¿Qué procesadores son compatibles con Windows 11?

El sistema operativo (SO) Windows 11 está llegando de forma masiva a los usuarios. Al menos, a aquellos equipos con procesadores compatibles, algo que viene dado por la presencia o no de estos componentes de hardware ‘necesarios’ para desplegar todo su repertorio de habilidades en apartados como el rendimiento o la seguridad. En cualquier caso, hay que recordar que es posible instalar este SO en sistemas no compatibles desde la ISO que podemos descargar en Microsoft.

A pesar de ser una evolución directa de su predecesor, Windows 11 viene con tecnologías que lo hacen muy distinto en la práctica. Estas diferencias, a medida que trascurra el tiempo, se irán consolidando en los equipos en los que se utilicen elementos de hardware específicos. Es lo que sucede con los chips TPM, con las unidades SSD NVMe, con procesadores que integran arquitecturas híbridas o con tecnologías más avanzadas como los Snapdragon 8cx Gen3 recientemente anunciadas.

Índice:

Procesadores compatibles

Optimizando Windows 11

Procesadores compatibles

La lista de procesadores compatibles con Windows 11 la podemos consultar en la web oficial de Microsoft. Como puedes ver, esencialmente tenemos elementos Intel a partir de la octava generación y AMD Ryzen a partir de los que tengan cores Zen+. En el caso de los procesadores Qualcomm, la lista es mucho más reducida. Recuerda que Microsoft trabaja en exclusiva con esta empresa para desarrollar los equipos Always Connected con sistema operativo Windows 11 sobre ARM.

CPU Intel: Windows 11 y el thread director

Con los procesadores Intel 12th Gen Alder Lake llega una nueva forma de organizar los núcleos. Este fabricante integra dos tipos de cores en estos chips: los P de alto rendimiento y los E de eficiencia. Para que esta arquitectura funcione óptimamente, Intel ha añadido el thread director a sus procesadores.

Este elemento da cuenta del estado de los núcleos, si están ‘ocupados’ o libres, o a qué velocidad están funcionando. En coherencia con esto, en Windows 11 Microsoft ha añadido un componente, el scheduler o programador de tareas, que es capaz de ‘hablar’ con el thread director para asignar los procesos de ejecución de las aplicaciones a los cores de un modo óptimo para maximizar rendimiento y eficiencia. Así pues, si tenemos un equipo portátil o de sobremesa con un procesador Alder Lake, lo suyo es instalar Windows 11, si es que no viene instalado ya.

Además, con el nuevo SO de Microsoft Intel permite usar la tecnología Bridge, que habilita la ejecución nativa de aplicaciones ARM de Android en procesadores x86. AMD y Qualcomm ya permiten la ejecución de estas apps sin complejos procesos de traducción de código, mientras que en Windows 11 es posible (en algunas versiones de desarrollo) ejecutar elementos ARM de Android, y en el futuro cercano se habilitará para todas las versiones.

AMD, en el camino de la compatibilidad sin fisuras

En el caso de AMD, sus procesadores usan una tecnología ‘tradicional’, sin cores de diferentes clases. Eso hace que el scheduler no tenga que discriminar entre diferentes tipos de núcleos. De todos modos, esta compañía lleva experimentando algunas irregularidades desde que Windows 11 se presentó en sociedad.

Primero fueron los problemas de rendimiento, que ya han sido solventados. Ahora tenemos microparones debidos a un funcionamiento incorrecto con relación al TPM integrado en el firmware o fTPM. Si está habilitado en la BIOS, experimentaremos estas interrupciones. Por lo pronto, la primera medida, a la espera de la llegada de las soluciones en mayo de 2022, será deshabilitar fTPM, o instalar un criptoprocesador seguro TPM hardware, o dTPM en el caso de los equipos de escritorio. En la práctica, no necesariamente tenemos que vernos afectados por estas intermitencias de un modo significativo, pero pueden manifestarse en formas como la de este vídeo:

(Fuente: Harrison S en Youtube)

Qualcomm: hacia la movilidad conectada

Windows 11 también puede funcionar sobre procesadores diferentes a los x86 de Intel y AMD. En concreto, sobre ARM es el sistema operativo que se usa en los equipos Always Connected con procesadores Qualcomm Snapdragon, cuya generación más reciente es la 8cx Gen 3, recientemente anunciada. El equipo Lenovo ThinkPad X13s presentado en el reciente Mobile World Congress 2022 es un ejemplo de portátil con conectividad 5G integrada y arquitectura ARM de última generación.

En este caso, las ventajas derivadas de tener un sistema en un chip Qualcomm pasan por la conectividad 5G propiamente dicha, así como por la integración de GPS también de forma nativa. El ahorro de batería es otro punto a favor de los equipos Always Connected. En la parte menos positiva está el rendimiento, que está un punto por detrás del de los equipos x86 de Intel y AMD.

Optimizando Windows 11

La estrecha relación entre el procesador y el sistema operativo se traduce en el impacto que algunas opciones de configuración pueden tener en el funcionamiento de nuestros equipos. En Windows 11 tenemos algunas opciones de configuración que podemos tunear para ajustar el rendimiento o la eficiencia a nuestro gusto.

Sin ir más lejos, en la ruta ‘Configuración-Sistema-Modo de energía’ podemos cambiar la relación entre eficacia energética, equilibrio o máximo rendimiento. En el caso de los procesadores Intel de 12ª generación, el modo elegido aquí impacta en la forma en la que el scheduler asigna los procesos a los cores del procesador.

También tenemos opciones para optimizar el comportamiento de los juegos. Recuerda que Windows 11 se integra con mucha solvencia con diferentes plataformas y servicios de Microsoft como Microsoft 365 y Xbox. En este SO podemos activar la opción ‘Modo juego’ en las opciones de configuración de Juegos para desactivar servicios y procesos en segundo plano, u optimizar su comportamiento en ventana dentro de la ruta ‘Sistema-Pantalla-Gráficos’.

 

Más en el Blog de Lenovo | Comienza a sacar partido a los nuevos widgets de Windows 11

Más en el Blog de Lenovo | Los mejores atajos de teclado para sacar partido de Windows 11