Comprar un robot aspirador y que te enseñen cómo programarlo

Se estima que el 98,3% de los españoles saben leer y escribir pero, ¿cuánta gente sabe programar? La edición de código podría ser la alfabetización del siglo XXI, y cada vez más personas aprenden a manejarlo. Especialmente cuando los fabricantes liberan su código y fomentan su uso, creando un ecosistema digital (que sí, les beneficia). Ponemos algunos ejemplos.

iRobot, la marca de robots aspiradores, lanzó un robot educativo; Google Actívate hace tiempo que da clases para mejorar en competencias digitales de forma gratuita (usando su sistema, claro); Amazon ha lanzado AWS Actívate para empresas y el cochecito DeepRacer para que los programadores puedan trastear con el aprendizaje automático. Veamos de cerca estos proyectos.

DeepRacer, el coche “autónomo” de Amazon

Tiene el tamaño de una caja de zapatos y su ensamblado es realmente sencillo. La parte complicada, la programación, la aprenderemos mientras trasteamos con él. El objetivo de Amazon Web Services (AWS) con este pequeño coche presentado en el re:Invent 2018 de las Vegas es “democratizar la inteligencia artificial”, hoy presente en contados dispositivos.

Según Andy Jassy, consejero delegado de Amazon Web Services, “No sé si será dentro de tres, de cinco o de diez años… [pero] la inmensa mayoría de las aplicaciones utilizarán el aprendizaje automático y la inteligencia artificial”. De modo que pronto pondrán a la venta el DeepRacer por unos 399 dólares.

Lo cierto es que el plan es inteligente y sigue la pista de lo que Google hizo con Android hace años. La idea es hacer muy accesible a los programadores determinados conocimientos, y que estos usen su plataforma para desarrollar ellos las tecnologías de aprendizaje autónomo e IA. Es un win-win.

Algo parecido hace en su plataforma AWS Actívate. Si AWS es una suite de herramientas para empresas, el programa Actívate busca enseñarlas a usar la plataforma de Bezos. La estrategia está muy clara, y no es nueva. Microsoft ya incorporó hace décadas cursos para su paquete ofimático (Word, Excel, Power Point), hoy día el más usado del mundo.

Machine Learning University, también de Amazon

Como colofón, en noviembre de 2018 publicaron Machine Learning University, una serie de cursos orientados a ingenieros y desarrolladores que busquen aprender sobre las herramientas que ofrece AWS.

Por supuesto que se trata de una campaña de marketing para conseguir mercado, pero no deja de ser interesante de cara al currículum de los desarrolladores. Estos ahora pueden echar mano de casos reales y de recursos hace tiempo solo presentes en grandes empresas.

Y es que la marca que mejor enseñe a programar, o que más se esfuerce en que otros aprendan, podría controlar el mercado billonario de la inteligencia artificial en la próxima década. Esta aproximación, que evidentemente tiene un propósito económico, nos vendrá de maravilla a usuarios y clientes, ya que veremos cómo el machine learning es una fuerza transformadora de empleo e incluso ciudades enteras.

¿Quieres aprender a programar robots? Compra un aspirador

programar con un robot aspirador

Sin llegar al tamaño de Amazon, iRobot es una empresa a la que le ha ido muy bien. Hasta hace poco su objetivo era diseñar y vender aspiradores automáticos. Sin embargo, en la marca se dieron cuenta de que tenían a su disposición uno de los mejores bancos de ensayos de robótica. Por un lado, sabían construir robots, y por otro programarlos. ¿Sabrían enseñar a hacerlo a otros?

En iRobot fueron conscientes de que tenían lo que muchas marcas estaban tratando de diseñar: un robot que podía ser construido y programado por los usuarios. Incluso si estos son niños pequeños. De modo que sacaron Create 2, una herramienta de aprendizaje dirigida a aquellos que busquen aprender. Lo más curioso es que uno de los  robots que envían con el pack es un Roomba serie 600 (arriba).

aprender a programar con un aspirador

Se espera que tenga mucha aceptación en clubes de robótica educativa, tanto en centros públicos como privados, por la necesidad que tienen los alumnos de entrar ya en el mundo de la programación. Si actualmente es impensable lograr un buen puesto de trabajo si uno no sabe leer, dentro de una década la programación será, aunque sea a nivel básico, un requisito indispensable.

Digitalizarse, con Google Actívate

Con el mismo nombre de Actívate, Google hace tiempo que sacó una serie de cursos MOOC orientados a las pequeñas empresas y autónomos pero útiles en líneas generales para todos aquellos que busquen digitalizar un negocio.

Dentro de una década todas las empresas tendrán que tener una web y un sistema de atención por redes sociales, entender cómo funciona el mundo online y saber tratar a los clientes por vías digitales. Google Actívate va por esa línea, y si es interesante es porque es totalmente “gratuita”.

Los ejemplos de otras empresas que hemos visto más arriba incluian aún tipo de pago (bien un robot, bien un curso, una serie de recursos en la nube…), pero este programa es abierto y cualquier persona con acceso a internet puede cursarlo sin límite de tiempo o cursos.

Marketing digital, competencias digitales, comercio electrónico…, pero también desarrollo web (desde cero) o cursos de productividad personal. Inspirados en el éxito de webs como Coursera, EdX o Khan Academy, los de Google han querido barrer para su casa.

Porque por supuesto animan al uso de herramientas propias, pero sin duda puede suponer un paso importante para muchos futuros emprendedores que no sepan cómo dar el paso a un mundo digital. Hay muchos no nativos digitales en proceso de reconversión.

En Lenovo | ¿Veremos el final de la mano de obra? Preguntemos a los robots

Imágenes | iStock/scyther5, iStock/Freddy Corredor A

Etiquetas: