Por qué la Inteligencia Artificial ha llegado al móvil antes que a ningún otro sitio

En las películas de ciencia ficción observamos cómo los teléfonos móviles, casi una lámina de cristal, responden a las órdenes de sus usuarios como si de personas se tratasen. Incluyen desarrollo de inteligencia artificial en su interior, o la tecnología de transmisión de datos carece de latencia, en cuyo caso el procesamiento se hace en otro lugar. Sea como fuere, “piensan”.

Aunque aún estamos lejos de ver un Jarvis en nuestro teléfono móvil, el mercado del smartphone ha despegado en cuanto a la inclusión de IA. Hoy encontramos teléfonos capaces de realizar tareas humanas en tiempo real, o al menos parte de ellas. Ya no hay vuelta atrás. En un par de años habrá una brecha: teléfonos con inteligencia artificial, y teléfonos sin ella.

El ‘smartphone’ en cinco años

La consultora PWC lleva años estudiando el mercado de los teléfonos móviles. En su publicación ‘The smarter phone’ (2018) plantea la tendencia futura de los smartphones. Y con ello la pregunta “¿Qué consideramos inteligente?”.

¿A qué damos categoría de smart? Decimos smart city, smartphone o smart contract cuando lo que queremos decir es “tecnológicamente avanzado”. Si hace años el prefijo smart- se ganaba con conexión a internet, las pantallas táctiles o la inclusión de apps, ahora ese “avance” se nos queda corto.

tecnologia smartphone inteligencia artificial altavoz

Actualmente queremos control de voz como el de Google Assistant. Asimismo, queremos ayuda del teléfono incluso antes de darnos cuenta de que la necesitamos. Muchos terminales ya ofrecen estados de conexión en base a la localización, y también según esta son capaces de dar ofertas o respuestas de movilidad. “Si coges ahora el metro llegas a casa en 20 minutos”. ¿Te suena?

También buscamos teléfonos que mejoren nuestras capacidades humanas. Algo en lo que las máquinas son realmente mejores es en procesar información, especialmente si en local (en el propio teléfono) contamos con una RAM adecuada. Es por eso que algunos teléfonos, como el Motorola One (abajo) es capaz de mejorar nuestras fotografías.


Lejos de ser una herramienta aislada, pronto todos los terminales contarán con su propia inteligencia artificial. En en ejemplo de arriba, esta IA integrada con los tres sensores de cámara es capaz de reconocer objetos o hacer mejores selfies. Están marcando una tendencia futura que no se va a desviar mucho.

¿Por qué en el móvil en lugar de otro dispositivo?

Lo cierto es que vivimos rodeados de inteligencia artificial. Cada vez que haces una búsqueda en Google, la usas. También cuando pides al navegador ir del punto A al punto B de la forma más eficiente y rápida. Cuando escuchas música en YouTube, esta plataforma tiene en cuenta tus preferencias, a menos que lo borres todo para empezar de cero.

Lo que tienen en común estos servicios es a Alphabet, la empresa matriz de Google, que gestiona un volumen de datos sin precedentes. La inteligencia artificial necesita un volumen ingente de datos para aprender. Sin embargo, una vez que sabe algo, es para siempre.

De modo que vemos IA en todos los productos que usan software de esta y otras compañías similares. Los coches de Waymo conducen solos gracias a una IA (abajo), la máquina Watson ganó al Jeopardy porque es una. El asistente Google Home tiene una en la nube, así como algunos televisores conectados en red.

tecnologia smartphone inteligencia artificial waymo

Lo que ocurre con los teléfonos es que todos llevamos uno encima, todo el tiempo. En palabras de Marc Goodman, autor de ‘Delitos del futuro’, “ese ruido de succión que escuchas [son] tus datos y todos los detalles que componen tu identidad única al ser engullidos por ese gigantesco aspirador que es internet”.

La IA funciona tan bien en el teléfono móvil porque consiste en instalarla justo junto a la recogida de datos. Lo cual no está nada mal para nuestra privacidad: mejor que se procesen cerca de nosotros que en algún servidor de un país al otro lado del mundo.

Los negocios del futuro gracias a la IA del móvil

Como ya hicimos en su momento con la tecnología del vehículo autónomo, nos preguntamos qué negocios pueden generarse derivados de incluir inteligencia artificial en el teléfono móvil. Un informe de Gartner de 2018 titulado ‘10 Uses for AI-Powered Smartphones’ aporta algunos usos posibles:

  • Instalar un yo digital en el terminal. Esta versión digitalizada de nosotros mismos podrá tomar, en nuestro nombre, decisiones autónomas.
  • Autentificación de usuario que vaya más allá de la contraseña, y que incluya machine learning y biométrica.

tecnologia smartphone inteligencia artificial biometrica

  • Reconocimiento de emociones. ¿No sería genial que el teléfono pusiese música acorde a nuestro estado de ánimo? ¿O lo cambiase?
  • Reconocimiento de lenguaje natural. Imprescindible para traducir en tiempo real.
  • Realidad aumentada y “visión IA”. Ya hablamos en su momento de detectar el cáncer usando un móvil, y esta es su aplicación comercial.
  • Gestor del dispositivo. El teléfono aprenderá cuándo tiene que silenciarse, ponerse en modo avión o ahorrar batería por su cuenta.
  • Perfil personal del usuario. Si nuestra compañía aseguradora sabe que somos personas tranquilas que no nos vemos involucrados en accidentes, podrá hacernos ofertas.

A la lista le faltan un par de puntos, pero el ejemplo puede entenderse. Cada uno de los que aparecen listados supone todo un gigantesco mercado de negocio. No es de extrañar que haya una auténtica carrera por diseñar un terminal con inteligencia artificial. Así como agregar diferentes tareas a este software.

 

En Lenovo | Los sesgos de la inteligencia artificial son nuestros sesgos (y debemos corregirlos)

Imágenes | iStock/ALotOfPeople, iStock/Petmal, iStock/Andrei Stanescu, iStock/Iaremenko

Etiquetas: