya a necesitar y cuya pérdida no suponga ningún perjuicio.

criptomonedas y arrepentimiento vender

No desprenderte de todas las criptos

Analizando los errores más frecuentes en este tipo de inversiones, una estrategia interesante exige quedarse siempre con parte de las criptomonedas tras la venta de cierta cantidad. En el siguiente ejemplo se seguirá una estrategia sencilla, cuya mecánica es:

Cuando el bitcoin alcance un valor de un +50 % del valor de compra o de la venta previa, entonces se vende el 20 % de los bitcoins que se posean.

Veámoslo con un ejemplo:

Alguien compra 0,20 BTC en un momento determinado a un precio de 10.000 €/BTC. Es decir, se gasta 2.000 € en la compra. Según el algoritmo de arriba, ¿cuándo debe vender qué cantidad?

La respuesta es sencilla: cuando el valor del bitcoin alcance los 15.000 €/BTC podrá vender el 20 % de los que posee. Así, venderá 0,04 BTC a un valor de 15.000 €/BTC, obteniendo una cantidad de 600 € y un beneficio bruto de 200 € [0,04·(15.000-10.000)], de los que habrá que abonar IRPF.

La siguiente iteración de esta mecánica se dará cuando el bitcoin tenga un precio de 22.500 €/BTC (15.000·1,5), vendiéndose un total de 0,032 BTC para obtener un beneficio de 400 € [0,032·(22.500-10.000)].

Esta forma de operar es una forma de no vender nunca todas las criptomonedas, aunque los porcentajes de crecimiento (+50 %) y venta (-20 %) pueden ser ajustados en base al riesgo asumible. El objetivo de estas mecánicas es quedarse siempre con cierta cantidad de bitcoins por si acaso suben.

Imágenes | shutter_speed, Taylor Young, Art Rachen

En El Blog de Lenovo | La injusticia social de no dejar pagar en efectivo

En El Blog de Lenovo | Kakebo, el libro japonés para ahorrar y otras soluciones versión app

Etiquetas: