Cómo hacer un test de velocidad de internet

Un test de velocidad de internet es la herramienta esencial a la que acudimos cuando vemos que algo falla en nuestra conexión. Se trata de un procedimiento tan sencillo que cualquiera es capaz de llevarlo a cabo.

Pero ¿es fiable?, ¿cómo se hace?, ¿cuáles son las mejores páginas web que ofrecen un test de velocidad? En este especial daremos respuesta a todas estas preguntas. Porque hacer un test de velocidad es algo que nos va a ser de utilidad mucho más de lo que pensamos.

Test de velocidad: ¿cómo hacerlo?

Lo primero que hemos de hacer es entrar en una web para realizar el test de velocidad. Dos de las más utilizadas por los usuarios son Speedtest o Testvelocidad.eu. Incluso, al poner «test de velocidad» (sin las comillas) en Google, el primer resultado es, precisamente, una prueba ofrecida por la gran G a través del servicio Measurement Lab.

Es recomendable, antes de completar el test, que cerremos cualquier otra página web o servicio a través del cual se pudieran estar descargando datos, tales como un televisor inteligente, gestores de torrents, plataformas de contenido por streaming, etc.

Por lo general, el test de velocidad muestra lo que parece ser un velocímetro. Solo hay que iniciar el test para que se ponga en marcha. Recuerda no cambiar de pestaña mientras el proceso esté en curso.

Este es un ejemplo del resultado obtenido en Speedtest.

Y este, en Testvelocidad.eu.

Como podéis ver, los resultados difieren, por lo que siempre será recomendable realizar el test en dos sitios diferentes. Ahora bien, ¿en qué debemos fijarnos?

Los parámetros más importantes

Esto es lo que significan las variables que se analizan.

Descarga/Bajada: se trata de la velocidad a la que descargamos datos desde un servidor. Se mide en megas por segundo, es decir, los megas que podemos descargar en un segundo. ¡Ojo! las páginas web, cuando se consultan, se están descargando. No nos referimos solo a archivos de gran tamaño.

Carga/Subida: el camino inverso. Lo que tardamos en llevar un archivo a un servidor externo.

La velocidad que tenemos contratada suele diferir un poco de la que obtenemos en el test de velocidad, ya que una gran mayoría de nosotros nos conectamos vía WiFi. La velocidad puede disminuir a medida que nos alejamos del router o si estamos conectados a un canal saturado. Cuanto más se acerque el resultado del test a la velocidad contratada, mejor. En el ejemplo propuesto la contratación era de 100 Mbps, por lo que podemos estar satisfechos.

Ping o latencia: si la velocidad de descarga es la cantidad de agua que es capaz de transportar una hipotética tubería, la latencia sería la anchura de esa tubería. En definitiva, indica la cantidad de datos que somos capaces de descargar en un tiempo determinado. La latencia, que se mide en pings, marcará la diferencia, por ejemplo, en juegos online y es preferible que esté por debajo de 60 milisegundos.

Podemos concluir afirmando que, aunque no sean 100 % exactos, los test de velocidad son adecuados para verificar si todo va bien en nuestra conexión. Para resolver cualquier duda, es conveniente que os pongamos en contacto con nuestro operador de telefonía.

Etiquetas: