Un año de Windows 11: opiniones y evolución

El tiempo pasa volando, como quien dice, y el último sistema operativo de Microsoft está a punto de cumplir un año de vida. Su irrupción en el mercado ha supuesto un antes y un después en las actualizaciones de la compañía estadounidense debido a las especiales exigencias que demanda de los equipos en los que se va a actualizar. Con todo: ¿qué opiniones genera Windows 11 entre sus usuarios y cómo está evolucionando en sus primeros 12 meses?

Índice:

1400 millones de equipos con SO Windows

Entornos profesionales: a su ritmo

Buenas opiniones, en general 

Una adopción progresivamente más rápida

Antes de meternos en faena, recordemos los requisitos para descargar Windows 11:

  • RAM mínima de 4 gigabytes.
  • Procesador de 64 bits.
  • Chip TPM 2.0 (Trusted Platform Module 2.0) o tecnologías equivalentes implementadas en el firmware de los equipos (fTPM en AMD o PPT en Intel).

Estas exigencias hacen que haya equipos que se queden fuera de la actualización, a cambio de que el nuevo sistema operativo ofrezca funcionalidades más robustas, eficientes y seguras para los usuarios.

1400 millones de equipos con SO Windows

Según datos del pasado mes de enero, hay 1400 millones de equipos que tienen como sistema operativo Windows 10 u 11. Y, de acuerdo con un informe de la compañía de análisis de mercado Riverbed, un tercio de las máquinas necesita ser remplazada o actualizada para poder instalar el nuevo SO. Esta premisa, por sí sola, supone un reto importante de cara a su despliegue.

Asimismo, el proceso gradual de actualización adoptado por Microsoft, en el que los equipos iban recibiendo el update a Windows 11 siguiendo una lista de espera, se ha acelerado con el paso de las semanas hasta llegar al punto de poder recibirla inmediatamente. En esta página web de Microsoft tienes enlaces para la actualización a Windows 11 mediante asistente, la creación de un soporte de instalación o la descarga de la ISO (descarga de imagen de disco, para arrancar el SO desde USB o similar).

Con todo, la adopción del nuevo sistema operativo está progresando a un ritmo cada vez mayor, una vez que todos los equipos que se han vendido y se venden desde su lanzamiento ya son compatibles con él sin necesidad de actualización alguna.

Entornos profesionales: a su ritmo

Según datos de AdDuplex, en su informe de junio de 2022, Windows 11 estaba instalado en un 23.1 % de los equipos, a lo que hay que sumar un 0.8 % de usuarios dentro del canal Insiders. En total, prácticamente un 24%. Si tenemos en cuenta que un tercio de los ordenadores que usan Windows no es actualizable al nuevo SO, su penetración, en la práctica, es mayor. Eso sí, en los entornos profesionales, la prevalencia de equipos incompatibles es un obstáculo para la adopción de Windows 11 por el esfuerzo económico que supone la renovación informática, aunque se prevé que esta barrera venza más pronto que tarde.

Buenas opiniones sobre Windows 11 en general

Las opiniones que suscita Windows 11 son diversas. En general han sido buenas, aunque es complicado satisfacer a todo el mundo, especialmente cuando hay dispositivos que tienen que quedarse atrás. En algunos casos, es posible instalar este sistema operativo incluso en equipos incompatibles, lo cual supone quedarse fuera de las opciones de actualización, por lo que la experiencia de uso no es óptima. De cualquier forma, encontramos que las opiniones son favorables en su conjunto.

Ahora, con el desembarco de la actualización 22H2, Windows 11 desarrolla numerosas novedades que, entre otras cosas, recuperan y mejoran funciones de su predecesor. Y es que el nuevo SO rompió en principio con algunos puntos de Windows 10, que con esta update se ‘recomponen’ para conciliar ambos mundos. Además, antes de final de año habrá otra actualización importante.

Por otro lado, Windows 11, aparte de estar preparado para instalarse en los equipos x86 (siempre y cuando sean compatibles en hardware, claro está), también funciona en equipos con procesadores ARM. Asimismo, soporta los subsistemas de Android y Linux, lo que permite que el nuevo sistema operativo sea capaz de integrar sus aplicaciones.

Estas actualizaciones y la consolidación de dichos subsistemas hará que más usuarios mejoren la experiencia de uso.

Una adopción progresivamente más rápida

Todos los elementos descritos anteriormente apuntan hacia una adopción de Windows 11 que va adquiriendo velocidad. Las reticencias iniciales para la actualización están dejando de ser tales, ahora que ya está claro en qué equipos puede instalarse y en cuáles no, al tiempo que el mercado se va llenando de dispositivos nuevos, compatibles con este SO por diseño.

La primera gran actualización de Windows 11, la 22H2, viene con mejoras relevantes, al tiempo que las empresas dejan de ver la migración como un riesgo para pasar a ser una oportunidad. Microsoft es especialmente cuidadosa en este último punto. De hecho, Windows 10 seguirá contando con soporte por parte de Microsoft hasta 2025, dejando margen para que se lleve a cabo una migración paulatina y ordenada al nuevo SO.

Los canales Insider, por su parte, con un 0.8 % de cuota de instalación, tienen margen para crecer también. En ellos es posible experimentar con nuevas funcionalidades antes de que lleguen a los equipos a nivel comercial. No son canales recomendados para un uso en entornos críticos, pero ofrecen un funcionamiento razonablemente estable como para darles una oportunidad. Especialmente para usuarios entusiastas y early adopters.

Más en el blog de Lenovo | Prepara tu portátil para que sea el primero de la clase con estos 7 trucos

Más en el blog de Lenovo |Cómo mantener el ordenador portátil encendido con la tapa cerrada en Windows 10