Borré mis archivos del ordenador por error y no tengo copia de seguridad, ¿se pueden recuperar?

recuperar

Uno de los problemas que nos pueden ocurrir cuando trabajamos con ordenadores es perder algún documento con el que estábamos trabajando. Al cabo de unos días intentamos recuperarlo y no lo encontramos. Lo normal en estos casos es que se fuera a la papelera de reciclaje por un descuido y, en un momento dado, se vaciara dicha papelera. Es aquí donde si no tenemos copia de seguridad y el documento es importante nos puede entrar el pánico.

Pero lo cierto es que tenemos diferentes opciones para tratar de recuperarlo. Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo borra los archivos un sistema operativo. En este caso todos los sistemas de ordenadores se comportan de forma similar.

Si hablamos de un borrado común —el documento que se elimina de la papelera— lo que hace Windows es marcar el espacio ocupado por dicho archivo en el disco como espacio disponible. De esta forma otros archivos pueden ocuparlo y el sistema puede escribir en estos sectores del disco.

Cuestión diferente es un borrado seguro. Para esto se necesita un programa específico que además de liberar el espacio se preocupa de sobreescribirlo, según el algoritmo elegido, un número concreto de veces. Un ejemplo de este tipo de programas es el Eraser, muy recomendables cuando lo que queremos eliminar es información financiera o datos personales, por ejemplo.

Aquí no importa tanto si hablamos de un disco duro tradicional, que graba magnéticamente la información o un disco SSD que lo hace electrónicamente. Estos últimos los incorporan los equipos de última generación como el Lenovo Yoga 910 ya que al no tener componentes mecánicos, tienen tiempos más rápidos en lectura y escritura. Esto implica que el desempeño del equipo es mejor, aunque a la hora de recuperar los archivos borrados su comportamiento es similar.

¿Dónde se encontraba tu archivo?

Por lo tanto una de las cuestiones a tener en cuenta a la hora de recuperar un archivo borrado es cuánto tiempo hace que se eliminó dicho archivo. A medida que va pasando más tiempo desde que se eliminó, es más probable que se haya utilizado dicho espacio ocupado para ubicar uno nuevo.

También hay que tener en cuenta donde guardábamos el archivo. Por ejemplo, si nuestro documento estaba en un disco duro virtual tipo Dropbox, es importante saber que tenemos disponible una papelera de reciclaje si accedemos al servicio web, donde podríamos encontrar dicho archivo eliminado. Desde aquí también podría recuperarse. Otra solución posible es si el disco duro virtual estaba sincronizado en otro ordenador, que no está conectado a Internet y todavía no ha sincronizado los cambios. Lo ideal en este caso es iniciarlo sin conexión de red para copiar el archivo a otra ubicación.

Si nuestro archivo estaba ubicado en Documentos, Música, Imágenes, Vídeos y Escritorio y de los archivos de OneDrive sin conexión, se podrían recuperar si teníamos activado el Historial de Archivos de Windows, incluso aunque no tuviéramos conectada la unidad de red de copias, ya que guarda una versión en la caché del disco duro a la espera de que se vuelva a conectar dicha unidad.

En este caso más que para recuperar un archivo sobre todo es útil para recuperar una versión del archivo. Es decir, cuando hemos hecho una serie de cambios y queremos volver a una versión anterior pero no estamos seguros de todo lo que hemos cambiado. Se activa a través de Configuración > Actualizaciones y Seguridad > Copia de Seguridad y es necesario tener un disco externo conectado para que realice la copia.

Existen laboratorios especializados en recuperación, pero por el coste que implican es muy elevado. Además son efectivos, sobre todo, en el caso de que un disco duro se haya dañado físicamente, no tanto para un borrado intencionado de un disco.

Opciones para recuperar archivos borrados por error

Pero si todo esto falla tenemos que buscar en el espacio libre de nuestro ordenador con un programa especializado en recuperar este tipo de archivos. Todos trabajan más o menos de la misma manera.

Estos programas tienen un filtro que tenemos que completar para que la búsqueda sea más rápida. Se puede especificar nombre del archivo, si conocemos la ruta donde se ubicaba, el tipo de archivo perdido, ya sea texto, imagen o vídeo, por ejemplo. Y también la fecha aproximada en la que se ha perdido. Con todos estos elementos realiza la búsqueda en este espacio libre y nos indica si tenemos opción a recuperarlo o no.

Estas son algunas de las alternativas que tenemos disponibles:

1. Recuva

Recuva tiene una versión gratuita que será más que suficiente para la mayoría de usuarios. Nos marca con un sencillo código de colores, verde, amarillo o rojo, si el archivo es recuperable o no. Luego sólo tenemos que indicar en qué ubicación queremos guardarlo, donde lo recomendable siempre es hacerlo en un disco externo.

2. GetDataBack

GetDataBack es otra alternativa muy interesante. En este caso nos abre un árbol de carpetas según las tenemos dispuestas en nuestro equipo. Nos muestra los archivos que tenemos disponibles dentro de cada carpeta y que si son recuperables o no. Esto ayuda mucho si sabemos dónde guardábamos el documento perdido. Tiene una versión gratuita que nos permite revisar si puede recuperar el archivo. Pero después, si queremos hacerlo, tenemos que adquirir la licencia del producto.

3. PhotoRec

PhotoRec es una alternativa libre muy interesante para recuperar archivos de imágenes o vídeos. También desde memorias externas o tarjetas SD desde donde los hayamos eliminado. Quizás no tiene la interfaz más amigable, pero es muy efectiva.

Si después de pasar estos programas no hemos encontrado nuestros archivos podremos darlos prácticamente por perdidos.

Lenovo Yoga 910 Glass

Ante la duda y para evitar problemas, es mejor apostar por un dispositivo de calidad, como el Lenovo Yoga 910 Glass. En este caso el disco duro es de tipo SSD y además utiliza la conexión PCIe, la misma que utilizan por ejemplo las tarjetas gráficas. Esta interfaz de conexión hace que pueda ser hasta 27 veces más rápido que si estuviera conectado por SATA III.

Esto nos garantiza una velocidad de lectura y escritura espectacular para un portátil de gama alta. Además se complementa con su bisagra de tipo reloj, que permite girar la pantalla 360 grados. Los modelos más avanzados vienen con pantalla 4K, una resolución de 3840 x 2160 que hacen de su pantalla de 13,3″ uno de sus mayores atractivos.

La carcasa de aluminio garantiza que el calor que genera sus procesadores, Intel Core i7-7500U se disipe de forma adecuada. En este sentido su disco SSD también genera menos calor que un disco duro tradicional. Además protege nuestro ordenador portátil de golpes y caídas. Todo acompañado por 8 GB de memoria RAM DDR4 y una batería que nos garantiza entre 10 o 15 horas de uso, más que suficiente para pasar todo el día fuera de casa.

En Blog Lenovo | Cómo borrar y ganar el espacio de todos los archivos que Windows 10 guarda en tu PC pero no necesitas

Etiquetas: