¿Para qué tareas necesitamos habilitar el administrador en Windows 10?

A la hora de crear un usuario en Windows 10, puede ser interesante que nos creemos una cuenta de administrador. El administrador en Windows 10 conlleva una serie de privilegios que pueden resultar muy útiles para sacar el máximo partido al sistema operativo.

¿Cómo creamos un usuario administrador en Windows 10?

Crear un usuario administrador en Windows 10 nos otorga ciertas funcionalidades extra. Por ejemplo, permisos especiales en determinadas carpetas. Un usuario administrador puede acceder a todo el sistema, así que es conveniente otorgar dichos permisos a una persona de confianza.

Primero, tenemos que crear una cuenta de usuario local. Para ello, hemos de ir seleccionando el botón de inicio, configuración y, por último, cuentas. En esta pantalla marcamos ‘Familia & otros usuarios’.

Pinchamos sobre ‘Agregar a otra persona a este equipo‘ y, a continuación, sobre ‘No tengo los datos de inicio de sesión de esta persona’.

Escribimos un nombre de usuario, contraseña, indicio de contraseña o preguntas de seguridad y clicamos en ‘Siguiente’. Una vez creada, tenemos que cambiarla de ‘local’ a ‘administrador’. Así, sin salir de esa ventana, pulsamos sobre el nombre de usuario que acabamos de crear y pulsamos en ‘Cambiar el tipo de cuenta‘.

Al elegir esta opción, llegaremos a una nueva ventana en la que aparece una pequeña flecha. A continuación, tendremos la opción de elegir la cuenta de administrador y confirmarlo pulsando en ‘Aceptar’.

Listo, a partir de ese mismo momento, este usuario tendrá privilegios de administrador en Windows 10 logrando un acceso a su ordenador mucho más completo.

¿Para qué es necesario tener privilegios de administrador en Windows 10?

Solo quien posea una cuenta de administrador en un ordenador con Windows 10 podrá, por ejemplo, instalar o desinstalar programas. Podríamos decir que dispone de un control más exhaustivo de todo lo que entre en el equipo: la inmensa mayoría de virus y archivos maliciosos logran entrar en el ordenador a través de un archivo ejecutable.

Los usuarios con privilegios de administador en Windows 10 también pueden realizar cambios en el registro, en la configuración del sistema operativo o, incluso, realizar cambios sobre el resto de usuarios, mientras que estos no sean, a su vez, administradores. En resumen, las cuentas locales, sin privilegios de administrador, son ideales para aquellos miembros de la familia que solo vayan a usar el ordenador para navegar por internet, jugar a videojuegos o utilizar, por ejemplo, procesadores de texto. Para un uso más intensivo, deberemos crear una cuenta con privilegios de administrador.

Etiquetas: