Qué es un módem: historia, usos y curiosidades

Cuando hablamos de conexión a internet, tres dispositivos han sido los protagonistas a lo largo de la historia: el router, el punto de acceso y el módem. Los tres han resultado imprescindibles para que, en estos momentos, estemos leyendo esto cómodamente en nuestra casa. En este artículo, os vamos a hablar de uno de ellos. ¿Qué es un modem?

Todos lo nombramos, pero ¿sabemos qué es un modem?

Según la muy consultada Wikipedia, se puede definir módem como «el dispositivo que convierte las señales digitales en analógicas (modulación) y viceversa (desmodulación), y permite así la comunicación entre computadoras a través de la línea telefónica o del cablemódem».

El módem es el artefacto (externo o interno en forma de placa) que hace posible que podamos navegar por internet, ya que es el responsable de conectarnos a nuestro proveedor de telefonía, generalmente a través de un cable de fibra óptica o cable coaxial. La señal que ofrece el proveedor (ISP) es analógica y hay que transformarla en señal digital. Y eso es, justamente, lo que hace el módem.

¿Cómo funciona un módem?

Es complicado explicar cómo funciona un módem sin entrar en tecnicismos complicados de entender, pero lo intentaremos. La información que se transmite se divide en dos señales: moduladora y portadora. Estas ondas tienen tres características variables: frecuencia, amplitud y fase. El dispositivo se encarga de «modular y demodular» (de ahí la palabra módem): el modulador emite la señal portadora. La señal moduladora contiene la información a transmitir y modifica la señal portadora para obtener una nueva señal. Cuando esta llega a su destino, el demodulador se deshace de la señal portadora, quedándose con la moduladora.

Breve historia del módem

Como suele ocurrir con otros avances tecnológicos, el primer uso del módem fue militar. Concretamente, en la década de los 50 en los EE UU. Fue en 1958 cuando aparecieron los primeros módems como parte del sistema de defensa SAGE. Estos aparatos conectaban diversas terminales en bases aéreas, en las que se encontraban radares y centros de control, con los centros del SAGE que se localizaban por todo lo largo y ancho de Norteamérica.

Posteriormente, apareció la primera red de datos (ARPANET) y, luego, lo que conocemos como World Wide Web, una red con incontable número de dispositivos interconectados. En este momento se comenzó a utilizar la red telefónica para poder navegar por internet. Por eso, al principio, no podíamos hablar por teléfono mientras estábamos conectados a internet. Nos ofrecía un ancho de banda de escasos 56 Kbps y emitía un sonido infernal cuando nos conectábamos.

Actualmente, el módem solo se utiliza en conexiones analógicas como, por ejemplo, para enviar un fax. Por fortuna, la época de la lentitud en conexión y ruidos extraños a la hora de conectarnos ha pasado a mejor vida.

Imágenes | Portada (1), Pixabay (2)

Etiquetas: