Cómo se destruirá la Tierra según Hollywood frente a lo que dice la ciencia

A Hollywood le encanta destruir la Tierra, verla reducida a cenizas y que los pobres humanos tengamos algún enemigo mortal: un asteroide, los alienígenas, un virus, las máquinas e incluso nuestros propios misiles nucleares. Pero, ¿son realistas las películas en cuanto a los modos en que se podría destruir la Tierra?

Con respecto a la trama ya sabemos que no es realista cuando el protagonista da saltos de tres metros de altura, sabe manejar todo tipo de aviones o vence con una bomba casera a toda una civilización alienígena. Analizamos los Doce jinetes del apocalipsis que propone el Future of Humanity Institute, comparándolos con películas conocidas.

¿Se va a destruir la Tierra?

A lo largo de los años, el Future of Humanity Institute ha ido recopilando algunos de los grandes retos a los que se enfrenta la humanidad que podrían destruirnos. Los más probables reciben el nombre de “los doce jinetes del apocalipsis”.

Dicho esto, el planeta estará a salvo hasta que dentro de 6.000 millones de años el Sol la vaporice al convertirse en supernova, y hacemos uso de una metonimia entre humanidad y Tierra. Cuando hablamos de la destrucción de la Tierra, hablamos del fin de la humanidad (tal y como la conocemos).

Guerra nuclear, impactos de asteroides y supervolcanes

guerra nuclear humanidad tierra

Nadie quiere una guerra nuclear (Def-Con 4, 1985) porque es muy poco práctica. Aunque tenemos el poder de destruirnos, no ganamos nada con reducir la superficie terrestre a un lodazal irradiado. Pero, ¿cómo sería la guerra nuclear?

Corea del Norte lanza un misil contra EEUU, y este lanza otro de vuelta. Rusia, por si acaso, abre sus silos y lanza un par contra EEUU, que responde con varios centenares más. A partir de ahí el proceso (teórico) no puede detenerse, y buena parte de la superficie de la Tierra quedará contaminada en cierta medida.

Pero no será el fin de la vida, ni mucho menos. Ni siquiera de los humanos. Alan Weisman, en su obra El mundo sin nosotros (2007) preguntó a expertos qué ocurriría si todas las centrales nucleares explotasen y los depósitos de uranio radioactivo se filtrasen al exterior.

La respuesta es que nada bueno durante decenas de miles de años, durante los que gran parte del planeta quedaría contaminado. En los primeros minutos y días el grueso de la población mundial pasaríamos a mejor vida, pero batería unos pocos centenares de miles para que la humanidad se recuperase en pocos milenios.

Eyjafjallajokul

Algo parecido veríamos si a un supervolcán como el de Yellowstone, que básicamente es una piscina de lava a presión de 88,5 km de largo y 32 km de ancho, explotase como en la película 2012. Los vulcanólogos no creen que esto vaya a pasar: Yellowstone es demasiado regular, por suerte. Ya, pero, ¿y si pasa?

En 2010 el volcán Eyjafjallajökull (Islandia) hizo erupción, liberando millones de toneladas de partículas a la atmósfera, e impidiendo el tráfico aéreo en buena parte de Europa y Rusia. No poder despegar no es lo más grave, sino que la nube de cenizas pueda enfriar la atmósfera como ya ocurrió con el Monte Pinatubo en Filipinas en 1991.

La ceniza en la estratosfera hace que la luz solar no pueda pasar, reduciendo mucho la temperatura de la superficie e incluso matando a la vegetación. En este sentido, un supervolcán es parecido al impacto de un gran asteroide, como en Armageddon o Deep Impact (1998). Las partículas podrían quedar en suspensión milenios, privando de comida a los animales y cortando de raíz la cadena trófica (con nosotros en medio).

En otras palabras, Hollywood pinta estos eventos como puntuales y catastróficos, pero lo cierto es que pasarían años e incluso meses hasta que la humanidad muriese de hambre, si es que llegan a hacerlo.

Cambio climático extremo, catástrofes ecológicas y pandemias

ceniza nuclear radioactiva meteorito

¿Alguien recuerda la película El día de mañana (2004) o Waterworld (1995)? Pues el fin del mundo si hay un cambio climático no sería ni tan acelerado ni con un final “feliz”, respectivamente.

Es un fenómeno realmente complejo, pero sabemos que el CO2 en la atmósfera (como otros compuestos) está haciendo subir la temperatura de la atmósfera. A más CO2, más temperatura media. Esta temperatura hace estragos en el planeta:

  • Derrite el hielo, elevando la altura del mar, haciendo más dulce el océano y eliminando el sistema regulador de temperatura entre polos y ecuador; así como haciendo que la cantidad de radiación reflejada disminuya;
  • fomenta incendios, que a su vez liberan más CO2 a la atmósfera, calentándola;
  • calienta la superficie oceánica y el permafrost, liberando el CH4 atrapado allí durante milenios, calentando más si cabe la atmósfera.

Pero todo esto es un proceso lento que lleva décadas e incluso siglos. El gran problema es la inercia atmosférica, de la que se sabe que pasado un punto será muy difícil enfriarla (pero no imposible, como se puede hacer en Venus). En este sentido, otras películas como The road (2009) o El libro de Eli (2010) resultan mucho más realistas, condensando una o varias catástrofes ecológicas graduales que avanzan lentamente, arrinconando a la humanidad.

pandemia virus epidemia

En cuanto a las pandemias, resulta difícil saber si podrían destruir a la humanidad. Probablemente no, ya que basta con que una persona inmune de cada muchos millones sobreviviese como para que la humanidad tenga una oportunidad. Es muy complicado encontrar una película realista al respecto, de las que por supuesto aquellas con infectados “zombies” no se sostienen en absoluto.

IA, nanotecnología y biología sintética

La vida tal y como la conocemos se basa en el carbono para formar ADN y otras estructuras, como proteínas, indispensables. Pero, ¿qué hay del silicio? ¿Podrían las máquinas inteligentes o inteligencias artificiales expulsarnos de la Tierra o eliminarnos, como en Terminator (1984), Screamers (1995) o Metalhead (2017, Black Mirror).

Es muy poco probable, la verdad, que una inteligencia artificial busque nuestra destrucción intencionada, ya que casi todos los expertos coinciden en que o bien pasará de nosotros o bien se irá de la Tierra a la primera de cambio. Los humanos no somos tan interesantes como pensamos.

Lo que sí puede ocurrir es que creemos por accidente o de modo intencionado un nuevo tipo de “vida” artificial, no consciente, que compita por los mismos recursos. Una vida escalonada como la nuestra (proteínas, bacterias, células, tejidos, órganos) pero carente de inteligencia, que simplemente trate de abrirse camino.

IA, nanotecnología y biología sintética

Es aquí donde la biología sintética y la nanotecnología entran en juego. Si conseguimos hacer “animales” como los diminutos robots que vemos reproducirse en Ultimatum a la Tierra (2008) será muy difícil pararlos. Del mismo modo que nos es difícil parar a los insectos o a las bacterias.

Bye bye economía y colapso mundial

Lo que sí es probable es que, en un futuro más o menos lejano, la economía colapse bajo el peso de la población y una mala gobernanza mundial. Eso no destruiría a la humanidad, pero sí la haría retroceder a estadios de los que quizá no se recupere.

Aunque causante del cambio climático, la humanidad no hubiese podido avanzar hacia la energía limpia actual sin ayuda de los combustibles fósiles. Si en el futuro estos están agotados y ocurre algo, como una guerra mundial o un hundimiento de la economía paulatino que nos lleve a un estado de tecnología anterior al presente, es muy difícil que consigamos remontar: no dispondríamos de la energía necesaria.

Esto se plasma bastante bien en series como The Walking Dead (2010-actualidad) aunque no por los zombies, claro; así como en el final de Los últimos días (2013) o Transcendence (2014).

 

El Future of Humanity Institute añade un jinete número 12 al que llama «riesgos inciertos» que son los que más miedo pueden darnos, curiosamente debido a la teoría de la caja de J.J. Abrams, que aplicó en Lost (2004–2010) y Cloverfield (2008-2018). Los riesgos inciertos son aquellos que desconocemos.

¿Alienígenas? ¿Un agujero negro viajando hacia nosotros? ¿Una glaciación infinita? Quién sabe. De momento forma parte de la ficción del cine, que en muy pocas ocasiones ha sabido dar forma realista al final del mundo. O de la humanidad.

 

En Lenovo | ¿Qué pasaría si la Tierra se quedase sin energía? La III Guerra Mundial se quedaría corta

Imágenes | iStock/Mirifada, WikiImages, Boaworm (CC BY 3.0), iStock/Grandfailure, iStock/Grandfailure, iStock/intueri

Etiquetas: