Así se combate la malnutrición infantil con tecnología móvil

Se calcula que 51 millones de niños sufren malnutrición aguda en todo el mundo. Según la ONU, la mala alimentación causa casi la mitad de las muertes de menores de cinco años. Parte de las medidas para acabar con esta situación se basan en mejorar los sistemas productivos de comunidades en riesgo.

Dentro de estas medidas juega un papel fundamental, también, la tecnología. Desde marzo de 2018, el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) cuenta con una herramienta digital de asistencia y seguimiento nutricional de menores.

El dispositivo, que recibe el nombre de SCOPE CODA, permite a los trabajadores humanitarios acceder a los datos y el historial clínico de los niños en tiempo real. Funciona, incluso, en zonas remotas y aisladas en las que no hay conexión.

La malnutrición infantil en el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) señala como malnutrición las carencias, los excesos o los desequilibrios de la ingesta de energías y/o nutrientes de una persona. Por lo tanto, por malnutrición se entiende tanto la obesidad (y las enfermedades relacionadas con el régimen alimentario como la diabetes o las cardiopatías) como la desnutrición (que comprende desde el retraso del crecimiento hasta las carencias de nutrientes).

La obesidad infantil es un problema de salud que podría llegar a superar en número de afectados a la desnutrición. Esta, sin embargo, sigue siendo la principal preocupación a nivel mundial. La desnutrición provoca enfermedades, problemas de crecimiento y desarrollo e incluso la muerte en numerosos países del mundo. Estos son algunos de los datos que resalta la OMS:

  • Uno de cada cuatro niños en el mundo sufre retraso en el crecimiento. En los países en vías de desarrollo, la proporción es de uno de cada tres.
  • 66 millones de niños en edad escolar asisten a clase con hambre en los países en desarrollo. 23 de ellos se encuentran en el continente africano.
  • 3 millones de niños mueren cada año como consecuencia directa de la desnutrición.

El dispositivo SCOPE CODA usa tecnología móvil contra la desnutrición infantil.

Objetivo: Hambre Cero

El segundo de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para hacer del mundo un lugar mejor antes del 2030 tiene como nombre “Hambre Cero”. Se trata, realmente, del reto más urgente para alcanzar el objetivo número uno: “Fin de la pobreza en todas sus formas”.

Algunas de las metas de la ONU son “poner fin al hambre y asegurar el acceso de todas las personas (…) a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año” y “poner fin a todas las formas de malnutrición, incluso logrando, a más tardar en 2025, las metas convenidas internacionalmente sobre el retraso del crecimiento y la emaciación de los niños menores de 5 años (…)”.

Cómo se usa un móvil para luchar contra la malnutrición

Para los médicos y trabajadores de la salud en zonas remotas y con pocos recursos, la información es fundamental. La mayoría solo cuentan con archivos en papel para guardar la información de los pacientes, que a menudo se pierden, se traspapelan o, en épocas de lluvia, se dañan hasta quedar inservibles.

Esto dificulta en gran medida la labor de los médicos que no pueden acceder a información básica sobre cada niño. Como, por ejemplo, si ha ingresado por desnutrición antes o se trata de la primera vez.

El sistema SCOPE CODA del PMA es un dispositivo similar a un smartphone que integra un lector de tarjetas electrónicas. Permite a los trabajadores humanitarios registrar y consultar información sobre el estado nutricional de niños y mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. De esta forma, pueden tener una visión general de su salud y tomar decisiones rápidas y basadas en datos. Funciona, incluso, sin conexión, algo totalmente necesario en zonas remotas y aisladas. 

Reducir la introducción manual de datos en papel permite ahorrar tiempo, eliminar trámites de envío y recepción de documentos y aumentar la seguridad de los registros. El sistema digitalizado permite, además, compartir los datos recopilados con otros trabajadores, gobiernos u ONG.

Sudán del Sur, Uganda y Tayikistán

El Sistema SCOPE CODA se está utilizando desde marzo de 2018 (y en colaboración con gobiernos nacionales y diferentes ONG) en Sudán del Sur, Uganda y Tayikistán, países con un alto porcentaje de desnutrición infantil.

En las comunidades más rurales y alejadas, las acciones de las familias son fundamentales para que la labor de los trabajadores humanitarios (y la tecnología) den buenos resultados. La iniciativa personal de Teresa, una mujer de Loputuk (Uganda), es un buen ejemplo. Uno de sus cinco hijos fue tratado por desnutrición severa por un programa del gobierno con el apoyo del PMA.  Afortunadamente, se curó y nunca más ha necesitado este tipo de tratamiento.

Desde entonces, Teresa da charlas a familias de su comunidad en las que comparte su experiencia y explica cómo se puede luchar contra la desnutrición. Recientemente ha empezado a hablar también del SCOPE CODA y a explicar sus ventajas ante los registros en papel.

El camino a seguir

El pasado mes de febrero, el PMA recibió el Premio GLOMO (Global Mobile Awards) por su contribución a los Objetivos de Desarrollo con la herramienta SCOPE CODA. “SCOPE CODA es un paso tangible hacia el logro del Hambre Cero para 2030 mediante una toma de decisiones más rápida, transparente y basada en datos”, señala Enrica Porcari, Oficial Jefe de Información y Directora de Tecnología del PMA.

SCOPE CODA ha demostrado sobre el terreno las posibilidades que ofrece la tecnología móvil contra la desnutrición. El objetivo, señalan desde el PMA, es pasar a utilizarlo en otros países de alta prioridad en los próximos años. Y, aunque inicialmente fue desarrollado para programas de tratamiento de desnutrición, puede usarse en otros muchos ámbitos e iniciativas.

Imágenes | Pixabay/congerdesignUnsplash/Ben White

Etiquetas: